Por Gustavo Álvarez Gardeazábal

Elite repite historia

Tal cual como lo habíamos venido advirtiendo en esta columna,en ADN y @eljodario, la empresa ELITE, que “comercializaba activos amparándolos para luego endosarlos en propiedad y con responsabilidad” por el conocido y repetido sistema de libranzas,y que siempre negó que captaba masivamente dineros, informó a sus clientes el 20 de julio que por un traspiés no podría cumplirles en los pagos de los altos intereses pactados. Esto significa que pese a la Supersociedades y a la Superfinanciera ,que definitivamente no  vigilan estas compañías, otro crecido grupo de colombianos habrá resultado afectado en sus ahorros. De ELITE, que negociaba las libranzas en lujosos edificios del Parque de la 93 en Bogotá y de un piso en el Edificio Santa Mónica en Cali,  poco se sabe,y de sus inversiones menos, pero dos de sus socios ( Navas Vengoechea  29.19%y Salgado Carvajal 26.62% ) aparecen en el archivo de sanciones de la AMV y un tercero ( Odriozola Juan 31.19%) en los Panama Papers como generador de un esquema ponzi.

 

El paquete chileno de Roy

Definitivamente a los congresistas colombianos no los emascularon, como lo dijo Nieto Loaiza en su columna, sino  que les metieron paquete chileno con el Acto Legislativo  promovido por Roy Barreras y  que dizque blindaba la paz. Después del fallo de la Corte Constitucional aprobando el plebiscito con el mísero umbral del 13% ( cuando en todo el mundo los plebiscitos tienen  validez con el 51%),donde se dice claramente que las reformas a la Carta deben ser expresamente discutidas y aprobadas de acuerdo a las normas vigentes, numerosos abogados alistan demandas contra ese Acto Legislativo pues allí se aprobó, a la tapada,(sin conocer en detalle), el  integrar al marco constitucional lo que se apruebe a futuro en la Mesa de La Habana. Dado el carácter del fallo y si no se inventan meterle vía plebiscito una Asamblea Constituyente,para que de verdad blinde la paz, todo el andamio lo tumbará la Corte, como hizo con el Acto Legislativo del Equilibrio de Poderes y habremos vuelto a empezar.

 

El Estado soy yo

El más poderoso de todos los reyes de Francia,Luis 14, impuso la norma de que el estado era él y  nada mas que él y, por consiguiente, que las leyes las hacía él y como tal cumplía solo las que él creía que necesitaba. En Colombia el presidente Santos hace ya lo propio en virtud tal vez de los poderes habilitantes que el Congreso le otorgó cuando se dejó meter el paquete chileno de Roy. El mejor ejemplo es el nombramiento de Gabriel Vallejo como gobernador encargado de Caldas. Hasta cuando nombraron al supernotariado Vélez de gobernador encargado de Guajira, hace menos de un mes, se aceptaba que el nombrado debía ser funcionario gubernamental del nivel presidencial. Que se sepa, Vallejo dejó de ser ministro hace unos meses y no podían haberlo nombrado, pero como las leyes las cambiaba el Rey Sol, en Colombia pasa algo igual.(“el estado soy yo”, repite Santos).