alvaro ramirezRepito, no hay indestructibles y, entonces, vamos por Pereira. Operación rescate. El presidente Uribe se vendrá a vivir a Pereira, una o dos semanas para apoyar esta cruzada. Me lo prometió y él cumple sus promesas. ¡Únase a nosotros, lo necesitamos!
Por: Álvaro Ramírez González                   
La jornada del 9 de marzo dejo muchas enseñanzas, develó muchas deficiencias de este nuestro sistema democrático y deja para adelante muchas cosas nuevas para la toma de decisiones con miras a elecciones futuras como la que a mí más me preocupa, que es la del nuevo Alcalde para Pereira. Esta nuestra ciudad deberá romper en esta próxima oportunidad ese ciclo de malos e incompetentes Alcaldes que nos ha dejado el reinado del Senador Soto.
Cuando utilizo la palabra incompetente me refiero a la encuesta que el Centro Nacional de Consultoría hizo para el noticiero CMI sobre la calificación de los Alcaldes de Ciudades capitales. El Alcalde de Montería encabeza la lista con un 88% de aceptación popular y Enrique Vázquea ocupa el último lugar con el 22%, detrás del Alcalde de San José del Guaviare que lo supera. Esto no sólo es vergonzoso sino deberá ser la gota que rebose la copa.
Ya hemos perdido mucha competitividad. Ya nos han superado al menos 5 ciudades que estaban atrás. Los pereiranos vamos a terminar este ciclo de mala gerencia pública que nos empobrece y daña nuestra calidad de vida día tras día. Muchas noches y por muchos años nos desvelamos planeando esta lucha emancipadora, con Fernando Agudelo y muchas personas que quieren colaborar en ella.
Pero no teníamos partido político, solo civismo, rabia y ganas. Sin una pista ese avión de la liberación de Pereira no iba a despegar. Hoy tenemos partido político, tenemos institucionalidad, tenemos pista para despegar. Sacamos 56 mil votos para el Senado y 31 mil para la Cámara. Las votaciones más altas de Risaralda y de Pereira. Que fueron por Uribe, no importa. Fuimos capaces de bajar todos esos votos de la nube. Soto está de último y sin definir su curul. Esto quiere decir que no hay indestructibles y nos despeja el panorama para proponerle a los pereiranos, apoyados en una alianza, un equipo de profesionales jóvenes, especializados y con otra visión de gobernar moderna, comprometida, honrada y distinta a rendirle culto a un rey.
Eso lo vamos a acabar. Nadie puede predecir el futuro, pero lo que pasó el 9 de marzo nos permite ver la luz al final del túnel. Repito, no hay indestructibles y, entonces, vamos por Pereira. Operación rescate. El presidente Uribe se vendrá a vivir a Pereira, una o dos semanas para apoyar esta cruzada. Me lo prometió y él cumple sus promesas. ¡Únase a nosotros, lo necesitamos!