DANIEL SILVA ORREGO derAsunto que debe analizarse es que los columnistas de La Tarde y El Diario del Otún nunca abordan estas situaciones, asumiendo por acción o por omisión una complicidad.

Por: Daniel Silva Orrego*

Cada vez que tengo el tema de mi próxima columna surge en la ciudad un hecho que amerita su abordaje y debo por consiguiente cambiarlo. Tal vez suene común y corriente, pero lo abominable de la situación es que son hechos negativos: como corrupción, títulos falsos, detrimento patrimonial, participación en política por parte de funcionarios públicos, aprobación de valorización, decretos y resoluciones firmadas sin leer, actuaciones vergonzosas de los concejales y una lista sin fin de casos que parecen no terminar en Pereira. Es por esto que dedicaré estas líneas a dos temas sucedidos la semana anterior, los cuales no pueden pasar desapercibidos por la ciudadanía y deben ser identificados los responsables para que se les aplique su sanción disciplinaria, penal o política.

El primero de ellos está relacionado con un préstamo realizado por FINDETER (en el 2009) al Municipio de Cartago por un valor de 16.000 millones, en el que Pereira actuó por medio de Infipereira (La Promotora) con la finalidad de ganarse una comisión (2%), pero es de aclarar que nuestra ciudad estuvo en un principio como intermediaria, es decir, era la encargada de verificar que el dinero se invirtiese de manera debida en el Municipio vallecaucano. Esto ocurrió en la alcaldía de Israel Londoño y de Germán González Osorio como alcalde de los cartagüeños.

El objetivo del dinero era la inversión de un Plan Municipal de Aguas dividido en 2 fases; el préstamo mencionado sería utilizado para la fase II. Debido a que Infipereira era la encargada de la intermediación, le correspondía  que todo saliese óptimamente en el proceso, de lo contrario debía responderle por el dinero a FINDETER. Al trascurrir el tiempo y al no iniciarse las obras en Cartago ni existir una verdadera inversión del dinero, FINDETER decide solicitarle a Infipereira la devolución de este, hecho que ocurrió en el 2013.

Con lo anterior, el Municipio de Pereira pasó de ser un simple intermediario a responder con su patrimonio por algo que no se había comido, por decirlo de manera jocosa y comprensible. Es así como Cartago queda debiéndole esa suma de dinero a nuestro Municipio, más los intereses. Pero mientras ocurría todo esto se dieron las nuevas elecciones  a las Alcaldías, es de esta manera como el Municipio de Cartago demanda al Concejo Municipal de la misma localidad, debido a que el Acuerdo Municipal No. 007 de 2009 por el cual habían autorizado al Alcalde de ese tiempo (Germán González Osorio) para comprometer vigencias futuras y de allí derivó la facultad de tomar el empréstito de los 16.000 millones, poseía una serie de irregularidades en su trámite, y es por medio de la mencionada demanda que solicitaba se declarase nulo el Acuerdo en mención, por esto el día 19 de marzo de 2014 el Juzgado 1 Administrativo Oral de Cartago, Valle del Cauca, le da la razón al demandante y declara nulo el Acuerdo No. 007 de 2009 (ver imagen 1).

Imagen 1

A partir de este episodio queda una estela de dudas, por la razón que en la sentencia se afirma que los 16.000 millones no fueron ejecutados y los recursos no se encuentran ni se encontraron en las cuentas del Municipio de Cartago (ver imagen 2) ¿Qué sucedió entonces? Quiere decir esto que el dinero nunca ingresó al Municipio vallecaucano. Esta pregunta deberá responderla por consiguiente el ex-Alcalde y ex-candidato a la Cámara de Representantes Israel Londoño, debido a que el anterior Alcalde de Cartago, Germán González Osorio, se encuentra prófugo.

Imagen 2.

Imagen 2.

La semana pasada salió en los medios de comunicación el Gerente de INFIPEREIRA Javier Monsalve (ver), sosteniendo que se encontraba tranquilo por el fallo del Juzgado, que esto no iba a influir en la cancelación del dinero, puesto que se había llegado con el Municipio de Cartago a un acuerdo de pago, pero lo que no tuvo en cuenta el señor en mención es que fue el mismo Vicepresidente de Operaciones de FINDETER el que por medio de escrito del día 12 de abril de 2012 informaba que se encontró que el dinero no había ingresado al Municipio “deudor”. De esta manera queda el siguiente interrogante: ¿El Municipio de Cartago y su actual Administración responderán por un dinero que no ingresó a sus arcas? La respuesta podrá deducirla el lector. Y finalmente, ¿quién autorizó en el 2013 que saliesen del patrimonio de los pereiranos 16.000 millones para pagarle a FINDETER?   

***

El segundo asunto es el lote de La Camelia en Dosquebradas, propiedad de Pereira, desde que funcionaba allí el Sindicato de la Empresas Públicas de Servicios Domiciliarios (cuando aún no las habían privatizado), y donde en los últimos meses funciona un gimnasio  (propiedad de un hermano de Mauricio Salazar) y  una cancha de fútbol. Nuestra ciudad no pagaba el impuesto predial desde el año 2002, por lo cual debía 1.267 millones al Municipio Industrial. De este modo se inicia el cobro coactivo y el Alcalde Vásquez sí estaba enterado del hecho, no como ha afirmado hace poco, que desconocía lo ocurrido y que nunca había sido notificado del proceso. Esto se comprueba porque desde el 12 de marzo de 2013 la Tesorera de Dosquebradas Irma López Henao notificó al Secretario de Desarrollo Administrativo de la época, Milton René Chávez.

Y así mismo el Alcalde Enrique Vásquez le entregó poder de representación con fecha del 30 de octubre de 2013 a Biviana Barcasnegras Acosta con el siguiente asunto: “Proceso Administrativo de Cobro del Municipio de Dosquebradas contra el Municipio de Pereira por obligaciones del impuesto predial del bien inmueble identificado con la ficha catastral No. 01-07-0004-000″ (ver) , por todo lo anteriormente enunciado, el Alcalde Vásquez estuvo siempre informado de lo que ocurría con el lote. En su desespero decidió imponer una tutela alegando el debido proceso, pero el Juez Séptimo Penal Municipal declaró improcedente la acción dándole así la razón a Dosquebradas. Lo más grave de todo esto es el detrimento patrimonial evidente en que se incurrió, pues en el primer remate que se realizó, el lote fue avaluado en 7.500 millones, pero fue vendido en el tercer remate por 3.100 millones, de los cuales se descontaron los 1.267 millones del impuesto predial adeudado a Dosquebradas, quedando entonces  Pereira con tan solo 1.833 millones, perdiendo más de 5.000 millones de pesos (ver).

Es preocupante que muchos pereiranos permanezcan en actitud laxa frente a este conjunto de hechos repudiables, que merecen la movilización de los habitantes de La Perla del Otún y un rechazo generalizado de una administración que ha demostrado a través de estos dos años que todo se hace de manera improvisada. Otro asunto que debe analizarse es que los columnistas de La Tarde y El Diario del Otún nunca abordan estas situaciones, asumiendo por acción o por omisión una complicidad, aunque sí es claro que algunos siempre están a la espera de conseguir un contrato en la Alcaldía, aunque sea de prestación de servicios.  

Adenda: El Alcalde Vásquez en vez de subsanar todos sus errores que le hacen tener una baja favorabilidad, decide en medio de la crisis planear su noveno viaje internacional, en esta oportunidad será a España.

*Secretario Municipal del Polo Democrático.