Colombia, febrero de 2020

Excelentísimo señor

IVÁN DUQUE MÁRQUEZ

Subpresidente de la República de Colombia

 

Un saludo de altura.

La presente es para solicitarle un vuelo en el FAC 002, con mi familia y mi pareja, pues consideramos que los aportes de nuestros impuestos para pagar la gasolina y los honorarios del piloto que opera la aeronave nos hacen merecedores de por lo menos una vueltica en él.

Sea pertinente aclararle , señor Subpresidente, que la vueltica no es para ninguna fiesta en Panaca, parque al que no le encuentro y nunca le he encontrado gracia alguna, ni tampoco es para celebrar la fiesta de cumpleaños de ninguno de mis hijos, pues no tengo, ni es para ir de carreras de mi trabajo a mi apartamento para cambiarme de vestuario; no señor, no es para nada de esto. La vueltica en el FAC 002 tiene como objetivo llevar a mi familia e ir yo mismo a reconocer sectores olvidados del país, que ni figuran en el mapa; nos interesa ver la situación de Bojayá, o de Apartadó, incluso nos gustaría, como Fajardo, ir a avistar ballenas en el Pacífico, mientras este país sigue firmando cada cuatro años cheques en blanco.

Queremos ir a la Guajira, a ver si los niños wayuu ya no mueren de sed y de hambre, y si de pronto las multinacionales del carbón ya les devolvieron el río Ranchería. No tenemos mucha esperanza en que esto suceda, pero queremos ir a ver si de pronto se hizo el milagrito. Queremos ir a Nariño, y observar cómo el fracking que usted prometió en campaña que no se realizaría en Colombia será una estrategia que favorezca por igual a todos los nariñenses sin distinción de clases económicas o raciales y cómo esto puede hacerse con responsabilidad ambiental.

Nos interesa dar una vueltica por Bogotá y conocer, desde el aire, cómo será el primer tramo del metro, que durante 60 años han jurado hacer.

Queremos además tener una panorámica general de Hidroituango y estar plenamente seguros que no habrá a futuro consecuencias nefastas para las poblaciones río abajo, y que no estamos ad portas de un desastre mayor que Armero, al que, a propósito, su señor padre no consideró asistir preventivamente siendo ministro, aduciendo Dramatismo extremo.

Señor Subpresidente, solicitamos este vuelo, derecho que nos asiste como ciudadanos, que de nuestro bolsillo sostenemos el FAC 002, dado que por dos condiciones no podemos hacerlo en otros aviones. La primera, el alto costo de los tiquetes aéreos en Colombia y el monopolio ejercido por sus amigos de Avianca y las congestiones en los aeropuertos del país, lo que impide llegar a tiempo a los destinos deseados. La segunda razón es que por tierra no puede hacerse, pues el Túnel de la línea aún no está listo (contraten al Chapo Guzmán, su jefe lo conoce, son socios) y además el paro armado del ELN no permite viajar tranquilo por el territorio nacional, por lo que nos vemos obligados a estar en las nubes, como usted y todos sus funcionarios, que parecen ser constructores de la casa en el aire de Escalona: “El tipo tiene que ser aviador, para poder hacerte una visita

Quedo atento a la espera del cupo. Prometo escribirle un informe pormenorizado de la situación real del país.

Por / Miguel Ángel Rubio O

@rubio_miguel