…Es el Vallejo de Tiro de gracia, en unas escenas ecuánime, generoso, interlocutor; en otras, iracundo, tropelero, desafiante, creo que Robinson Díaz debió estudiarlo bastante…

 

MIGUEL ÁNGEL RUBIO (FINAL 2015)
Por: Miguel Ángel Rubio

Siente pasos de animal grande.  Vocifera y manda a sus adalides a romper los debates en cuanto programa de opinión y análisis político existe en los medios.  Su bancada en el Congreso más parece un grupo de autómatas que responden al unísono sus órdenes, que un grupo de congresistas en un estrado legislativo.

Tiene miedo. Pero el miedo lo hace ser temerario, impetuoso en sus declaraciones y posturas, intransigente y doble, muy doble, en su “moralidad”. Nunca había sido más mediático que cuando era presidente, hoy para muchos sigue siéndolo, siguen llamándole el presidente. “U” tiene mucha ascendencia en sectores conservadores y retardatarios del país, es de un dudoso progresismo, y un muy comprobado populismo sentimentaloide y altanero.

Pide Justicia. Pero para los de ruana, para los de poncho y carriel al cinto como él eso no debería existir, sus “Buenos muchachos” actuaron así para proteger intereses superiores de la patria, se siente perseguido el otrora perseguidor, se siente vigilado el otrora voyerista ideológico, se siente acorralado el antes ajedrecista,  quiere la paz a la romana: Si vis pacem, para bellum, como si de un pequeño Julio César se tratara.

 Es opositor, pero puede vender su alma si su libertad está en juego; preferiría una ubérrima finca en Córdoba que una celda en los Estados Unidos (adonde mandó a quienes antes fueron sus aliados militares y  perpetradores de sus locuras), por eso traiciona, y se traiciona a sí mismo, se le siente loco, perdido en su pasado como ahogado que no encuentra salida entre la corriente que lo empuja; no está tranquilo, aunque su popularidad está por las nubes. Es el Vallejo de Tiro de gracia, en unas escenas ecuánime, generoso, interlocutor; en otras, iracundo, tropelero, desafiante, creo que Robinson Díaz debió estudiarlo bastante.

¿Coincidencias? La misma semana que las cortes y la justicia colombiana condenan a sus “Buenos muchachos” por  las chuzadas ordenadas durante su gobierno, el señor U… se reúne con el ministro de la presidencia a puerta cerrada, invita a sus secuaces a que digan la verdad, pero esa que no lo unte a él (narcotraficante número 82, según el Departamento de Estado de los EE.UU.)  y modera en los últimos días su oposición a los diálogos de La Habana… mientras tanto Caracol sigue presentando todas las noches a las 9:00 PM su Tiro de gracia, sin saber que hubieran podido contratar un actor natural que, incluso, por un tinto en un caballo se hubiera prestado para realizar todas las escenas.