En muchas ocasiones figuran en migración estos falsos cirujanos con salidas de varios días o de fin de semana de Colombia a estos países (para ir por el certificado). “Cirujanos plásticos” de fin de semana.

El Expreso*

El aumento de las cirugías estéticas en Colombia se ha convertido en la oportunidad de que se presenten todo tipo de abusos por parte de algunas clínicas, centros estéticos, las mal llamadas clínicas de garaje, profesionales de la salud y otros que ni siquiera son profesionales de la salud. Algunos manifiestan que sí son profesionales de estas áreas sin serlo y, lo peor, sin haberse preparado. Como lo ratificó una providencia del Consejo de Estado que le impide a un médico seguir ejerciendo como cirujano plástico por presentar un título falso.

Anteriormente publicamos el caso de la suspensión temporal del título de cirujano al médico de Pereira José Roberto Zuluaga Martínez, el 27 de noviembre por parte del Consejo de Estado. Aun así se siguen recibiendo quejas de parte de ciudadanos que manifiestan que pese a lo anterior en la Clínica donde labora Zuluaga Martínez continúan practicando cirugías

La Sección Primera del alto tribunal suspendió provisionalmente el acto administrativo por medio del cual José Roberto Zuluaga Martínez podía ejercer esta especialidad de la medicina quirúrgica en Colombia. Aunque Martínez logró convencer a las autoridades educativas de Colombia (Ministerio de Educación) de que había obtenido un grado en esa especialidad en Argentina, la misma Universidad de Buenos Aires en octubre del año 2013 negó que lo hubiese otorgado y afirmó que el nombre de este médico no figuraba en su base de datos y aún más negó que el documento y formato presentado por Zuluaga como evidencia de que obtuvo su grado en esa institución fuera real y legalmente expedido allí. Por eso el Consejo de Estado impuso una medida de urgencia que impide al galeno seguir desempeñándose en esa área.

“(…) El señor José Roberto Zuluaga Martínez debido al título de especialista en cirugía plástica, con el ejercicio de la profesión sin los debidos conocimientos, podría ocasionar daños graves a los miembros de la sociedad, incluso colocando en situación de riesgo la vida de los pacientes a los que interviene con ocasión de dicha titulación”. (Ver: ¡Ojo con los falsos cirujanos!)

Cómo ser cirujano plástico

Para ser falso cirujano, como muchos que operan amparados por títulos de especializaciones obtenidos en Brasil, se establece el contacto con el intermediario que a su vez tiene alguien en Argentina, México, Perú y Brasil, entre otros países.

FOTO 1AFOTO 3A
FOTO 2A

 

Por ejemplo: en Brasil le expiden un certificado de la Universidad Vega de Almeida (dirigida por Franciscanos y que no tiene, según hemos sabido, la especialidad de Cirugía Plástica Estética) y así llega a sus manos un papel con sellos y estampillas, certificados que según lo que pague, le otorgan calificaciones, básicamente con un promedio de 9.0 a 10; certificados que han sido adquiridos durante un fin de semana en ese país, pero que no son válidos.

FOTO 4A

En muchas ocasiones figuran en migración Colombia estos falsos cirujanos con salidas de varios días o de fin de semana de Colombia a estos países (para ir por el certificado). “Cirujanos plásticos” de fin de semana. Pero lo más curioso, y que no se entiende, cómo el Ministerio de Educación Nacional puede ver que estos cursos pueden durar, en casos como los de un falso cirujano plástico de Pereira, del 14 de abril de 2012 al 28 de septiembre de 2013.

FOTO 5A

FOTO 6A

FOTO 7A

Un total de 2.616 horas:
FOTO 8A

Se capacitó, según esta Universidad, como Especialista en cirugía plástica, reconstructiva y estética en menos de 17 meses, lo que en Colombia tomaría casi 5 años.
FOTO 9A

Y aún más sorprendente es que concluye que “es procedente la convalidación solicitada para todos los efectos académicos y legales en Colombia” Para acreditar estos certificados en Colombia pagan entre 50 y 70 millones de pesos.

FOTO 10A

FOTO 12 A

También vemos casos de médicos que graduados en Colombia en el año 2011, presentan certificados de estudios en esa o en otras Universidades de los países anteriormente mencionados, con fecha de 2012 o 2013, y aun así los convalidan en el Ministerio de Educación.

Peluqueros, personas que jamás han estudiado medicina, esteticistas, esposas de médicos (que se gradúan según estos certificados en la misma fecha que su cónyuge y en la misma Universidad); anestesistas, que si revisamos su historia laboral, aparecen con certificados de estudios en esas universidades, pero que en esas mismas fechas estaban laborando en Pereira; graduaciones masivas en cualquier mes del año (puede ser graduado en enero, marzo, junio, pues al parecer allí gradúan cada mes), visitadores médicos, cantantes (uno que denunciaron y que nada pasó, promocionaba en su página web que votaran por sus canciones para ganar una lipoescultura), hermanos de médicos que aparecen con títulos, y tenemos programación de cirugía en entidades de Pereira donde aparecen hasta cuatro operaciones para un cirujano, pero es un falso cirujano.

También se compra la firma de cirujanos que sí estudiaron, pero que por una cuota por paciente firman como responsables de las intervenciones quirúrgicas, sacando en promedio unos 30 y hasta 50 millones al mes. Para no creer, de estos falsos cirujanos denuncian como ejercen también como docentes en universidades de la región, ¿qué futuros galenos están formando?

Y por si no fuera poco, encuentran otra forma de hacer negocio, a través de los cursos y actualizaciones para los cuales esta Universidad los tiene dentro de un club y así aparecen como flamantes cirujanos mezclados con legítimos profesionales.

*Publicada originalmente en el portal aliado El Expreso (ver)