UN DESANGRE FISCAL LLAMADO BIBLIOTECA ESPAÑA

Desde el 2005 al 2020, se han ejecutado 10 contratos relacionados directamente con la Biblioteca España, sumando un total de $14.456´337.457 invertidos. Ahora, la alcaldía de Quintero asegura entregar las nuevas obras antes de que acabe su periodo, por más de $30.000 millones. 

 

Escribe y fotografía / Sebastián Betancur

Desde el cierre de la biblioteca en 2013, la comunidad del barrio Santo Domingo Savio se ha visto afectada social, cultural y económicamente, ya que los jóvenes no cuentan con un espacio para el estudio y sano esparcimiento, mientras el turismo ha decaído en la zona afectando a los comerciantes.

El Parque Biblioteca España, inaugurado en 2007, ha presentado graves deficiencias en la estructura desde su construcción; primero, con la caída de las piedras negras que integraban la fachada. Luego, en 2013, tras la caída de un segmento grande de la fachada, la alcaldía contrató a la Universidad Nacional para hacer estudios sobre las tres edificaciones, en los cuales se concluyó que también había problemas con la impermeabilización, llegando a oxidar el esqueleto metálico que sostenía la lámina de superboard, la cual a su vez tenía pegadas las baldosas externas. Por consiguiente, se cerró la biblioteca y ese mismo año fue retirada la cobertura exterior de la estructura.

Desde entonces, se han realizado un estudio y dos interventorías para evaluar la viabilidad de repotenciarla. Pero, tanto los alcaldes Aníbal Gaviria, Alonso Salazar, Federico Gutiérrez y, por supuesto, Sergio Fajardo, antecesores de Daniel Quintero, manejaron un perfil bajo respecto al Parque Biblioteca, pues, como dice Fernando González, vendedor ambulante de la zona, “no volvieron. Cuando estaba abierta la Biblioteca llegó a venir el príncipe de España, Fajardo, algún otro personaje que no recuerdo, y desde eso no más. Nos abandonaron”.

Actualmente, la zona periférica de la biblioteca es utilizada por grupos al margen de la ley para la venta y consumo recreativo de droga, produciendo cierto efecto contraproducente, pues un espacio reformado para el sano esparcimiento se convirtió en el lugar más utilizado para consumo en el barrio. Ante eso, Daniel Sánchez*, joven frecuente en la zona, menciona que “ya se han empezado a ver intervenciones más seguidas de la policía por acá, cuando antes ni se asomaban”.

En 2013 se cayó un sector grande de la fachada, obligando a la alcaldía a cerrar la edificación por seguridad.

Contratos ejecutados cronológicamente

Contrato Objeto Empresa Valor
473 de 2005 Diseño arquitectónico Giancarlo Mazzanti y Arquitectos Ltda $293´033.380
633 de 2005 Revisión diseños Ingeniería Estructural S.A.  $10´500.000
652 de 2005 Interventoría construcción ACI Proyectos $658´273.128
351 de 2006 Construcción biblioteca Arquitectura y Concreto S.A  $9.288´648.686
547 de 2009 Impermeabilización fachada Hydrotech Obras Civiles S.A  $767´301.992
534 de 2009 Interventoría impermeabilización Concrepox – Luis Guillermo Gomez Jaramillo

 

 $30´242.736
4600062238 de 2015 Cerramiento y desmonte de fachada Lab Construcciones S.A.S – Constructora Crear S.A.S

 

$1.101´268.403
4600062119 de 2015 Interventoría Civing Ingenieros Contratistas S en C.

 

$835´588.367
4600083110 de 2019 Estudios y diseños Consultoría y Construcciones Civiles  $1.121´727.343
4600083103 de 2019 Interventoría de estudios y diseños Ingeocilcon S.A.S. $349´753.422

 

Hasta el momento, se han celebrado 10 procesos de contratación pública relacionados directamente con los estudios, construcción, interventorías y desmonte de la Biblioteca España, los cuales fueron delegados a la Empresa de Desarrollo Urbano EDU, por parte de la Alcaldía.

El primero, Contrato 473 de 2005, que tenía como objeto la “Elaboración de los diseños arquitectónicos, urbanos y técnicos completos para el Parque Biblioteca Pública Zona Nororiental, en el sector Santo Domingo Savio”, fue otorgado a la empresa Giancarlo Mazzanti y Arquitectos Ltda. por $293´033.380. Posteriormente, el mismo año, se ejecutaría el Contrato 633, con el objeto “Revisión de diseños estructurales, de los parques bibliotecas públicas ubicados en la zona oriental de Medellín, sectores La Ladera y Santo Domingo Savio”, por $10´500.000, con la empresa Ingeniería Estructural S.A.

En este punto, las empresas Giancarlo Mazzanti y Arquitectos Ltda. e Ingeniería Estructural S.A. habían pasado todos los filtros de la Alcaldía de Medellín, con Fajardo a la cabeza, por lo cual se había superado la fase de estudios previos con un costo total de $303´533.380 y dio luz verde al inicio de licitaciones para la empresa constructora.

La empresa ACI Proyectos fue la primera en llegar a la zona, bajo el Contrato 652 de 2005. Su papel era la “Interventoría técnica, administrativa, financiera y ambiental para la construcción del parque biblioteca Santo Domingo Savio”, por $658´273.128. A su vez, el objeto de “Construcción del Parque Biblioteca Pública de la zona nororiental sector Santo Domingo Savio” fue encargado a la Sociedad Anónima Arquitectura y Concreto por $9.288´648.686, como expresa el contrato 351 de 2006. Esta fase fue la más costosa en el proceso de la biblioteca, con una suma de $9.946´921.814, representando un 68,81% de la inversión total.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Mal… desde el inicio

Tras su construcción y posterior apertura, empezó a evidenciarse la caída de algunas baldosas negras que componían la fachada, las cuales siempre eran repuestas por la empresa encargada de la construcción. Sin embargo, se estipuló que el problema podrían ser las condiciones ambientales de la zona, por lo cual se celebraron dos contratos con el objetivo de mejorar la parte exterior. Estos, Contrato 547 de 2009 y Contrato 534 de 2009, fueron firmados por $767´301.992 y $30´242.736 respectivamente. El primero, encargado a la empresa Hydrotech Obras Civiles S.A., consistía en la “Impermeabilización de fachada y obras complementarias para el parque biblioteca España”, mientras que el segundo debía hacer la “Interventoría técnica, administrativa, financiera y ambiental para la impermeabilización de  fachada y obras complementarias para el parque biblioteca España”, y lo ejecutó el consorcio Concrepox y Luis Guillermo Gómez Jaramillo. En esta etapa de impermeabilización, se gastó $797´544.728, dinero extra a la estimación de gastos inicial del Parque Biblioteca.

En 2013 se cayó un sector grande de la fachada, obligando a la alcaldía a cerrar la edificación por seguridad para los transeúntes e iniciar una nueva etapa de estudios para definir el camino a seguir. Tras recibir los resultados y entender el daño interno que tenía la estructura, se clausura definitivamente en 2015 y celebran dos nuevos contratos, el 4600062238 de 2015 para “Intervención y repotenciación de la estructura y construcción de fachada del Parque Biblioteca España y obras complementarias, incluye actualización de diseño de redes y su instalación”; el cual fue ganado por el Consorcio Obras Medellín 2015, constituido por Lab Construcciones S.A.S y Constructora Crear S.A.S. El valor fue de $1.101´268.403, en donde también fueron sumados los gastos de estudios.

El Contrato 4600062119 de 2015 se enfocó en la “Interventoría a la intervención repotenciación de la estructura y construcción de fachada del parque biblioteca España y obras complementarias. Incluye la interventoría a la actualización de diseño de redes y su instalación”, y fue ejecutado por Civing Ingenieros Contratistas S. en C., por $835´588.367. Esta cuarta etapa no tuvo impacto alguno para la comunidad, pues como dice Fernando, “antes eso al menos estaba cubierto como por un telón”, pero ahora reluce su óxido junto a la imagen de la ciudad en el fondo, todo por el módico costo de $1.936´856.770.

 

Finalmente, se generó el Contrato 4600083110 de 2019, “Estudios técnicos y diseños complementarios para la recuperación de la infraestructura del parque biblioteca España y su espacio público complementario infraestructura del parque biblioteca España y su espacio”  y su inherente interventoría, el Contrato 4600083103 de 2019, por un costo de  total de $1.471´480.765. Las empresas encargadas fueron Consultoría y Construcciones Civiles e Ingeocilcon S.A.S., respectivamente, éstas concluyeron que es factible la nueva intervención anunciada por Daniel Quintero.

En total, desde que terminó la obra, se ha invertido en tres procesos que no fueron concebidos al inicio dentro del presupuesto original, los cuales le generaron un sobrecosto del 29,1% al valor original, dejando del valor total gastado el 70,9% invertido efectivamente al proyecto. Ahora se hará uso de otros $30.000 millones para intentar recuperar el espacio que la comunidad no ve como necesario.

 “Nunca nos preguntaron si realmente queríamos una Biblioteca, eso no es lo que más se necesita por acá”, expresó apesadumbrado Fernando.

A partir del cierre se diseña la estrategia Parque al Barrio, un proyecto de biblioteca móvil de viaje por las calles de la zona nororiental.

Programas sociales

 El Parque Biblioteca, como centro de desarrollo cultural, tenía el objetivo de “garantizar el acceso a la información, a la lectura, a recursos TIC y la generación de conocimientos”, pero su impacto real en la comunidad no fue precisamente intelectual, sino socioeconómico, pues cambiaron ciertas dinámicas del barrio que afectaban a sus habitantes, como los restos de la violencia reducida por el Metrocable, mientras que los espacios de la biblioteca era más aprovechado por los turistas que los niños.

 Algunos de los servicios que se prestaban en el espacio se modificaron para poder adaptar sus metodologías, a una propuesta “móvil” o “ambulante” que se pueda desarrollar en diferentes espacios del barrio. No obstante, en el cambio a un proceso de itinerancia no se pueden adaptar los servicios de préstamo de espacios y el servicio de acceso a recursos TIC.

A partir del cierre se diseña la estrategia Parque al Barrio, un proyecto de biblioteca móvil de viaje por las calles de la zona nororiental en el que “cualquier lugar se hace propicio para que los saberes, la lectura y el arte se encuentren con todas las personas”. Tiene asiento en casas, colegios, instituciones públicas, organizaciones comunitarias, canchas y demás lugares no convencionales que sean adaptables para el uso efectivo del material. Desde 2015 a la actualidad se han ejecutado 127 programas, de los cuales a 2019 se ofrecen 26 con diferente frecuencia, espacio, duración, aliados y metodologías, logrando la realización de aproximadamente 90 actividades mensuales con participación de 1.082 personas, según el Sistema de Bibliotecas Públicas de Medellín (SBPM).

 Para finales del año 2020, los programas que continuaban era: Club de Lectura, El Umbral de lectura; taller de escritura; taller literario; Tertulia literaria;  iniciación a la lectura; Hora del cuento; alfabetización en cultura digital; Apropiación y generación de contenidos; Exposiciones; Audiovisuales; Eventos de proyección artística; talleres creativos.

Los servicios esenciales que aún se prestan: Registro de usuarios; Préstamo de material; Consulta y referencia; Devolución; Renovación; Reserva; Libros Sin Fronteras; Proyección Bibliotecaria; Formación de usuarios; Fomento de lectura; Bibliolabs; Alfabetización digital; Gestión Social y Cultural; Servicio de Información Local; Programación artística y cultural.

Aun así, puede evidenciarse un decaimiento del alcance y calidad de “Parque al Barrio”, pues desde el año 2016 es baja regularmente la cantidad de participantes,  programas y actividades ofertadas, escenario sumado a las dificultades que imprime la pandemia para los momentos de esparcimiento social.

 El Parque Biblioteca España presentó el barrio Santo Domingo Savio al mundo. Eventos, inauguraciones, personajes públicos y una gran cantidad de turistas adornaron las calles durante sus épocas más prósperas, como cuenta Fernando, “se sentía un ambiente diferente, como si no estuviera acá realmente sino por allá en el sur”. Pero siempre se habló mucho más de los hechos contextuales: el cierre, los montos perdidos, quién tuvo la culpa, si la construcción realmente corresponde al diseño, y nunca existía un énfasis hacia lo realmente importante en una biblioteca: los libros, el conocimiento, la culturización de una comunidad afectada por la violencia que nunca se pudo dar.