Hace ya una década, cuando el Little Pepe recién empezaba a dar sus primeros pinos artísticos al lado de Morodo, se ganó la crítica de ser el rasta más popular o mejor, el más comercial. Y no es para menos, porque su vestimenta es tan actual como su lírica.

 

 

Por: Diego Firmiano*

Cuando el rasta sube a la tarima y toma el micrófono el público estalla en aplausos. Lo esperan igual como los feligreses esperan a su ministro, porque curiosamente tiene el talento de hacer el amor con las mentes a través de las palabras y la rima, y hace nacer una esperanza en cada corazón.

Cientos, en persona, o por medio del Internet, le entregan la llave de su emoción ante sus canciones y se identifican, porque él también vive y experimenta la llenura o la necesidad que sufren los demás. Por eso canta; y hace de esa canción un manifiesto, un retrato y si se quiere decir de otra manera, una oración. Bob Marley y Peter Tosh no lo veían de otra forma y Little Pepe, español, malagueño, que también es rastafariano, tampoco.

Llega a la tarima, al podio, vestido no del tradicional sari hippie y las dreadlocks recogidas con un lazo, sino vestido de buzo azul aguamarina con capucha, bluyín color azul petróleo, gorra beisbolera de los Hornets, reloj blanco y zapatillas marca Puma.

 

Little Pepe es uno de los artistas reggae en español más respetados tanto a nivel nacional como internacional.

 

Da un par de pasos, mira a las personas en silencio  y  al cerrar sus ojos canta:

 

“Dicen que pa´lante yo no veo el avance, no curan el sida y cada día más hambre.

Por dios no me engañen, si esto va pa´lante, no espero que vuelvan los tiempos de antes.

Dicen los ancianos que esto está muy malo, hace falta paz, tratarnos como hermanos.

Yo no sé hasta cuando los hombres nos matamos, guerra por dinero y el pueblo sin trabajo.

Esto está que arde, se buscan culpables, yo no miro a nadie, cada uno su parte.

Quiero despertarme, sin tanta masacre, cero corrupción y África sin hambre”.

 

Y así comienza el espíritu positivo del rasta a transmitir al público esa buena vibración. Avivando esperanzas y sentimientos, poniendo el cuerpo a danzar con su estilo dancehall, con tintes panameños, y combinándolo con lo mejor del new roots jamaicano. Y así es la música de José López, mejor conocido en la escena musical como aka Little Pepe, una de las personas más destacadas del reggae español.

 

Rubén David Morodo Ruiz (Madrid, España, 1 de diciembre de 1979), más conocido por su nombre artistico Morodo, es un cantante y compositor de Reggae español.

 

Hace ya una década, cuando el Little Pepe recién empezaba a dar sus primeros pinos artísticos al lado de Morodo, se ganó la crítica de ser el rasta más popular o, mejor, el más comercial. Y no es para menos, porque su vestimenta es tan actual como su lírica: zapatillas Nike, Puma, Adidas, Reebook; gorras de béisbol o básquetbol norteamericano y buzos o camisas de marca que se pueden comprar en centros comerciales europeos.

Es cierto, el hábito no hace al monje y en Little Pepe esto se cumple a totalidad, ya que lo importante es su mensaje de amor y paz.

Si algo no le cabe duda a la crítica musical, es que su estilo, trabajado durante años a la sombra de otros grandes artistas del reggae, se consolida como uno de los mejores y más originales. Las letras de sus canciones están en el idioma de los jóvenes, en el lenguaje de sus esperanzas. Y les canta, no para adoctrinarlos frente a la marihuana o la vida libre, sino para despertarlos a la justicia, el amor, la fe, a sentir la vida palmo a palmo, motivándolos a que dejen salir lo mejor de cada uno para afrontar la existencia diaria.

 

En palabras del artista: Mi nombre es José Manuel López Gallego mas conocido como Little Pepe, soy un singjay (estilo de canto vocal jamaicana típica del reggae que combina el toasting con el canto a través de la cual el cantante logra toda una serie de matices).

 

Sin duda, los comienzos de la carrera de Little Pepe tienen algo de moderno, como su estilo. Desde el año 2004 trabaja duro perfeccionando su ritmo, hasta que el año 2008 lanza su primer trabajo promocional “Ponle mente”, causando furor en las redes sociales y llegando a la cifra de 150.000 descargas de su disco, convirtiéndose así en un talento joven emergente.

Desde ahí firma con sellos importantes como Germaica Iberia, Raggasonic, entre otros. Hoy, hasta el 2018, comparte escenario con otros colegas de gran altura como Ras Boti, Rapsusklei, Kafú Banton y el clásico Morodo. Y en Latinoamérica ya ha cantado con artistas de renombre en Chile, Venezuela y en Colombia ha compartido a dúo con Afaz Natural de Medellín.

Little Pepe, sin duda, más que un fenómeno musical, es un mensajero del amor universal, amor que profesa desde la religión rastafariana. Su trabajo Al sur de la luna (2013)  es una maqueta completa y compacta que capta las ideas del cantante español.  Una etapa musical madura que promete, porque trae nuevas letras que retratan la realidad que vive España ahora y por qué no, las circunstancias de otras países del mundo. Canciones que son la voz del mutismo de su gente.

Este trabajo (no está mal decirlo), está listo para ser descargado por miles para que puedan disfrutarlo en cualquier momento y lugar. Al sur de la luna viene con colaboraciones de Pinnackle Rockers, Ras Boti, SFDK, Niggaswing, Juho y otros artistas españoles. Un álbum imperdible para los amantes del género.

 

Little Pepe con Gordo Master y Niggaswing.

 

La esencia de Little Pepe y, por supuesto, de todo su trabajo musical, puede resumirse en este párrafo de una de sus nuevas canciones:

 

Mandando mensaje trayendo la calma, no canto violencia, mantengo la esencia, reggae en español “pa” la gente que lo sienta.

Reggae en español “pa” mi gente que se entienda, canciones del “cora”, “pa” cuando estés sola, “pa” que las señoras la pidan a la emisora.

tirando romántico “pa” las mujeres, trayendo mi cántico “pa” quien lo quiere, otra “pa” los fieles gracias doy a ustedes.

ustedes me empujan “pa” que yo solito vuele, vamos “pa” lo alto en vuelo sin escalas, directo a la luna directo como bala.

 

 

Siga al autor de la nota en Twitter aquí.