El amor es de esas cosas que se escurren entre las manos; que no da tiempo de pensar, porque si se piensa mucho luego no está; el amor es de actos y palabras dichas o escritas, no de pensamientos y reflexiones. Pero la noche ya acabó y me dejó aquí acostado en la cama, dejando su penetrable fragancia de mujer indomable.

fam003

Texto por: Jorman Sebastián Lugo

Dibujos de: Diana Vanessa Llanos

Nunca había sentido una experiencia tal. No puedo creer que al mirarme en el espejo la encuentre a ella en mis ojos. Siento que no puedo quitarme la sonrisa. Ahora comprendo a mi vieja cuando cuenta la historia de ella con el viejo, incluso le comprendo la sonrisa que le nace de repente. En este momento solo me toco los labios para acordarme de ella y me nace un deseo voraz de volver a verla; no resisto más minutos sin ella y eso que fue hace media hora que nos despedimos. Es una sensación que mi mamá necesita saber y se la voy a contar de inmediato. Luego se la cuento a mi papá. Me toca por separado porque ya casi nunca los veo juntos.

Quién lo diría, es más, quién me creería que a los 60 años me volvería a enamorar. Es fácil suponer que nadie me va a creer, ni siquiera mis tres amigotes. Con seguridad se llenarán de envidia y harán cualquier cantidad de comentarios incrédulos. Mejor no les cuento nada. Veo que uno a esta edad va descubriendo la felicidad en las pequeñas cosas de la vida. ¡Ay dios mío! Es que solo con sentirla y tenerla a mi lado, se me hincha el pecho de alegría y se me eriza la piel. Es más, eso del sexo ya casi ni me importa cuando estoy con ella. Eso pasó a ocupar otro lugar. Ella hace que me olvide de todo, ya casi ni me preocupo. Es que ni mi mujer. ¡Ah pobre vieja! Si supiera que hace tiempo la dejé de querer. Pero no es tiempo para melancolías ni nada de eso, ya llegará el momento de contarle todo. Ahora solo puedo tenerla a ella en la mente ¿Qué habrá hecho hoy? ¿Si me habrá extrañado? Mejor la llamo y se lo pregunto… no, mejor no. La aburro fácil siendo intenso. ¡Juemadre! ¿Para qué me estará llamando esta vieja ahora?

fam004Qué rico sabe el licor cuando a uno le duele el pecho. ¡Es lo mejor! No entiendo por qué las mujeres se atraviesan en el pecho, en la garganta, en la mente, en el ser completo, para luego matarlo a uno con indiferencia. Eso es  lo que más me duele de ella: su indiferencia conmigo. Me dijo que hoy me iba a llamar y nada. Lo mismo hizo las dos semanas anteriores, se pierde días enteros y después vuelve como si nada, como si uno no la extrañara, como si no me hiciera falta. ¿Por qué me pasará esto a mí? ¿Será que el karma si existe? ¿Por qué engañé a tantas mujeres? ¡Qué carajo! Mejor sigo bebiendo para intentar sacarla por un rato de mi cabeza, porque no he podido dejarla con todo lo que me ha hecho.

Menos mal el niño entretuvo a la vieja porque ni idea de qué hablarle. ¿Uno cómo dice que ya no siente nada? ¿Cómo mirar a unos ojos que un día lo fueron todo y ahora son solo recuerdos? ¿Qué las cosas después de 20 años ya no son las mismas? ¡Cómo pesan el tiempo y los recuerdos!  Ojalá la tenga harto tiempo ahí contándole esas historias que tanto le gustan a ella. Ese hijo mío sí salió muy parecido a mí. Donde mi mamá lo viera así, diría que es idéntico a mí, que hijo de tigre sale pintado… ¡Ay juemadre! ¿Y ahora por qué aquella vendrá así? ¿Qué le habrá dicho el niño a ella que viene tan enojada? Lo mejor es hacerse el dormido o sino empieza a molestar por todo.

Yo por qué le habré dicho a mi mamá que tenía una novia mayor que yo. Es que sí soy de lo retardado. Era de esperar esa reacción de ella. Solo me falta pensar en cómo contentarla y que acepte a mi novia, pues yo no voy a dejarla  porque a ella no le guste que sea mayor por unos añitos nada más, así que tengo que buscar otra forma. Aunque la actitud de mi viejo me preocupa un poco. La vieja no reacciona tan impulsiva, eso debe ser que mi papá algo le hizo. Además, no bajó cuando lo llamó, seguro que se pusieron a discutir mientras yo estaba con mi novia, y luego soy yo el que paga los platos rotos. Pero mañana hablo con el viejo apenas amanezca para que calmemos a la vieja, eso es lo más prudente que debemos hacer; por el momento lo mejor es irme a dormir, para tenerla a ella en mis sueños. ¡Cómo llega el amor y le atropella todos los sentidos a uno! Ya sé como tranquilizar a mi vieja, mañana compro arroz chino para el almuerzo, así se alegra y no tiene que preparar comida.

¿Por qué le tuve que llamar anoche entre copa y copa? ¡Ay! Es que el licor, en vez de ayudar, empeora más las cosas: me perturba el cerebro y me hace palpitar con mayor frecuencia el corazón. Lo más extraño de todo es que ella accedió y vino en mi búsqueda sin tantas preguntas. Ha sido de las mejores noches que he pasado en mi vida y la he pasado junto a ella. No podía ser mejor. Solo la necesito a ella para ser feliz. Tan solo si ella también lo entendiera todo sería más fácil para mí. Si ella lo aceptara sería capaz de dejar de beber, de salir a juerga cada vez que se presenta la oportunidad; no volvería a jugar tejo, ni billar, ni cartas… todo lo haría por ella.

Pero así es la vida, se necesita de otras personas para poder vivirla bien, también se necesita ceder para poder compartir todo lo mejor de cada ser y, por lo que intuyo, ella no está dispuesta a ceder por mí, por lo menos no del todo, no como yo quiero. Pero qué más da. La tengo que aprovechar mientras pueda. El amor es de esas cosas que se escurren entre las manos; que no da tiempo de pensar, porque si se piensa mucho luego no está; el amor es de actos y palabras dichas o escritas, no de pensamientos y reflexiones. Pero la noche ya acabó y me dejó aquí acostado en la cama, dejando su penetrable fragancia de mujer indomable. ¿Qué se la pasará haciendo? ¿Por qué se vuelve tan indescifrable para mí? Odio trabajar los domingos, pero así es esta sociedad: si uno no trabaja lo que más pueda lo desechan. Lo peor es que piden arroz chino esas familias felices, mientras uno no tiene a nadie a quién abrazar un día completo. Ojalá y den buena propina.

***

fam005Qué vida tan dura la que vive una mujer en estos tiempos post modernos. Todo el mundo cree que después de quitarnos las cadenas del machismo el universo conspiró para hacernos la vida mejor. No, eso nos puso a trabajar más. Los derechos que nos habíamos ganado los teníamos que sustentar con resultados y esfuerzo. Yo que pensé que me graduaba con honores y la vida iba a ser más fácil y llevadera, pero qué va, eso es tiempo y viajes por todos lados. Además esto de llevar tres vidas distintas con tres hombres al tiempo no es fácil y, más, cuando dos de esos son padre e hijo. El otro casi ni me importa porque se lo merece, un mujeriego de esa calaña merece que lo pongan a sufrir cada gota de lágrima derramada. Lo del viejo tampoco, porque el muy conchudo tiene mujer y, porque cree que una jovencita como yo –porque uno a los 28 años todavía tiene la vida por delante–, le prestó atención volvió a conocer el amor, está es pero perdido. El único que me pone a meditar lo que hago es el pelao, se nota a leguas que es la primera vez que se enamora, con esa cara toda tierna y esos cachetes rojos cuando le doy un beso. Me imagino como se pondrá cuando lo deje tocar mi aliento y mi pasión. Bueno, hoy que tengo dos horas libres, aprovecharé para ir a cine con el viejo ese. No es tiempo para ponerse a pensar en moralidad ni ética. La libertad es un derecho que nos hemos ganado.