Mibonachi: una técnica lúdica de escritura creactiva creada por Mí (pero no te lo creas todo, nada nuevo hay bajo la luz del sol) a partir de la apropiación y reelaboración del concepto del matemático italiano Fibonacci. El presente ejemplo está construido en clave de 10 palabras por oración y un total de 210 palabras.

 

Por / Carlos Alberto Villegas Uribe

-Alpher: Macron lo necesita, Macron lo necesita, Macron lo necesita.

El grito de Deyanira reverberó en Idartes buscando al Director. Iba cargado con emociones opuestas: gran alegría y enorme preocupación. Los hermosos ojos negros de la secretaria también lo buscaron. No hubo en el edificio ningún movimiento que lo revelara. La lucha interna la impulsó a llamar a José Mario. José Mario Gómez Jaramillo, así le gustaba que lo llamaran.

-José Mario Gómez Jaramillo: ¿puede ayudarme a buscar al Director?

-Já, ¿buscar un hombre en una ciudad de nueve millones? Eso es semejante a buscar una aguja en un pajar. ¿No sería mucho más fácil echarle una llamada al celular?

-No me crea tarada, ya lo hice, registra: sin señal.

– ¿Qué, José Mario Gómez Jaramillo se le quemó pólvora? ¿O ya no es el paisa verraco, echao palante?

A Deyanira le molestaba esa pedantería que la ponía al límite.

-Definitivamente usted sólo es tilín, tilín, y nada de paletas. Escúcheme bien, esto es una orden, cúmplala, busque al Director. Cuéntele: “llamó Emanuelle Macron y llamará en una hora nuevamente”. El joven adquirió una actitud propositiva ante la enérgica demanda.

-Claro que sí Deyi, lo buscaré en sus lugares predilectos.

-Deyanira Bueno Torres para usted, para que seamos bien equitativos.

 

Ficha técnica

C.A.Villegasuribe. MSC10. E1. P.U: Alpher. P.T: 210. Autor. Mibonachi Sostenido en Clave10. Palabras Totales: Doscientas diez.