10 Directores Hollywoodenses que empezaron en el cine B (I)

0

 

Por: Jhon James Gutiérrez Ocampo

El cine B, desde su nacimiento, ha sido el punto de partida tanto para el desarrollo de muchos géneros cinematográficos como el western, el terror o la ciencia ficción así como para directores ansiosos por entrar a esta enorme industria. El cine de explotación también ha cumplido con ser el campo de entrenamiento y experimentación para muchos cineastas novatos de los cuales una gran parte ha terminado en el mundo de Hollywood y algunos otros se han decidido (o se han resignado) a quedarse bajo el amparo de las producciones independientes.

Así que, ¿alguna vez se han preguntado si su director favorito, ese de gran presupuesto y un equipo de profesionales, tuvo que darse a conocer a través del  precario universo del cine B? Quizás en el siguiente listado puedan encontrarlo

James Cameron

1

El director conocido por Titanic (1997) y Avatar (2009), las dos películas más taquilleras a nivel mundial, tuvo sus inicios en el campo de los efectos especiales bajo el mando del rey indiscutible del cine B, Roger Corman. Trabajó directamente en dos películas consideradas de culto en la actualidad: Battle Beyond the Stars (1980), donde dirigió los efectos especiales, y Galaxy of Terror (1981), donde hizo de director artístico y a la vez dirigió algunas escenas. Su capacidad para resolver problemas técnicos con soluciones económicas y artesanales lo convirtió en uno de los favoritos de Corman. La reputación que había ganado James Cameron por aquel entonces le permitió dirigir su primera película en 1981, la secuela Piranha II: The Spawning (Pirañas: el Regreso), una cinta de clase B por excelencia que tenía como monstruo central un grupo de pirañas voladoras. Esta película no suele ser considerada como el debut direccional de James Cameron debido a que él mismo prefiere no incluirla en su filmografía ni mencionarla dentro de su carrera artística. En cambio, menciona como su primer y verdadero esfuerzo direccional a The Terminator (1984), realizado con un presupuesto limitado pero con unos resultados en taquilla que nadie se esperaba y que, junto con Aliens (Aliens: el Regreso, 1986), pondrían el nombre de James Cameron en la cima de Hollywood.

 

Martin Scorsese

2

Scorsese es otro de esos directores pertenecientes al gran listado de cineastas a los que Roger Corman les dio la oportunidad de empezar en el cine. En 1967 dirigió su primer film, una película independiente de drama llamada Who’s That Knocking at My Door? donde Harvey Keitel también debutó pero en el campo de la actuación. Más adelante, en 1972, Corman deseaba realizar una película que tuviera como protagonista una mujer gangster tras haber dirigido la exitosa cinta Bloody Mama (Mamá Sangrienta, 1970). Contrató a Scorsese como el director de este nuevo film, le entregó todos los actores principales y un plan de rodaje que estipulaba 24 días de grabación en Arkansas. De esta forma nació Boxcar Bertha (El Tren de Bertha, 1972), una película de acción influenciada por las road movies, protagonizada por Barbara Hershey y David Carradine y realizada con un presupuesto bastante estrecho. Roger Corman también le enseñaría a Scorsese que se podían hacer películas entretenidas sin mucho dinero o tiempo. Sin embargo, este último decidiría salirse del mundo del cine B y de explotación influenciado por el consejo de su amigo John Cassavetes (famoso por ser uno de los pioneros del cine independiente en los Estados Unidos) quien le dijo a Scorsese, después de ver Boxcar Bertha, que “nunca volviera a realizar otra película de mierda”. Así, en 1973, se estrena una obra con unos jóvenes Harvey Keitel y Robert De Niro interpretando a unos tales Charlie y Johnny Boy, respectivamente, en una influyente película del género gánster llamada Mean Streets (Calles Salvajes) y que sería el primer gran éxito de un Martin Scorsese en ascenso.

 

 Ron Howard

3

EDtv (1999), How the Grinch Stole Christmas (El Grinch, 2000), A Beautiful Mind (Una Mente Brillante, 2001) o The Da Vinci Code (El Código Da Vinci, 2006), todas producciones mundialmente famosas y que le pertenecen a un hombre totalmente consumido por Hollywood: Ron Howard. Su carrera empezó como actor en la serie de comedia The Andy Griffith Show (1960) cuando tenía tan solo seis años, para luego alcanzar mayor fama en la aclamada sitcom Happy Days (Días Felices, 1974) donde hacía uno de los roles principales. También actuó en algunos clásicos de Hollywood como American Graffiti (1973) o The Shootlist (El Último Pistolero, 1976) pero su debut direccional llegaría en 1977 gracias al hombre que tanto se ha mencionado en este artículo: Roger Corman. Howard y Corman llegaron a un acuerdo donde éste último le propuso que si actuaba en una de sus películas (Eat My Dust!, 1976) le financiaría otra que el mismo Howard dirigiera, teniendo en cuenta que el presupuesto destinado a la nueva producción sería de apenas 600.000 USD, una suma precaria para cualquier película de la época. De esta forma, nació Grand Theft Auto, una carsploitation, comedia de acción y road movie que se trataba de una chica intentando escaparse de sus padres en un Rolls-Royce robado junto a su novio, donde Howard demostró que no sólo era un simple actor juvenil sino que también era capaz de dirigir todo un film. A pesar de que la película tuvo éxito, la gloria para él llegaría en 1982 cuando dirigió otra comedia llamada Night Shift, protagonizada por Michael Keaton y Shelley Long.

 

  Francis Ford Coppola

4

Así es, el mismísimo director de la épica The Godfather (El Padrino, 1972) también pasó por el cine B y de explotación, el cual le dio un inicio en la industria cinematográfica bajo el apadrinamiento de (¿quién más podría ser?) Roger Corman. En 1962, Coppola dirigió dos películas de pornografía softcore llamadas The Bellboy and the Playgirls y Tonight for Sure para después ser contratado por Corman como el encargado de doblar y reeditar un film ruso de ciencia ficción llamado Battle Beyond the Sun (Batalla más allá del Sol, 1962). Corman estaba fascinado por la dedicación y perseverancia reflejada en el trabajo de Coppola, así que lo volvió a contratar pero esta vez como director de diálogos en Tower of London (La Torre de Londrés, 1962). También hizo de sonidista en The Young Racers (Rivales pero Amigos, 1963) Corman le permitió dirigir algunos segmentos de The Terror (El Terror, 1963). Mientras estos dos se encontraban en el rodaje de The Young Racers, Corman convenció a Coppola de que dirigiera una película de terror con el presupuesto que sobrara del film que estaban haciendo. El astuto y legendario productor de cine B quería algo al estilo de Psycho (Psícosis, 1960) así que Coppola se puso manos a la obra, escribió el guion y en un periodo de nueve días filmó la que se convertiría en una película de culto años después: Dementia 13 (Demencia 13, 1963). Al mismo tiempo, la cinta marcó el comienzo de uno de los más grandes e influyentes directores en la historia del cine.

 

 Bill Condon

5

El nombre de Bill Condon en el presente está relacionado con éxitos de taquilla como las dos partes de The Twilight Saga: Breaking Dawn (Crepúsculo la saga: Amanecer, 2011-2012) o Dreamgirls (Soñadoras, 2006), pero este lugar como director de clase A no llegó sin antes haber realizado bazofias de bajo presupuesto como Sister, Sister (Hermanas, Hermanas, 1987), un thriller gótico con toques de terror donde el director demostraba su capacidad para mezclar el suspenso con el romance. Aun así, este detalle no evitó que la película fuera un rotundo fracaso. Los años consiguientes se dedicó a dirigir telefilmes hasta que en 1995 tuvo la oportunidad de encargarse de la secuela Candyman: Farewell to the Flesh (Candyman 2: Adiós a la Carne), que si bien no fue un éxito como su predecesora, logró ponerlo en contacto con el escritor, director y artista visual Clive Barker, quien haría de productor ejecutivo en la película que catapultaría a Condon al puesto que Hollywood le estaba reservando. Ésta fue Gods and Monsters (Dioses y Monstruos, 1998), ganadora de tres premios Oscar por mejor guion adaptado, mejor actor y mejor actriz de reparto. De este modo, Condon entró oficialmente a la industria cinematográfica más grande del mundo.

 

Ver Parte II