DOMICILIOS Y BICICLETAS

 

Con el Decreto 536 del 11 de abril de 2020, donde se elimina el horario para hacer domicilios, Juan José le propuso a su papá la idea de empezar a realizar las entregas en las diferentes casas de los clientes…

 

Por / Emmanuel Zapata Bedoya – Ilustración / Stella Maris

Juan José Tobón es un joven cejeño que realiza domicilios es las calles planas de su municipio. Él trabaja con su papá, Johnny,  en un negocio familiar donde venden comidas rápidas. Desde que inició el aislamiento a causa del Covid-19, Juan José empezó a recorrer los diferentes barrios de La Ceja, entregando perros calientes, hamburguesas y salchipapas. Lo que antes vendían en un local arrendado ubicado al lado de la zona rosa, ahora lo preparan en su cocina y lo entregan en la puerta de la casa.

 

***

Ubicado en el Oriente de Antioquia y limitando con pueblos como Rionegro, El Retiro y La Unión, se encuentra el municipio de La Ceja. Este es un territorio que, según la Secretaría de Planeación, cuenta con casi 70.000 habitantes y es famoso por sus grandes cultivos de flores y el amplio número de bicicletas que ruedan por las calles cejeñas.

Allí, la gente se acostumbró al frío, a dormir temprano y a ver constantemente construcciones de nuevas urbanizaciones y condominios, las cuales son ocupadas por citadinos de la capital antioqueña. Además de esto, es común encontrarse con personas que, al finalizar su jornada laboral, toman la bicicleta y pedalean hasta llegar a casa, pues este es el único medio de transporte que poseen. Sin embargo, hay cejeños que utilizan la bicicleta como generador de ingresos, como es el caso de Juan José Tobón, domiciliario de Johnny Perros, negocio que creó con su papá, Johnny Tobón, y su mamá, Sandra Alzate.

En los primeros meses del aislamiento a causa del covid-19, Juan José y su familia entregaron el establecimiento donde trabajaban. “Al principio nos tocó entregar el local, pues no teníamos cómo pagar el arriendo. Esas primeras semanas, con una plata que teníamos destinada para otras cosas, nos tocó montar una pequeña cocina en nuestra casa y esperar a que dieran luz verde para poder trabajar”, cuenta Johnny Tobón.

Con el Decreto 536 del 11 de abril de 2020, donde se elimina el horario para hacer domicilios, Juan José le propuso a su papá la idea de empezar a realizar las entregas en las diferentes casas de los clientes, mientras conseguían el dinero suficiente para arrendar un nuevo establecimiento.  No obstante, debían registrarse en la Alcaldía y cumplir con todos los protocolos  de bioseguridad que la administración municipal requería: tapabocas, alcohol y guantes.

Una dificultad para empezar a entregar los domicilios fue el medio de transporte, pues no tenían moto y Juan José debía repartir los pedidos en bicicleta. “Fue difícil empezar a hacer domicilios porque yo no sabía mucho de direcciones. Tampoco tenía moto y eran muchos los pedidos. Lo que hice fue tomar mi bicicleta y salir a entregarlos ahí”, cuenta Juan José.  Según datos de la Secretaria Tránsito del municipio, en los hogares cejeños hay entre dos y tres bicicletas. Sin embargo, no hay una cifra exacta, pero se asegura que llegarían a 40.000, aunque apenas se registran 1.500 de estos vehículos en la oficina de tránsito.

“Fue difícil empezar a hacer domicilios porque yo no sabía mucho de direcciones. Tampoco tenía moto y eran muchos los pedidos. Lo que hice fue tomar mi bicicleta y salir a entregarlos ahí”. Juan José Tobón, domiciliario de La Ceja, Antioquia.

El miedo de los clientes fue otro factor que jugó en contra de los domiciliarios, pues las personas temían contagiarse recibiendo algún pedido. “Llevábamos dos semanas y había días en que solo hacíamos uno o dos domicilios. Nuestros clientes nos decían que el miedo les podía, más cuando vivían con adultos mayores”, relató Sandra Alzate, esposa de Johnny.

A medida que las piernas de Juan José pedaleaban por todas las calles de La Ceja, sus movimientos se transforman en un ingreso para su familia y para él, donde puede ganar “los fines de semana, más o menos 80.000 mil pesos por día, trabajando desde la una de la tarde hasta las 12 de la noche”, finaliza.

@Luisemma18Ez

 

De la mula a la moto, una historia de entregas y progreso ¿Cómo funcionan las compañías de domicilios como Rappi?