EL VIAJE MÁS IMPORTANTE DE RAPPI FUE EL DE SU ORIGEN

 

Descubrieron que el posicionamiento de las marcas dentro del establecimiento es una de las razones por las cuales más dinero factura un supermercado, más incluso que por vender los productos.

 

Por / Alejandro Jaramillo Londoño* – Ilustración / Stella Maris

La empresa Rappi, una de las mejores valuadas en Colombia y a nivel internacional, es uno de los mejores casos de emprendimiento que ha tenido el país. La empresa surgió gracias a Simón Borrero, Sebastián Mejía y Felipe Villamarín, en el 2015. En este momento tiene presencia en nueve países, pero su origen va más allá de una idea innovadora de tres emprendedores.

Simón Borrero, cofundador de Rappi, en sus inicios empezó aprendiendo a desarrollar páginas web y creó Imaginamos. un pequeño negocio donde creaba páginas web para los clientes que lo contactaran. Al inicio cobraban aproximadamente $250.000 pesos y la primera inversión salió de los ahorros que sus papás le mandaban mientras él estaba en la Universidad de Los Andes. Allí involucró al profesor que le enseñó a diseñar páginas web y con él empezaron a sacar a flote la empresa.

Rappi es una de las compañías mejor valuadas en Colombia y a nivel internacional. Además, es uno de los mejores casos de emprendimiento que ha tenido el país.

Con el tiempo Imaginamos llegó a tener 300 empleados y en la empresa se empezaron a formar grupos de trabajo donde también se motivaban a sacar nuevos proyectos emprendedores, pues la industria de las páginas web tiene una gran competencia que tenían que superar. A partir de estos proyectos resultó una empresa llamada Grability, que fue pionera en la tecnología de compras en alimentos online. Esta empresa terminó siendo la base para la creación de Rappi.

Primero, el grupo comenzó a hacer un prototipo con una app para Drogas La Rebaja. Esta aplicación resultó ser el primer impulso para el grupo de emprendedores pues fue seleccionada para presentarse en el Consumer Electrics Show (CES) de Las Vegas, una de las convenciones más grandes a nivel mundial de tecnología. Allí obtuvieron el reconocimiento de una de las 20 aplicaciones más innovadoras y en ese momento los inversionistas se comenzaron a interesar por este trabajo.

A partir de las inversiones de capital, Gravility se convirtió en una empresa que trabajaba desarrollando las tiendas virtuales para supermercados extranjeros como Walmart, en México, o El Corte inglés, en España. A partir de esa experiencia los fundadores de Rappi aprendieron cómo se mueve la industria y además descubrieron que el posicionamiento de las marcas dentro del establecimiento es una de las razones por las cuales más dinero factura un supermercado, más incluso que por vender los productos. Esta estrategia también empezó a ser implementadas en Gravility con las empresas con las que se aliaron.

Fotografía / Santiago Ramírez

Además de tales conocimientos, el equipo de Gravility comenzó a idearse una nueva forma de cómo deberían de ser los pedidos por Internet, combinando metodologías de pedidos que emplean empresas como Amazon y sumándolas con la logística que manejaban los restaurantes a la hora de enviar un pedido.

Esa propuesta fue presentada a algunos de los supermercados con los que trabajaban, pero daban plazos muy lejanos para realizar la inversión, así que el equipo decidió hacer un experimento para mostrarle a las compañías que la propuesta era rentable. Por tanto, un equipo de cinco personas se repartieron una zona urbana y comenzaron a ir a las casas diciéndole a la gente que les daban una dona si descargaban la app de Rappi. A partir de allí buscaban dar a conocer la app que, en un principio, habían creado para demostrar el uso del servicio a los grandes supermercados.

Para hacer más fácil la labor comenzaron a tener un mapa de los mercados que había en la zona. De esta manera era más fácil encontrar el lugar más cercano para adquirir un producto que se había ordenado desde la app.

El equipo presentó la app a una compañía de inversiones llamada Y Combinator, después de todo el papeleo y presentar su propuesta de negocio por correo electrónico tuvo una llamada para ir hasta Estados Unidos y en 10 minutos presentar su propuesta ante una mesa de cuatro inversionistas. Seis horas después de la presentación, Paul Buchheit, el fundador de Gmail y quien se encontraba en la entrevista, los llamó para decirles que su propuesta había sido aceptada y podían formar parte de Y Combinator.

Y Combinator les empezó a hacer unas exigencias que debían cumplir hasta que llegara el día de presentar su propuesta en Demo Day, la conferencia de inversionistas más grande de Silicon Valley. El día de la presentación, Rappi rompió el récord del start-up con más inversionistas interesados con 160 de ellos. A partir de ese momento el equipo comenzó a tener filas que se acercaban para querer firmar el negocio y tuvieron que decidir con qué fondos de inversión terminarían trabajando.

Así fue como Rappi sembró el futuro de lo que es hoy, una empresa valorada en $1.000 millones de dólares, con presencia en México, Costa Rica, Colombia, Perú, Ecuador, Chile, Argentina, Uruguay y Brasil.


* Información tomada de: https://blog.rappi.com/como-nacio-rappi/

 

Cuando Rappi es una buena opción

¿Cómo funcionan las compañías de domicilios como Rappi?