Ahora Philippe y Driss parecieran que se estuvieran esperando. Un tetrapléjico y un inmigrante negro llegado a los suburbios contaban con vidas distantes hasta que por necesidad se conocieron.

 

Tomado de Xombit.com

 

Por: John Harold Giraldo Herrera

john.giraldo.herrera@gmail.com

Docente universitario y periodista

 Empieza justo antes del fin de la película. Sin embargo eso no es más que un dato, con el que los espectadores sabemos que el manejo del tiempo nos pone frente a dos individuos cuya camaradería es reconocible de entrada. El recorrido por una larga avenida doblando la velocidad permitida y trasgrediendo normas nos instala de inmediato en la trama. La historia de dos personas, el uno con todo en términos de lo económico y el otro con todas las carencias, más una actitud propia de desespero y angustia con el mundo, son dos hilos extremos, pero con mucho en común para forjar un lazo. Lo que le falta a uno le sobra al otro, y es así como esta película logra meterse muy adentro de nosotros.

Iba a decir que se parecía a otra francesa, ganadora de Óscar, La escafandra y la mariposa (2007), la iba a comparar con el documental Las alas de la vida (2006), quería decir que se parece un poco a la película de Almodóvar Hable con ella (2002), pero nada, aunque cuente con antecesoras, la película Intocable es única. Eso sí, incluye aspectos dramáticos y narrativos de vieja data: usar una dispareja, con características tan disímiles que terminan emparentados, son uno solo, como El gordo y el flaco, o como Tom y Jerry.  Ahora Philippe y Driss parecieran que se estuvieran esperando. Un tetrapléjico y un inmigrante negro llegado a los suburbios contaban con vidas distantes hasta que por necesidad se conocieron.

La película goza de una humanidad tan sincera y es tan arriesgado el encuentro de estos dos individuos que uno podría pensar de antemano en la catástrofe o en algo anómalo, pero es bueno reconfortarse con esos melodramáticos hechos donde la vida nos sorprende con lo que no esperamos. Poco a poco se van sintonizando dos extremos, el de un hombre culto, quien se deleita viendo cuadros anodinos –según el gusto de Driss-, mientras que el otro prefiere las prostitutas y la comodidad. Es como mezclar un vino con coca cola, y esa delirante posibilidad, es la que podemos apreciar cuando vemos a Intocable

Los escritores de este guión -Eric Toledano y Olivier Nakache-, se basaron en una historia real. Lo poderoso es como nos contagian en un mundo de imposibilidad y de violencia, en algo refrescante y emotivo. En los 109 minutos que disfrutamos la película, nos convertimos en cómplices de esa historia, de esa dispareja, sus mundos fracturados, reventados, tanto física como moralmente no nos importan, y en cambio va calando en nosotros ese sostenimiento sin igual de burlar el estado de cosas para poder sonreír y ser en el mundo sin importar lo demás.

Philippe no cuenta con la movilidad, tampoco el mundo se dispone para él, su familia y amigos lo ven más con complacencia que con dignidad, una de sus frases resume muy bien su ideario: “No siento nada pero aún así es doloroso”. Driss es una especie de desarraigado, no tiene norte, tampoco parece querer tenerlo, y espera obtener un subsidio de desempleo, nada más. Su pasado en la cárcel y su familia disfuncional le otorgan un estigma con el cual debe cargar.

Luego todo lo que ocurre es la unión de esas realidades, el centro son ellos dos, con el desvarío de cada uno a cuestas, se empiezan a arreglar los engranajes de ambos, cada uno descubriendo algo nuevo y traspasando sus propios límites. El absurdo, la frialdad, el cinismo y la ironía, además un tanto de emotividad y felicidad, son los detonantes para quedar celebrando el que se haya producido esta película.

Por algo será la película francesa más vista en toda la historia de su cine. Por algo anda obteniendo reconocimientos en varios festivales, por algo cada espectador que la ve queda sensible, listo para enfrentar el salir de la pantalla grande y seguir sus rutinas. Algo queda de esa transgresión, Intocable nos ha tocado, somos Philippe y Driss, tenemos mucho de ellos, y por eso puestas sus historias en el lienzo mágico, quedamos como dispuestos en asumir que la vida nos duele, pero hay un camino por recorrer.

Ficha técnica

Año, país, duración 2011, Francia, 109 minutos
Director y guionista Eric Toledano y Olivier Nakache
Música Ludovico Einaudi
Fotografía Mathieu Vadepied
Reparto François CluzetOmar SyAnne Le NyAudrey FleurotClotilde MolletJoséphine de Meaux,Alba Gaia BellugiCyril MendyChristian AmeriMarie-Laure DescoureauxGregoire Oestermann
Productora Quad Productions / Gaumont / TF1 Films / Ten Films / Chaocorp production / Canal + / Cinecinema
Género ComediaDrama | AmistadDiscapacidadBasado en hechos reales
Premios 2011: Premios Cesar: Mejor actor (Omar Sy). 9 nominaciones, incluyendo mejor película
2011: Festival de San Sebastián: Sección oficial no competitiva – Clausura
2011: Festival de Tokyo: Mejor película, mejor actor (François Cluzet & Omar Sy)
2011: Nominada Premios David di Donatello: Mejor película de la Unión Europea
Página web http://www.intocable-lapelicula.com/