«Mi película nace por primera vez en mi cabeza, muere en el papel”

Robert Bresson

Notas sobre el cinematógrafo,

Madrid, Árdora, 1997

 

 

Por: Diego Firmiano

Reality (2015) es una película francesa y como tal hay que criticarla a la francesa, es decir, hablar en el mismo idioma de la producción para lograr ubicar el mensaje de la metáfora. ¿Y por qué este tipo de crítica? Primero, porque el arte francés es económicamente inexistente (a diferencia de Hollywood), no se valora una obra por cuanto inversión o ganancia tuvo en el “esperado” lanzamiento “mundial”; y segundo, porque el cine galo es muy fuerte en el plano ideológico con conceptos sólidos muy arraigados, alejado del catálogo de los efectos especiales, el vestuario, el artista, sino cerca a la “política del autor o los autores, la filosofía, la modernidad, o la puesta en escena, por ejemplo.

Una técnica muy sencilla para una crítica “a la francesa” es recurrir a criterios internos de validez o de interés del film, que a mi modo ver son tres, la coherencia, novedad y aplicabilidad.

COHERENCIA

Así es que entonces, con Reality, estamos ante una comedia dramática que tiene muchos giros entrelazados como si fuera una autopista narrativa. Si por ir al baño o al bar a comprar palomitas o hot dogs se pierde una escena, literalmente hay que verla de nuevo, para entenderla. Y en verdad, nada tiene que ver con perderse los diálogos y así arruinar una buena película, sino que una escena no vista desconecta todo el trabajo que con tanto esfuerzo ha hecho el cineasta Quentin Dupieux, o Mr. Oizo (como lo apodan) porque se trata de un trabajo fílmico de de-construcción de la trama.

¡Hey! ¿Pero cómo llegó el casete de VHS a la panza del jabalí? Se pregunta la pequeña Reality (Kyla Kenedy) y a su vez, Henri (Eric Wareheim) el superintendente de la escuela de Reality, desconoce el límite entre sus sueños y la realidad negándose por un momento el hecho de ser un voyerista. O por último, qué motiva a Jason Tantra (Alain Chabat) a querer filmar una película bufa con el mejor grito producido en la historia del cine.

tumblr_o2ojwlo1tA1qb3gkco1_1280

Kyla Kenedy interpretando a Reality

Así de literal es el asunto y así de seria es esta fantasía surrealista llevada a la pantalla grande y que entrelaza seis historias menudas, que quiéralo o no (al menos es la metáfora que Dupieux nos plantea) convergen en una idea común, a saber, que la realidad es un brote de eczema desde adentro, desde la cabeza.

NOVEDAD

Mr. Oizo, como buen productor musical y ahora cineasta, sabe lo que hace, pues no solo dirige los escenarios y hace la fotografía, sino que también edita y está en la pos-producción junto con Gregory Bernard, el productor del film. Y hace un gran trabajo. Porque retrata de manera psicológica, con personajes sólidos, la modernidad líquida en la que vivimos: la de hombres y mujeres imaginarios, con sueños, enfermedades, manías y curiosidades imaginarias. Y la técnica de producción no está exenta de ser líquida haciéndole juego a la modernidad, es decir, trampeando con la historia y la psicología y recurriendo a ella como método de filmación.

Reality es “psicológica” interior y exteriormente. O de otra forma cómo se entiende que Dennis (Jon Heder) crea que tiene un salpullido en su cuerpo producto de un cambio de detergente, aunque, en realidad, todo sea producto de su mente. De igual manera que Jason Tantra (Alain Chabat) sueñe estar en Hollywood, recibiendo el premio Óscar por el mejor gemido en la historia del cine y al ganarlo no pueda recibirlo porque está pegado a la silla. ¿Una sátira contra Hollywood? El cine-vidente en su subjetividad tiene la respuesta y no es necesario interpretar.

1409229626308_0570x0377_1409229638797

     Alain Chabat como Jason Tantra

Quentin Dupieux y Gregory Bernard, de alguna manera, tratan de desenmarañar esas realidades para expulsar esa “psicología” que la modernidad vende, ese vértigo relacional al que estamos expuestos todos los que vivimos en sociedad; en otras palabras, no se puede acaparar la realidad, todo está relacionado como los hilos de un tejido. He ahí la metáfora de esta obra francesa (con colaboración de productoras belgas y usando algunos escenarios estadounidenses), la novedad que salvaguarda que esta película sea catalogada como bizarra, a pesar de que el portal de crítica de cine Rotten Tomatoes la haya puntuado 6,1 / 10 en su tomatómetro, y el público la valorara en 3.6 / 5. Esta última puntuación es justa de parte de los cinéfilos, teniendo en cuenta que los cánones de crítica europeos tienen otros indicadores y elementos muy diferentes a los americanos.

APLICABILIDAD

Concuerdo con el crítico de cine Th. Adorno cuando dijo “cada vez que voy al cine salgo, a plena conciencia, peor y más estúpido”, porque Reality es estúpidamente rara y divertida. Una obra que se ha rebajado (entiéndase en términos de criterio) a enseñar que ningún pensamiento es inmune a su comunicación y que en el cine todo es posible, o todo se puede “modelar” para que diga algo. Lo fascinante del cine europeo es que deja más que la típica moraleja de héroe-antihéroe, y en parte omite la eterna lucha maniquea entre el bien y el mal, siempre presente en el cine americano.

Buscando la conclusión, solo queda decir que estamos ante una novedad, una rareza del séptimo arte que expone la realidad de la sociedad posmoderna con sus recovecos existenciales y relaciones líquidas. Cómo último, se podría reseñar más este trabajo teniendo los lentes correctos y el espacio, ya que el papel de Jason Tantra (Alain Chabat) no dista mucho de tener apartes biográficos del director. Indagando más, se podría rastrear los motivos que movieron a Mr. Oizo a crear esta película, que personalmente puntuaría 7/10

Ficha Técnica

Lanzamiento: 8 Mayo 2015
Director: Quentin Dupieux
Protagonistas: Alain Chabat, Jonathan Lambert, Jon Heder, and Elodie Bouchez
Género: Comedia
País: Francia | USA | Belgica
Co-Producción: Realitism Films, Centre National de la Cinématographie (CNC), Sofica Manon 2, La Banque Postale Images, Versus Production, Canal+, Rubber Films, Le Tax Shelter du Gouvernement Fédéral de Belgique, Inver Invest, Noodles
Distribuidores: IFC Films (USA), Diaphana Films (France)

Texto publicado inicialmente en: https://diegofirmiano.wordpress.com