El odio a Hemingway / Charles Bukowski

Bukowski otra vez; ogro provocador, de sensores finísimos para detectar entresijos de la realidad que no se descubren si un poeta no pone en ellos el dedo y los señala.

bukowski_by_tomasleale

Por: Azul*

El poemario póstumo, por ahora, de Bukowski, que aparece en español completa y cierra su obra; ha sido publicado por Colección Visor de Poesía, en traducción de Eduardo Iriarte, y extrañamente no es bilingüe y aunque la traducción suene bien se echa en falta el original inglés; el lector de poesía es susceptible porque sabe como dice Karl Kraus, que “es improbable que dos idiomas alcancen el mismo poema” y si domina el idioma original le gusta mirar ambas versiones y aunque no le domine, cuando le es posible, le gusta comprobar cómo se han traducido giros o palabras, aunque tenga que recurrir a diccionarios.

Y, esas razones al margen, es lo razonable que en un libro de poesía traducido aparezca la versión original junto a la traducción. Es difícil entender por qué las ediciones son bilingües, excepto las de Bukowski. Para algunos resulta un misterio y una falta de consideración al autor y al lector

Bukowski otra vez; ogro provocador, de sensores finísimos para detectar entresijos de la realidad que no se descubren si un poeta no pone en ellos el dedo y los señala; y además la ironía añadida y el humor y aun con la traducción, el ritmo, la música. Los poetas… que convierten unas pocas líneas en un concentrado de sentido y belleza… en su último día/ Hemingway saludó con la mano/ a unos chicos que iban a la escuela…

Ernest Hemingway 01

EL ODIO A HEMINGWAY

Hice una mala reseña

del último libro de Hemingway

Islas en el golfo

mientras que la mayoría de las críticas

fueron buenas.

pero el odio a Hemingway

por parte del escritor sin éxito,

sobre todo de la escritora,

me resulta incomprensible.

 

esta escritora sin éxito estaba hecha una furia.

había intentado explicarle por qué, creía yo,

Hemingway escribía tal

como escribía.

 

eso de “la vida a través de la muerte”, me dijo,

no es en absoluto algo exclusivo de

Hemingway. ¿y de qué va, si no,

toda la cultura occidental? es la misma historia

una y otra

vez. ¡no hay

nada nuevo!

 

eso es verdad, pensé, pero…

¿cazar leones sólo era, en el fondo, pegarse un tiro

él mismo?, me preguntó. ¿no es eso? ¿no es

eso? no cuando los leones estaban desarmados y

él los atacaba con un rifle y

ni siquiera tenía que

acercarse. ¡hay que ver! pobrecillo

Hemingway.

 

es verdad, pensé, los leones no llevan

rifle.

 

la tradición española. Veo a Goya porque me llega

como algo real y completo, me dijo. No veo a

Hemingway más que como una vieja película de

Hollywood

interpretada por…¿cómo se llama? ese Cooper que era amigo

suyo, el tipo de Solo ante el peligro. ¡vaya!

 

ni siquiera soporta a sus amigos,

pensé.

 

uno aprende acerca de la muerte muriéndose

no observándola,

me dijo.

 

eso es verdad, pensé, pero entonces, ¿cómo escribes al respecto?

 

dices que Shakespeare te aburre, me dijo.

el caso es que

él sabía mucho más que Hemingway.

Hemingway no pasó de ser un vulgar

periodista.

 

le enseñó a escribir Gertrude Stein, pensé.

 

te contaba lo que veía, me dijo, pero no sabía

lo que significaba, cómo están vinculadas

las cosas en realidad…nunca

explicaba.

qué raro, pensé, eso es exactamente lo que

me gustaba de

él.

 

no dices más que las típicas

chorradas, me dijo.

 

qué pena, pensé,

con las piernas tan largas y hermosas que

tiene. bueno, Goya también estaba bien,

pero no puedes llevarte a la cama

a Goya.

 

bueno, muy bien, pensé, Hemingway sacó aquellos grandes

peces

del mar y aguantó unas cuantas guerras

y vio morir toros y mató algún otro

león.

escribió algunos grandes cuentos

y nos dio 2 o 3

buenas primeras

novelas;

en su último día

Hemingway saludó con la mano a

unos chicos que iban a la escuela,

ellos le devolvieron el saludo, y no llegó a tocar el zumo de

naranja

que tenía delante de sí;

luego se metió el arma en la boca como una pajita

y tocó el gatillo

y uno de los pocos inmortales de América

se convirtió en sangre y sesos por las paredes y

el techo, y entonces todos sonrieron,

sonrieron y dijeron:

¡ah, vaya maricón! ¡ah, vaya cobarde!

sí, se aprovechó de McAlmond

se aprovechó de todo el mundo

y no trató bien a Fitzgerald

y escribía de pie

y una vez estuvo en un manicomio,

y Gertie Stein, esa maldita

bollera

igual sí

le enseñó a

escribir.

 

pero ¿quién le convenció de que era hora de morir?

 

vosotros

sucios

cabrones

 

*Publicado originalmente acá