Yo creo que hay que seguir modelos como el argentino, cuentan con salas para pasar exclusivamente cine nacional, eso es algo que hay que legislar urgente en el país. Estamos sacando muchas películas y perdiendo un montón de público, por no tener un espacio que garantice que la gente pueda ir a verlos

 Gabriel Gonzalez

 Por: John Harold Giraldo Herrera

Se trata del director más joven del cine colombiano. Estrella del sur, su película, se estrenó este año. Incomodó a muchos por un drama social muy fuerte: la desesperanza entre los jóvenes y las pocas posibilidades de los que están al otro lado, el sur, la periferia. Su película salió ganadora del proceso del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico –FDC- y pudo exhibirla pero con muy pocas copias.

El cine colombiano cuenta con muchas películas y el público no las conoce. Un modo de verlas es en los festivales, y en esta oportunidad el Festival de Cine del Sur en Pereira, la tiene para su cierre el día 15 de noviembre con la presencia de su director. Gabriel nos cuenta en esta entrevista lo que piensa del cine colombiano y las leyes que lo regulan, así como la proeza de hacer una película.

Quisiera empezar preguntando acerca de lo difícil que debe ser para una persona como tú contar historias de jóvenes que no tienen mucha esperanza,  ¿cómo fue enfrentarse a ese reto?

Fue duro, difícil entender que hay gente que no tiene mucha esperanza ni mucho futuro en su vida. Ver las historias de estos jóvenes con los que yo trabajaba de alguna forma en el colegio, que me decían que no sabían qué hacer, a que dedicarse y no tenían muy clara una vocación profesional. Era muy muy difícil, además ver que no era algo de pereza, sino una serie de consecuencias de la violencia y el entorno en el que crecen, fue duro ver que habían personas que aún no se sentían muy cómodas en el mundo. Eso fue lo que me motivó a hacer esta película; también puse un poco de mis propias historias , de mis propios miedos.

Ahora quisiera pasar al terreno individual. ¿Cómo llegas al cine?, quiero insistir en esto porque quizás eres de los directores más jóvenes de Colombia. ¿Por qué apostarle al cine?

Por vocación, cuando muy chiquito quería dedicarme a otra cosa. A los 12 años me empecé a interesar por el cine,  por las historias, me interesa contarlas, y desde esa edad me puse a leer y a escribir guiones, desde ahí viene el bichito del cine. Además por un tío que era muy gomoso por las cámaras de vídeo en la casa y siempre como que todo lo estaba grabando, desde ahí  creo que viene esa inquietud. Ya después fue como pelear con el estereotipo que tiene la gente que estudia cine, lo que me decían en mi familia y en el colegio: “que esto es un hobby, que esto es un pasatiempo” y no, es una profesión seria. Pero, finalmente, luego que la gente se da cuenta que cine es una carrera en la Universidad Nacional, ya dicen “bueno tiene que ser por algo”, eso me ayudó mucho, haber pasado a la Nacional, para encontrarme y saber a qué quería dedicarme realmente.

Cortesía festicineantioquia.com

Cortesía festicineantioquia.com

Todo director construye un universo a partir de modelos, de otros directores. ¿Cómo has construido el tuyo a pesar que es tu primera película?, ¿cómo has construido ese universo poético y narrativo?

A mí me encanta, primero, el cine de Spielberg, creo que es un excelente narrador, me gusta aprender ese tipo de cosas, cómo maneja el montaje, la narración, los encuadres. Y me gusta mucho que él hace un cine que siempre tiene al espectador pegado a la pantalla, eso es algo que yo quise manejar en la estructura narrativa de Estrella del sur, y pues creo que lo estamos aprendiendo. El otro cineasta que me encanta  es  François Truffaut, sobre todo su película Los 400 golpes. Yo vi mucho esa película para hacer la mía, para rodarla, y no en vano el personaje se llama Antonio, el final también es muy en honor a esa película, que es un cine también muy al estilo de Spielberg, también está encantado para llevarle directamente la emoción al público. Spielberg y Truffaut hicieron una película juntos, ellos son los dos cineastas en que más me he inspirado para trabajar y con los que he construido mi visión del cine. Ya con Kubrick por ejemplo hay toda una inquietud sobre la estética que todavía estoy resolviendo, aunque sé que igualarlo o por lo menos llegar un poquito a la calidad de él es algo muy difícil. Otro es Alfonso Cuarón, me encanta el manejo de cámara, es algo que también tratamos de hacer en nuestra película. Entonces yo he ido construyendo la visión del cine a partir de mis películas favoritas y, sobre todo, con la convicción de que yo quiero hacer películas que a mí me gustaría ver.

¿Tienes alguna referencia en el cine colombiano que quieras imitar o que sea parte de tu ideario para ese mismo universo?

Cuando grande quiero ser como Andrés Burgos, de alguna forma, cuando yo vi Sofía y el terco, recuerdo que dije “quiero hacer historias de ese nivel, de esa sencillez, además que se sale de lo que todo el mundo dice del cine colombiano”. Me gustaría mucho aprender ese tipo de cosas, cómo se puede narrar sin artificios.

Cortesía festicineantioquia.com

Cortesía festicineantioquia.com

En términos de lo que hay en el panorama del cine colombiano, que hay de todo, thriller, comedia, drama, cine histórico, ¿en qué lugar se siente usted?

Es una pregunta difícil, yo me siento muy relacionados con Silencio en el paraíso, en el lugar del drama social, del drama más fuerte. Pero también encontrando a partir del cine de personas como Víctor Gaviria, nuevas maneras de abordar los problemas sociales que él ha usado en las películas. Por ejemplo, yo quería hacer algo distinto al usar actores de teatro en la película, no tener este tema de los actores naturales como una camisa de fuerza, que iba en contra de la sutileza y del ritmo de la película. Es algo que a mí me incomoda un poquito en las películas de Víctor Gaviria, pero que no le quita fuerza, la fuerza de esas películas viene por otro lado. La fuerza de Estrella del sur es la fuerza dramática que le puede dar un actor con técnica, con contenido, con presencia escénica, yo me ubico ahí, como en esta tendencia del drama social, porque además los proyectos que vienen también van como en esa línea. Encontrando que la ficción en el caso de estas intenciones tiene que convertirse no solo en un reflejo, sino en una metáfora que se desarrolle a partir de sus personajes.

Quisiera saber sobre las situaciones que han rodeado a la película Estrella del sur, las incomodidades también que genera que una industria respalda tan poco a los proyectos independientes. Hacer una valoración acerca de lo que significa hacer cine en Colombia.

Hacer cine en Colombia para una persona como yo es una proeza, es una aventura, sobre todo cuando uno tiene que ganarse la credibilidad con cada proyecto. Además el cine en Colombia y quizá en cualquier parte del mundo, es un cine que, si no eres amigo de las autoridades, que si no eres amigo de la ministra, va a ser muy difícil que te muevas. Muy difícil que te hagan la difusión correspondiente. Con eso me he chocado de frente, que a muchas personas no les interesa que uno no haga buen cine, sino que uno simplemente sea amigo de ellos. Y por el mensaje de la película, creo que muchos se han incomodado, por eso no ha tenido ni la difusión ni el apoyo que creo se merece. Sin embargo, tenemos un fondo muy transparente –FDC (Fondo para el Desarrollo Cinematográfico)-, que hace su trabajo de la mejor manera y que le deja a uno mucha libertad para hacer la película que uno quiere hacer. Eso es lo que yo más resalto del Fondo, que me dejaron hacer la película que yo quise hacer, no le debo nada a nadie, no tuve que arrodillármele a nadie para hacer la película, y la película tiene esa fuerza precisamente por eso, porque es una película que se hizo como se tenía que hacer. Y es en parte gracias a estos apoyos del Fondo, que le dan a uno el apoyo y la plata necesaria, lo blindan a uno de asumir compromisos incómodos; pero el caso de Estrella es muy bonito, porque hay gente que le ha creído a la película, en Cine Colombia Distribución le creyeron desde el principio a la película. Ya nos chocamos con el tema de la exhibición que es otra cosa.

estrella 2

Qué propondría usted para las dos leyes de cine que tenemos, poco hacen en temas de distribución. ¿Qué pensaría para las películas que en Colombia no obtienen un justo lugar en la distribución?

Yo creo que hay que seguir modelos como el argentino, cuentan con salas para pasar exclusivamente cine nacional, eso es algo que hay que legislar urgente en el país. Estamos sacando muchas películas y perdiendo un montón de público, por no tener un espacio que garantice que la gente pueda ir a verlos allá, y que garantice una itinerancia, porque a veces se está cerrando mucho el circuito, por ejemplo si yo hice una película en Bogotá, solo la muestro allá. Y entones ¿cómo la muestro en otras ciudades? Sino es en un festival o si no me invitan a una Universidad… creo que debe estar legislado y ser una obligación para los exhibidores de que tengan lugares exclusivos para pasar cine colombiano, que se le garantice un mínimo de permanencia en las salas, una promoción adecuada. Y para que funcionen en taquilla, y que los resultados de esas salas ayuden abrir nuevos espacios, que es una cosa que los exhibidores pasan de largo con las películas colombianas. Con las películas extranjeras pasa que tienen buenos resultados, les van sumando salas, pero con el cine colombiano no, por ejemplo, Estrella mantuvo en sus números muy constantes, y nos quitaron salas. Falta que los obliguen legalmente a que lo hagan, y a mí personalmente la segunda ley de cine no me gusta, por vender al país, colocándolo en una vitrina, a los cineastas colombianos no nos sirve de nada. En lugar de esforzarnos o de invertir tiempo y dinero en ese tipo de iniciativas, deberíamos reforzar la ley 814 con lo que más le falta, que es un apartado para garantizar  la exhibición de todo el cine que se haga en el país.

Para terminar Gabriel, Estrella del sur tiene muchas interpretaciones, está la juventud, el amor, la educación, la violencia, el drama existencialista de los personajes. Los querías tratar todos, pero con una metáfora de la desesperanza o como una circunstancia de decir: esto es lo que ocurre, hay como una alerta. ¿Cuál sería de todas esas?

La metáfora principal de Estrella del sur es el crecimiento. Cuando uno está creciendo, cuando uno se encuentra en el mundo se empieza hacer preguntas como ¿Dónde estoy? ¿Qué es lo que estoy viviendo? ¿Cuáles son las situaciones que me rodean? ¿Cómo quiero a los demás? ¿Cómo amo a los demás? ¿cómo veo el tema del final de la vida? ¿Cómo asumo la muerte? ¿Cómo me relaciono con mis compañeros? ¿Cómo me relaciono con las autoridades?… en fin. El encontrarse en el mundo, el crecer, es para mí la metáfora de Estrella y es lo que origina todas estas preguntas y todas las interpretaciones, en este caso el crecimiento se da en este barrio tan difícil, tan complicado, pero esta misma metáfora se podría tratar en cualquier otra película, en otro lugar de maneras muy distintas. En mi caso es ver que el crecimiento, el entenderse uno como parte del mundo, es un proceso de dolor, lleno de sufrimiento, de renuncia, eso es lo que hace todo el mundo al crecer en Bogotá, en Medellín, en Pereira, y en cualquier parte del mundo. Crecer es renunciar, es morir, es ir perdiendo cosas para uno poder encontrar su lugar en el mundo, a medida que uno pierde también va ganando algo, pero para mí personalmente, la experiencia que tengo y no es porque sea pesimista, pero crecer es encontrarse en el  mundo en una renuncia constante.