Entrevista a Alejandra Hernández Marín, una de las Interpretes del salón Conectando Sentidos de la biblioteca Ramón Correa Mejía de Pereira, donde  aclara conceptos, explica las leyes e invita a conocer los derechos que posee la comunidad sorda, muda y ciega del país. 

20160816_181027

Alejandra Hernández Marín, Intérprete de la sala Conectando Sentidos de la biblioteca pública municipal Ramón Correa Mejía.

Por: Diego Firmiano

En Colombia los “sin voz” ya tienen voz. Y no se trata de los pobres, los sin tierra o los desplazados que deja la guerra sin representación, sino de la comunidad sorda y ciega del país. El Estado con las leyes 324 de 1996, 982 de 2005 y 1346 de 2009 decretó que Lengua de Señas Colombiana  (L.S.C) es un lenguaje tan complejo, rico, expresivo, e importante en gramática y vocabulario, como otra lengua nacional o extranjera. Enhorabuena.

Esto lo dice y lo avala la ley y también me lo explicó con tesón Alejandra Hernández, una joven alta, de mirada tranquila pero firme, que habla literalmente con todos sus sentidos y que es la Interprete profesional que trabaja junto a sus colegas, Luz Berónica Salazar Sánchez y Juan Diego Salazar Quiroga, en la sección Conectando Sentidos del centro cultural Lucy Tejada de Pereira.

Y es que este reconocimiento idiomático es un gran avance, pero aún falta mucho por recorrer, como, por ejemplo, lograr la total inclusión de la comunidad de discapacitados en la vida universitaria y laboral ya que en la cultural empezó a dar sus primeros pasos con la obra de teatro “Nido de Cóndores” que se realizó en agosto de 2013 gracias al Instituto de Audiología Integral y el Instituto Municipal de Cultura y Fomento al Turismo de Pereira.

Antes de empezar las preguntas claves, fui, por un momento, el interrogado por la misma Alejandra: haber, empecemos hablando de cultura auditiva, y aprendiendo algunos conceptos ¿sabe usted el significado de la palabra hipoacusia? ¿se dice sordo o sordomudo? hago silencio y respondo que no sé la primera y la segunda digo que por lo general se dice sordomudo. Ella aclara que es moda, que todos lo dicen igual, y me invita a que aclaremos algunos conceptos y términos para tener las ideas correctas.

Diego Firmiano: ¿Qué dice la ley colombiana sobre el lenguaje de señas y qué deber tienen las instituciones públicas y privadas en esta nueva reglamentación?

Alejandra Hernández: Diego, mira, existe la ley 324 de 1996. Esta ley explica y dice que el lenguaje de señas es un idioma igual que un inglés o un francés. Es un idioma. Se maneja como tal en cualquier parte del mundo, pero no es universal y como tal se debería manejar en Colombia. Este lenguaje tiene su gramática, su semántica, su explicación. Precisamente esta ley explica el por qué es un idioma y la importancia que tiene.

¿Sabían que las comunidades con discapacidad auditiva no tienen comprensión lectora? Sino la tienen mucho menos tienen capacidad para escribir. Además ellos no usan conectores como nosotros.  Ellos solo se expresan en palabras. Nosotros podemos hacer ensayos. Ellos tienen un déficit en el español, pero también nosotros lo tenemos porque no nos interesamos en proporcionar en las instituciones educativas ese lenguaje como tal para comunicarnos con ellos.

D.F: ¿Y por qué las escuelas o las universidades no instauran este tipo de lenguaje para interactuar con la comunidad sorda? ¿Qué lo ha impedido?

 A.H: Está la ley 1346, los derechos para las personas con discapacidad. Ahí está explicado todos los derechos que tienen. Y no los hacemos cumplir porque precisamente no los conocemos. Y esta otra ley 1618 del 27 de febrero de 2013. Esa precisamente dice y especifica cómo se debe cumplir y  un tiempo estipulado para que se cumpla.  Muchas de las instituciones no lo hacen porque tienen miedo a, por ejemplo: “tenemos personas con discapacidad, hay que tumbar el edificio, entonces debemos hacer estructuras nuevas porque hay personas con discapacidad“. Realmente son ajustes razonables.

O los ajustes del docente en su capacitación. O mejor tanto el estudiante como el docente. Este tiene su video Beam, hacen tus test. El estudiante normal escribe y escucha la explicación. Una persona con discapacidad auditiva, o ve la escritura o ve al intérprete. ¿Cuál de las dos? Simplemente es el ajuste en el docente. Que el docente cambie la metodología.

Hace poco estuve en la Fundación Universitaria del Área Andina y ellos no sabían que una persona con discapacidad auditiva no sabe el español. Y encontrar a una persona con discapacidad auditiva que entienda el español es algo impresionante.

 

IMG-20160817-WA0010

D.F: ¿Desde se perspectiva de Intérprete usted cree que en Pereira se discrimina a la comunidad sorda por su condición?

 A.H: En Pereira falta mucho, mucho. Y no lo tomaría como discriminación sino como falta de conocimiento, falta de cultura. Cuando le comento esto a los docentes, entonces estos puede tener claridad para poder cambiar de metodología. Les decía esto a los estudiantes de la Fundación Universitaria Área Andina y se quedaban callados dándonos la razón. Y este es el punto de choque que te pregunto a ti Diego, ¿qué es discapacidad?

 D.F: No sé, estar inhabilitado para hacer algo funcional. O algo así.

 A.H:  Esta misma pregunta le hago a las personas en auditorios y las personas a veces no sabe responderme, prefieren quedarse calladas. Porque es una pregunta choque. Algunos comienzan a decir: son limitaciones físicas y otras cosas porque sus mentes están corriendo, diciendo: debo tener una respuesta correcta. Algo ideal.

Discapacidad, el sinónimo como tal, es diversidad.  Hay blancos, hay negros, hay altos, hay gordos, hay flacos. Simplemente hay personas que tienen sus deficiencias. Normalmente yo te diría que la discapacidad la hace el entorno en el que yo vivo. Estas son las barreras para mí.  Por ejemplo, yo puedo subir acá al instituto de cultura por medio de las escaleras, una persona con discapacidad física lo puede hacer por el ascensor o la rampa. Es decir, todos tendríamos discapacidad si en algún momento yo tengo una barrera.  Todos somos iguales, simplemente es diversidad.  ¿No sé si en este momento en tu mente ya hay claridad de que simplemente es el entorno?

 D.F: ¡Claro! Ahora, ya sabemos las leyes que aprueban el lenguaje oficial de señas como un lenguaje más a nivel nacional. ¿Qué hace el Centro Cultural Lucy Tejada con la comunidad sordo, ciega y muda? ¿Cómo se adapta a esto?

 A.H: El Centro Cultural Lucy Tejada tiene un convenio con la biblioteca pública Ramón Correa Mejía. Allí se encuentra uno de los espacios más importantes en este momento, que es la sala Conectando Sentidos. Este espacio es para el servicio y la disposición de personas con discapacidad visual y auditiva, o discapacidades sensoriales. Principalmente para ellos.

Pero lo que pretende el Instituto, la Sala y la Biblioteca es ofrecer a la comunidad que vengan acá, que tengan un poco de inclusión. Es decir, acá hay orientaciones, los convidamos. ¡Vengan!, certificamos. ¿No saben qué es discapacidad? Entonces damos charlas, conversatorios. Damos lengua de señas básicas. Damos lecto-escritura en Braille. Totalmente gratis.

 D.F: ¿Cualquiera puede venir acá y aprender? 

A.H: Cualquiera. Con o sin discapacidad. Pero teniendo en cuenta, por ejemplo, en la parte de discapacidad visual, se les enseña, por ejemplo “Tips de Tecnología”. Se les enseña a manipular su dispositivo móvil.  Su computador. Hay varios servicios, como lectura de pantalla Jaws, que es un dispositivo el cual se incorpora ya sea al dispositivo móvil o la computadora y esto lee todo lo que está en la pantalla. Los visuales vemos promociones. Este lector minimiza toda eso en información, porque es un programa de lectura. Y ellos lo manipulan.

Esta el lector de texto, la Tele Lupa que se utiliza más que todo para personas con discapacidad visual baja.  Ejemplo, si quiere leer un libro, se usa la pantalla de un televisor y un mouse. Debajo del mouse hay una lente y ese lente hace que aumente las letras del texto.

Y la impresión en Braille, lectura en Braille también es totalmente gratuito.  La línea electrónica Braille, no sé si la han escuchado. Pero esta se usa para personas con discapacidad visual y auditiva. Persona sordo-ceguera, que es solo una discapacidad.  La persona que usa esta línea, usa un estilo de teclado que se manipula por medio de lecto-escritura en Braille, con sus pulsaciones, y en el sentir se va buscando toda la información que se conecta al dispositivo móvil o al computador.

Tenemos el centro de relevo. Uno de los servicios de la sala Conectado Sentidos, que se presta para personas con discapacidad auditiva, personas sordas. Ejemplo, una persona sorda tiene una situación en un banco, el banco no sabe lengua de señas, no se puede comunicar. Lo que hacemos acá es que ellos tienen el número del asesor y nosotros llamamos e interactuamos con el banco, mediamos por ellos.

Y servicio de intérprete de lengua de señas, si hay eventos en el Instituto de Cultura que necesite la población sorda, nosotros hacemos la interpretación para que ellos sean partícipes de estas actividades.

D.F:  ¿Qué día o qué horas puede la gente acercarse a preguntar o capacitarse en estos servicios que ofrece la sala Conectando Sentidos? 

IMG-20160817-WA0007

Luz Berónica Salazar, pedagoga que ejerce como guía intérprete

A.H: Estamos de 8:00 am a  8:00 pm. Normalmente de 8:00 am a 2:00 pm esta lo que es discapacidad visual. Este es el espacio para ellos para interactuar y aprender. En esta área se encarga Luz Berónica Salazar, es una persona con discapacidad visual. Licenciada en Pedagogía Infantil de la UTP. Muy preparada en el tema.

Y de 2:00 pm a 8:00 pm estaría yo, Alejandra Hernández, junto con mi compañero Juan Diego Salazar, liderando esta parte de lengua de señas con las personas con discapacidad auditiva. También les enseñamos algo de español, algo de su propio lenguaje. No sé si sabías, pero hay personas semilingües, es decir, personas que no conocen el español ni la lengua de señas. Entonces acá se les involucra en ese proceso. Por medio de cartillas e interacción entre la misma comunidad, que aprendan su propio lenguaje.

D.F: Usted, como Intérprete, ¿qué mensaje le diría a la comunidad pereirana sobre la forma de interactuar con la comunidad sordomuda o discapacitados? 

A.H: En la ley 1346 del 2009 están los derechos de las personas con discapacidad.  Sería bueno que los pereiranos, aunque no tengan un familiar con discapacidad, la leyéramos para hacerla cumplir. Las familias tienen el total derecho a aprender este lenguaje de señas. Gratis. El gobierno lo respalda.

Y están totalmente invitados no tanto a interactuar con la comunidad con discapacidad, como que abramos la mente. Discapacidad es diversidad. Acá hay mucho para aprender y se comparte mucho conocimiento.