Uno ríe, es cierto, pero son chistes muy flojos, uno llega a tensionarse, pero la cuerda pronto se rompe. De modo que la nueva película colombiana, San Andresito, se encuentra a medio camino.

Por: John Harold Giraldo Herrera

Es una propuesta poco trabajada en el cine de Colombia, porque se atreve a pasar de la comedia mediocre de Dago, a un humor negro, ese mismo que pretende hacer una crítica a los principios de una comunidad, como en el caso que nos ocupa, que lo hace al hampa, al amor y a la propia fuerza policial. De ellos nos reímos, pero es tan floja y predecible que pronto termina aburriendo. 

Parece que se posicionara sobre el hecho de un lugar que para el comercio de artículos de todo tipo: ropa, tecnología, electrodomésticos, perfumes, y demás, es muy reconocido en Colombia, los famosos San Andresitos; existen en casi todas las ciudades del país, y fueron una forma de aglutinar a los vendedores que antes se encontraban en la informalidad. Pero no, ese es apenas su título, por lo cual el foco desde su promoción desvía la atención. Ahora, resulta que es una película, la cual sorprende y genera unas anempatías[1] con los espectadores, de hecho lo hace mientras al inicio se golpea a alguien quien es el actor principal: Andrés Parra, y luego nos damos cuenta que es un hombre derrotado, acomodado bajo el verde oliva, integrante de la policía, es un fracasado, de quien se dice es “lo peor que le ha pasado a la institución”. Toda la película gira alrededor de él y si bien la actuación es acertada, las posibilidades de haber explorado y explotado más a otros personajes, decae por darle el peso al policía.

San Andresito, es una película cuyos alcances con el género del humor negro no llega a su cometido. Es un guión que cuenta una historia, la de un policía que cae en la trampa de un hecho que no sabe ni qué ni cómo sucedió y del cual se le acusa, eso la hace atractiva, divertida y novedosa. Ahora, el hecho es muy mal contado, si uno ve la caracterización de los personajes se caen por su propio peso, los malhechores no tienen como aparentarlo, y los policías son mostrados todos como unos tontos, el hecho es fuerte y las intenciones geniales, la forma de resolverlo es muy ingenua, el posible misterio queda en pañales y los chistes y alusiones al cine como el de Almodóvar o el de David Fincher con su película Se7en (1995) son muy ridículos.

Atrapan los primeros quince minutos, tiene hechos sobresalientes, de despiste. Sugiere un cinismo con el tema que retrata, es audaz con el manejo de la idiosincrasia de los colombianos. Luego lo demás es carente de verosimilitud. No alcanza sino a provocar unas risas no muy creíbles dentro del público que la ve. Juega con ser policíaca, a la inversa, quienes tienen el mando son los que infringen la ley, quienes la preservan son tan imbéciles que por todos lados son burlados, incluso, al interior de la propia institución.

El reparto convence, la idea argumental y el género son de destacar. La moraleja es que todo lo barato sale caro, y que lo comprado con desdén, resulta fatídico. De modo que la película, tiene su valor, es importante asumir estos riesgos dentro del cine colombiano porque de ellos se aprende y se deja un precedente. Pero la película queda a medias, el humor negro es más fino, también revienta los valores sin ridiculizarlos, muestra que la ley es muy frágil, pero no absurda.

Es necesario recordar que reír y tensionarse no son suficientes para mantener la atención de los espectadores, menos si se hace sin la constancia y la sutileza necesarias para establecer una relación más profunda con la historia y sus temáticas. La ironía debe ser tratada con astucia, porque de lo contrario cae en la burla y lo que es peor en la ridiculez.

 

Ficha técnica

País, año, duración Colombia, 2012, 90 minutos
Director Alessandro Angulo
Guionista Jörg Hiller
Música Nicolás Uribe
Fotografía Alfredo Ruíz
Reparto Andrés ParraVerónica OrozcoJimmy VásquezFelipe BoteroFabio RubianoVíctor Hugo MorantCarolina Acevedo,Katherine VélezRodrigo CandamilGustavo ÁngelDaniel Rocha
Productora Laberinto Cine y Televisión
Género ComediaIntriga | Policíaco

 


[1] Anempatía es un término que se refiere al manejo del efecto sonoro. Lo acuñó Michel Chion en su libro: La audiovisión. Tiene que ver con que la música o el sonido no refleja la emoción que se muestra.