A pesar de que algunas historias son mejor logradas que otras, e incluso se podría decir que hay un componente del que se hubiese podido prescindir, como la historia del productor encerrado en un asilo, todas las historias logran encajar para conformar lo global y se logra lo que ha sido identificado por muchos como el objetivo principal del argumento: ejemplificar la idea de volver a la vida.

Cloud_Atlas_poster_620x348

Imagen tomada de: Iverged.com

Por: Ángela Morales Chica

Durante los últimos meses el cine nos ha llenado de producciones de ciencia ficción. Las sagas de súper-héroes y películas post apocalípticas han llenado los teatros una y otra vez generando millones de dólares de ganancias.

El argumento de Cloud Atlas es difícil de digerir. Se intentan relacionar seis historias ubicadas en diferentes espacios y tiempo, sin que necesariamente todas sean reales. El diario de un hombre que viajaba a través del Océano Pacífico es leído por un compositor homosexual de música clásica que termina por asesinar a su maestro. El compañero sentimental de éste compositor es un físico nuclear conocedor de un terrible complot; “el nuevo Seúl” se convierte en el hogar de una clon que pasa a hacer parte de una revolución anti-esclavista mientras que ve un film basado en la historia de un hombre que es enviado de manera forzosa a un asilo de ancianos, y un hombre de una tribu post apocalíptica ayuda a una sobreviviente civilizada a encontrar un nuevo lugar para vivir.

Muchos espectadores insisten, incluso después de haber visto la película, en que éstas historias no tienen una relación lógica. Esta producción está cargada de personajes y escenarios muy variados y distintos entre sí, pero esto no implica que debido a la variedad, el argumento sea incomprensible.

A pesar de que algunas historias son mejor logradas que otras, e incluso se podría decir que hay un componente del que se hubiese podido prescindir como la historia del productor encerrado en un asilo, todas las historias logran encajar para conformar lo global y se logra lo que ha sido identificado por muchos como el objetivo principal del argumento: ejemplificar la idea de volver a la vida.

Los personajes interpretados por Tom Hanks en la historia del hombre tribal post apocalíptico y por Doona Bae en la historia de la revolución anti-esclavista del futuro son papeles para resaltar, no sólo por el talento y la puesta en escena de los actores, sino también debido al carácter épico de su contexto.

No obstante el objetivo que se trazó la película fue muy alto, tanto en el ámbito conceptual como en el comercial (debido a que sólo logró recaudar 85 millones de dólares, cuando su producción costó 101 millones de dólares). Sin embargo, el film no es una obra maestra, a pesar de su prestigioso y talentoso casting, pero tampoco se puede decir que es una producción malograda, pues al final resulta ser una buena opción si se busca entretenimiento y si usted busca ponerse a reflexionar sobre ciertos aspectos de la vida.