A mi padre

Victor Hugo Mejía Anicharico ha sido un ingeniero, docente y escritor; nacido en Ciénaga (Magdalena), radicado en Pereira (Risaralda) desde 1958. Entre sus obras se destacan los libros de poemas Sonetos para el alma y Las palabras del silencio. Estas obras poéticas, de las cuales ofrecemos una pequeña selección en el presente número de La Cola de Rata, exploran las diversas sensaciones y sentimientos a través de la interiorización de la naturaleza y las experiencias vitales. Experiencias como la nostalgia, la alegría, el amor, los sueños y la misma escritura representan la madurez de una intensa voz poética que encontró su lustre en los entresijos del soneto, el endecasílabo, el romancero y el verso libre. De su ejercicio (meta)escritural quedarán los pasos altivos y umbríos de su canto; su lucha contra el sinsentido; su sensatez solitaria ante la estulticia crepitante de la modernidad y su exploración por la tradición de la literatura latinoamericana; en una palabra, su lirismo.

David Mejía Solanilla

 

De Sonetos para el alma:

 

EL CAMINO ANDADO

 

Es grato contemplar aquel camino

que ya hemos recorrido en nuestra vida

con sus más y sus menos del destino;

toda una caravana concebida.                                                                          4

 

Caravana de eventos y sucesos

que allende construyeron nuestras manos;

querubines de nuestros embelesos

o espectros dolorosos de fracasos.                                                                   8

 

Los amores ansiados sin respuesta,

las románticas cartas solitarias

y las noches insomnes de tristeza,                                                                    11

 

más, aquel sendero tuvo historias,

además de felices consecuencias;

intuirás que no todo ha sido escoria.                                                                14

 

NOCTURNO

 

La vida es corta para yo quererte,

el alma es sabia para venerarte

y un delirio me angustia al suplicarte

que me dejes esta noche poseerte.                                                                      4

 

Mañana cuando ya tú no estarás

no sé si mi ilusión fue primavera,

arderá el corazón como una hoguera,

pues tu ausencia jamás soportará.                                                                       8

 

Entonces entre sombras de la noche

guardaré mi dolor sobre la luna

donde no existirá ningún reproche,                                                                    11

 

y esta existencia, sin razón ninguna,

con tu fantasma que mi ser recoge,

dormirá para siempre en la locura.                                                                     14

 

LAS PALABRAS DEL SILENCIO

 

Cuando las palabras se devoran

en el manantial de lo insensato,

mejor los silencios que se añoran

desde la oquedad del ser ingrato.                                                                      4

 

Me enseñas palabras silenciosas;

fieles argumentos del fracaso.

Son débiles sombras entre prosas,

fantasmas silábicos de ocaso.                                                                             8

 

Podrías callar en el hablar

o expresar en singular mirada

réplica de augusto malestar;                                                                               11

 

hacer de la frase silenciosa

el difícil rol de pronunciar

lo que a los humanos incomoda.                                                                       14

 

ARTE POÉTICA

 

La virtud convertida en pensamiento

que medita sobre el cofre de su arte

abrirá sus sentidos al brindarte

el perenne movimiento de su alma                                                                   4

cuyas fibras querrán acariciarte

con la sabiduría que da la calma.

 

don infinito del espíritu

te acogerán los pliegues de su encanto                                                             8

disfrutarás de una poesía de llanto

ya verás la ficción iluminada

por el velo de luz de algún quebranto

que desintegrará tu bien amada.                                                                       12

 

Luego disfrutarás lo concebido

al descubrir en la esencia del poema

la trama imaginaria de la escena

que tras las bambalinas fue surtiendo                                                               16

desde el arte locuaz de algunos versos

la razón sin razón del sentimiento.

 

 

De Las Palabras del Silencio:

 

NO ALCANZA LA EXISTENCIA HUMANA

 

No alcanza la existencia humana

para recorrer todo aquel territorio

una alfombra de ensueños naturales,

de pliegues de montañas nunca vistos,                                                               4

de aves, de reptiles, de insectos, de ejemplares

de tantas especies de tantos vegetales,

de selvas vírgenes que ojalá así sigan, en su

virginidad excelsa, sus sonidos, libertades                                                          8

de sus movimientos, de su exquisito hábitat

y todo aquello que no viole sus derechos.

 

Esa selva que solo se limita en el pensamiento

corresponde a un tercio de las especies del planeta,                                           12

donde el infinito colinda con los tipos de plantas,

donde tienen su hogar un quinto de las aves del mundo;

hay que sacar de allí las mentes con la fiebre del oro

están destruyendo el hábitat de nuestras especies                                               16

su mentalidad perversa con cerebros de mercurio

que mezclan en el Amazonas construyendo un cementerio

donde en el futuro enterrarán todas las especies.

 

Ojalá no despertemos tarde cuando se haya perdido                                          20

el delfín rosado, la gigante nutria, los delfines grises,

el gigante armadillo, el perro venadero, los jaguares,

el guacamayo azul, las inmensas anacondas,

el tulcán, el colibrí, la lentitud del oso perezoso,                                     24

el ángel del mar, el tamarino león dorado, las ranas,

las pirañas, el caimán negro la tortuga matamata

las miles de especies de aves y mariposas y

muchas más especies que devoran la vía de extinción.                           28

 

Una virgen nos acosa el pensamiento, y no le hacemos

caso

una visión perenne en retroceso, un desprecio en el dejar

pasar                                                                                                                  32

un abominable hombre destructor, no lo dejemos actuar

desde la antigüedad el ser humano ha permitido

todo acto de barbarie contra sus propios pueblos

la destrucción constante arrasando el paisaje                                                      36

de lo que fuera suyo, la cobija, el sustento,

el hábitat del mundo, poco a poco fue extinguiendo

la mano inmisericorde que el Universo dio a la

condición humana.                                                                                             40

 

 

AMAR A UNA QUIMERA

 

A veces te embelesas

te gruñe el alma adentro

a veces te obsesionas

te rasca el corazón                                                                                            4

y piensas… no comprendo.

 

A veces te enamoras

de un fantasma lejano

a veces tú lo añoras                                                                                          8

mientras él te desprecia

con risa de un sarcasmo.

 

A veces nos jugamos

el llanto de un instante                                                                                     12

en otros perecemos

quizá nos consolamos

soñando ese romance.

 

A veces nuestra mente                                                                                     16

nos juega una quimera

esa que de repente

y sin pedir permiso

al alma la atropella.                                                                                          20

Por eso perecemos

en sutiles intentos

y siempre fenecemos

tratando de olvidarnos                                                                                     24

de posibles inventos.

 

Dejemos que una pena

fallida de emoción

oculte esa quimera                                                                                           28

recóndito espejismo

de soñada ilusión.

 

MI CREDO

Creo en dioses del ensayo y fórmula

creo en la luna siempre tan callada

en la religión cándida y pausada

en el vuelo sereno de la góndola.                                                                        4

 

Creo en la música, sutil encanto

de sanos y buenos sentimientos

sonido de nuestros aposentos

y tenue encordado de un lamento.                                                                      8

 

En una estrella del amanecer

de donde suspende un porvenir

emigrado de un atardecer,                                                                                  11

 

que quiso estampar en su vivir

una imagen, tal vez un proceder

que nunca lograra descubrir.                                                                              14

 

 

EL ÚLTIMO POEMA… LA VEJEZ

 

Hubo un tiempo donde nació la historia,

donde los arbustos contemplaban

como iba creciendo el horizonte,

donde la mar nunca encontraba                                                                                     4

el fin de sus aguas, era una eternidad,

donde una apuesta a la jugada de la vida

era tomar a Fausto de la mano y caminar

con él para que nos contara su mito.                                                                              8

 

Eran los tiempos en que la máxima

consistencia de la vida

se conjugaba con su máxima insuficiencia,

cuando un personaje llamado límite                                                                               12

se tornaba invisible para los ojos humanos,

cuando la palabra impermanencia

se soslayaba en la levedad del ser,

y no afloraba la precariedad del existir.                                                                           16

 

Qué hermoso barco trasatlántico,

el crucero donde viajan la razón,

el sentimiento, el ser,

llevan el destino próximo soltando marras                                                                      20

contemplan en el horizonte: la integridad,

la coherencia y la totalidad de la vida,

no piensan en la tasa que se paga, el deterioro,

por el precio de vivir.                                                                                                            24

 

Allí leemos la cultura contradictoria del querer

vivir sin envejecer,

pero las mareas de la existencia que

suben y bajan sin cesar,                                                                                                  28

van conformando la fluencia del ciclo vital,

y a la luz de las últimas causas,

y del hondo sentido de las consecuencias,

aún no se modera la realidad                                                                                          32

en las prerrogativas del espíritu humano.

 

La embarcación continúa su rumbo desconocido,

la matriz de la vida, en su fin último parece

carecer de sentido, porque la vida queda                                                                    36

dejada así misma. Sartre lo decía

“una pasión inútil”. Mentira:

el sentido puede ser creado por el propio individuo:

viste tu propia vida de propósito                                                                        40

vístela creativamente de valor,

no basta la estimulación de los sentidos

no basta el mundo de la subjetividad humana

jamás serán el sentido de la misma existencia.                                                                44

 

El sentido crucial significado

de donde vine y para donde fui,

el sentido crucial de dirección

cuando se avanza por determinado cauce,                                                                      48

esa nave que tomamos al iniciar la existencia

sin saber su riego, curso y fluir de cada día.

Entonces preguntamos por el Logos

donde Heráclito fijó su pensamiento,                                                                             52

contrastando con el fluir de Tao.

 

Allí radica la transitoriedad

allí transita nuestra fugacidad

el juego efímero del yin y el yang.                                                                                   56

La naturaleza artística de Cicerón

está arraigada a nuestra vida,

hemos seguido ese sendero,

el cause de la vida ha sido acaso                                                                                     60

el reajuste progresivo de las vivencias internas

que nos presenta cada realidad.

 

Nos vamos desahogando lentamente

de aquella vanidad exhausta de las cosas                                                                     64

nos vamos contagiando de alegría

que nos impregnan nuestros seres queridos

nos concientizamos de un futuro próximo

que creíamos ausente del recuerdo                                                                                 68

y que está aquí, la indefectible nada.

 

En esta antesala hacia la nada

el vacío cunde por todos los rincones

en qué vacío se encontrará la vida?                                                                                 72

en qué recóndito lugar alguien respira?

en qué recodo de la ausencia están los sueños?

en qué ausencia de silencio hay melodía?

y sin embargo en la vejez se recopilan                                                                            76

todos los sentidos que prodigó una esencia.