Octavio Paz (1914-1998) poeta, ensayista y diplomático mexicano. Su voz fue una de las más influyentes en el siglo XX. Fundó y participó en diversas revistas. Se le concedió el premio Nobel en 1990. Conforman su obra poética quince títulos: Luna silvestre (1933); Bajo tu clara sombra y otros poemas sobre España (1937); Entre la piedra y la flor (1941);Libertad bajo palabra (1949); Águila o sol (1951);Semillas para un himno (1954); La estación violenta(1958); Salamandra (1962); Ladera este (1969);Topoemas (1971); Renga (1972); Pasado en claro(1975); Vuelta (1976); Poemas (1979) y Árbol de adentro (1987).

paz

 

 

Olvido

Cierra los ojos y a oscuras piérdete

bajo el follaje rojo de tus párpados.

Húndete en esas espirales

del sonido que zumba y cae

y suena allá, remoto,

hacia el sitio del tímpano,

como una catarata ensordecida.

 

Hunde tu ser a oscuras,

anégate la piel,

y más, en tus entrañas;

que te deslumbre y ciegue

el hueso, lívida centella,

y entre simas y golfos de tiniebla

abra su azul penacho al fuego fatuo.

 

En esa sombra líquida del sueño

moja tu desnudez;

abandona tu forma, espuma

que no sabe quien dejó en la orilla;

piérdete en ti, infinita,

en tu infinito ser,

ser que se pierde en otro mar:

olvídate y olvídame.

 

En ese olvido sin edad ni fondo,

labios, besos, amor, todo renace:

las estrellas son hijas de la noche.

de “El girasol” (1943-1948)

 

El sediento

Por buscarme, Poesía, en ti me busqué:

deshecha estrella de agua,

se anegó en mi ser.

Por buscarte, Poesía,

en mí naufragué.

 

Después sólo te buscaba

por huir de mí:

¡espesura de reflejos

en que me perdí!

 

Mas luego de tanta vuelta

otra vez me vi:

el mismo rostro anegado

en la misma desnudez;

las mismas aguas de espejo

en las que no he de beber;

y en el borde del espejo,

el mismo muerto de sed

 

. Octavio paz

 

Silencio

Así como del fondo de la música

brota una nota

que mientras vibra crece y se adelgaza

hasta que en otra música enmudece,

brota del fondo del silencio

otro silencio, aguda torre, espada,

y sube y crece y nos suspende

y mientras sube caen

recuerdos, esperanzas,

las pequeñas mentiras y las grandes,

y queremos gritar y en la garganta

se desvanece el grito:

desembocamos al silencio

en donde los silencios enmudecen.

 

Las palabras

Dales la vuelta,

cógelas del rabo (chillen, putas),

azótalas,

dales azúcar en la boca a las rejegas,

ínflalas, globos, pínchalas,

sórbeles sangre y tuétanos,

sécalas,

cápalas,

písalas, gallo galante,

tuérceles el gaznate, cocinero,

desplúmalas,

destrípalas, toro,

buey, arrástralas,

hazlas, poeta,

haz que se traguen todas sus palabras.