Pablo Thiago Rocca ( Montevideo, 1965) Licenciado en Ciencias de la Comunicación. Investigador y crítico de arte. Premio nacional de literatura en ensayo de arte (MEC, 2004). Premio Municipal de poesía (IMM, 2008). Libros de poesía: El cuerpo y su sombra; Los suburbios de dios; Túneles para viajar por la carne; Nada (Premio Municipal de Poesía, Estuario Editora, 2009)

 

latinale.blogsport.eu

latinale.blogsport.eu

 

El escultor

 

no podría si quiera

soñar tu cara de esmeralda partida

y pulida con brutal esmero

ni limar silente las aristas de tu cuerpo

hasta que una delgada brisa

parecida al tiempo

esparciera ese aserrín perfecto de carpintero viejo

ese trabajo de dioses juntapapeleros

aunque fuese un verdadero escultor

escultor de la muerte que heredé

picapiedras pica papeles inamovibles como cadenas

aunque tuviera

la prueba de tu infamia

y los golpes los besos de un mar de desencuentros

me ayudaran a reconstruir

la fatiga de nuestro único sueño

y así sin embargo con el cincel de la imagen

como labrar el agua

no podría

 

(de Poemas y otras mentiras, 1989)

 

 

Romanía

mientras desayuno en el hotel / colacione libera
inclusa / todas las mañanas veo a un ciego que
me escucha comer / paseando su oscuridad entre
las mesas

sin gafas / lleva los ojos bien apretados / como si
no quisiese ver / como si intentara recuperar algo
entrañablemente escondido

pasea a veces / con las manos en los bolsillos
o tanteando las mesas con la punta de unos dedos
flacos / tiene la edad de sus pensamientos / el pelo
negro llovido sobre la frente / la camisa blanca
y discreta

no es una historia alegre la de este ciego / he oído
cómo lo retan / no llego a comprender bien por qué niñez
lo he visto sentado solo / sumido en una contemplación
oscura y silenciosa / no sé qué cosa busque
entre las mesas / amanteladas de un rosado
pálido que / sin duda / le haría estremecer

tiene la edad de un terrible advenimiento / el pelo
negro incrustado en la sien / la camisa tenue y
modesta / no lleva bastón en mano / conduce
de memoria este destino / porque conoce el hambre
de los turistas indiscretos

(De Los suburbios de dios, 2000)

 

 

Edad del cuerpo

 

llueve sobre el mar

como una redundancia

 

estamos descalzos en el aguacero

hambrientos para la tarde

que es agua

 

fuimos hechos para cosas así

supongo

la arena se disuelve en la arena

el tiempo no guarda palabras

 

(de El cuerpo y su sombra, 1997)

 

 

www.montivideo.com.uy

www.montivideo.com.uy

 

 La visita

 

con los primeros rumores llegan / a cobijarse junto

a la mesa de siempre: / a cada cual le toca su

hogaza de pan / a cada cual la cuchara / el cielo

oscuro de la copa

 

en la tarde tibia / bajo una luz incierta / sus ojos

tienen hambre / sus bocas tienen sed de lo nuestro

 

pero los muertos no hablan

reunidos como cardenales en torno a la mesa

 

alguno por un instante recuerda / la vieja mancha

en el mantel / el brote de laurel en la cocina

alguno quisiera decir / simplemente decir

y la pupila se le llena de día

 

desde los cuadros / otros muertos inmóviles

los miran sin ver / y todo pasa bajo una escarcha

de fuego y espasmo

 

pero pasadas las seis / algo cala hondo en sus espigas

algo que no puede ser luz / cala hondo

en las espigas de sus huesos / y la pregunta asciende

entonces / inútil como una grieta / hasta el filo

de las gargantas:

 

¿dónde?

¿dónde estamos?

 

yo espío detrás de las cortinas de la conciencia

y el velo de las cortinas respira

 

 

El día que caetano murió

cuando Lennon murió alguien
depositó su cuerpo en el lecho del río
para que la música lo tomara
(pero no lo hizo)

cuando Charly Parker expiró
un borracho
te habló al oído sin parar
durante treinta años

cuando Picasso se detuvo
las mujeres los toros las rosas
y todas las bestias
descansaron

cuando Mateo murió
no nos pusimos de acuerdo

cuando Patroclo descendió a su sangre
Aquiles unció su cuerpo desnudo
(para que Kavafis escribiera
el poema)

cuando Caetano Veloso ríos de esperma
y un arco iris de fuego

cuando Tiziano ascendió al cielo
de sus pinturas
las mujeres olvidaron
fundamentalmente cómo posar

cuando Marley cayó
nunca nadie lo supo

cuando Manoel de Barros soñó
por primera vez para siempre
sólo las hormigas plagiaron su tumba
(etcétera)

De Nada (inédito)

 

 

Suburbana  

 

vivimos al margen de una ciudad / en retirada

una ciudad que se ha ido hacia vagones

tardecinos / en ferrocarriles que ya no pasan

nunca

 

vivimos en esta incandescente primavera / de los

muertos / consternados por el merecimiento 

de los vivos y el anuncio / de su brevedad

 

y vamos sin casa y sin objeto / deambulando por la

ruta ajena / malgastando las monedas de la dicha

en 3 ó 4 palabras inútiles / como por túneles

sangrientos / como por bocas despiadadas

 

que preguntan y preguntan y preguntan / por qué

vivimos así / desalmados / en los suburbios de dios 

como si nunca antes / como si tal cosa

 

(de Los suburbios de dios, 2000)