7   +   2   =  

La siguiente es una muestra de poemas del libro Piedra encendida de Amelia Restrepo Hincapié (Santa Rosa de Cabal, Risaralda, 1944) publicado por la editorial Klepsidra Editores. La autora es Magíster en Investigación y  Tecnología Educativa de la Facultad de Estudios Interdisciplinarios Pontificia Universidad Javeriana. Ha publicado los libros: Sueños (cuentos); Amelia, una voz puerta del alma, la tuya-la mía (poemas); Un camino hecho al andar y una caminante de la investigación en Risaralda; Huellas y caminos de investigación y ciencia, Innovaciones educativas: un reto en Risaralda.

 

 

AMAR

 

¿Qué es amar? Amar es amor,  vivir en  desvarío                                   

entre  la placidez  de un   día de  primavera                                             

y el temor de encontrar el nido  ya vacío                                         

mientras  se marcha  en pos de una quimera.

 

Es vivir constantemente  expuesto  al  frío                                                      

del invierno,  del verano al calor  y la sequía.                                                               

Es mantenerse  de pie aunque  ya  caído                                                      

y es seguir  erguido tras la  voz que perseguía.

 

Es ver en los ojos la calma de la luna reflejada,                                

mientras  el fuego y  el ardor te alzan  en vilo.                                      

Es  lanzarse  afanoso a la gloria y  la aventura                                      

y  aquietarse  temeroso suspendido  de  un hilo. 

 

Es tener un corazón latiendo presuroso                                                       

y verlo igualmente aquietado  en un suspiro.                                        

Es un altivo y raudo  caminar tras lo pomposo                                                     

y un  lento y pausado retroceder  ante  lo poseído.

 

Es el aliento y la  nostalgia de ese sin sentido                                                   

y  es el sufrir temiendo y añorando  la  partida.                                        

Es un vibrar, un gemir,  un vivir enardecido                                                     

y  cantar dolorido aún sin verse las  heridas.

 

Amar, es amarte  amor.                                                                               

Es  sucumbir en la batalla.                                                                    

Ganar la guerra  ya diezmado.  

 

Es morir floreciendo en tu presencia  y                                                                       

por tu ausencia un morir estando vivo.

Amelia Restrepo Hincapié

 

MÍRAME

 

Mírame, estoy  aquí  suplicándote rendida,                                           

que me ames, me acompañes, me sostengas.                                          

Mi amor ha sido  para ti piedra encendida,                                    

lenitivo a tu dolor, paz en tus bregas.

 

No puedo ya vivir sin tu cariño,   

no me arrojes de tu lado sin clemencia,                                            

después  de que crucé contigo  mi destino                                                 

y confiada por ti, perdí mi esencia.

 

Te alejas olvidando mi loco desvarío,                                               

después de degustar y escanciar mi dulce vino,                              

dejando desolados mis valles, sin caudal mi río,                                    

y en oscuro camino   mi nido destruido.

 

Mírame. Mis ojos ya no tienen  lágrimas.                                            

Cómo pudiste mi templo profanar y erguido                                

abandonar después de  la conquista,                                                                

un territorio por ti ya ensombrecido.

 

NO ES LO MISMO MI BIEN

 

No es lo mismo mi bien la muerte  en la batalla

a la que intrépido se lanza siempre el héroe,

que morir extenuado y hastiado en el camino,

sin luchar, sin sentido, entregado a su destino.

 

Quien muere en el sufrir  trepando la pendiente,

dándole como el héroe a ella un gran sentido,

es feliz por no entregarse  mansamente,

por no permanecer  triste, compungido en el olvido.

 

Pero  hay  héroes  que también  mueren  cada día

de dolor, de soledad y de  impotencia,

cuando ven que  otros juegan con su vida

entregándose al licor, al delito,  a la imprudencia.

 

Esos héroes generalmente son los padres

que lucharon bravíamente por sus hijos,

que les dieron ejemplo y que sufrieron

soledades, dolores   e inclemencias,

para darles a ellos todo lo querido.   

                                                

Inútil puede ser mi bien querido

morir  trasegando  y vagando por la vida

sin siquiera esperar la recompensa,   

la guerra perdiendo  contra  la inconsciencia.   

                                        

Por eso te digo a ti mi  bien querido,

no te apuntes a causas ya perdidas;

apártate muy digno, silencioso y presto,

buscando  solo en ti y en tu  corazón de oro,

esas armas que usaron  Jesús, tu madre y tu maestra:

las del amor, la belleza y  la paz en la conciencia.

 

Y así aunque solo…  lo sé perfectamente

con la frente  alta  sigue  avanzando  feliz

que algunos encontrarás en tu camino

con quienes siempre como  el ave fénix,  

resurgirán   de sus cenizas muy valientes.

 

Y un día como todos nos iremos sutilmente,                                                           

tú,  yo y los otros, pero no cansados del camino                                     

sino enrutando felices en Dios nuestro destino                                        

y no habremos vivido ni muerto inútilmente.