Jorge Cappa es escritor y sociólogo. Reside en Madrid (España). Entre sus más de 50 distinciones literarias destaca, especialmente, el primer Premio que ganaron sus poemas `Revuelo´ en el XII Certamen literario “Rodrigo Manrique” (España), `Oymyakon´ en el XI Concurso “La vida es poesía” (España), `Oleaje´ en el II Concurso de Poesía “Marina Sotogrande” (España), `Retumbos´ en el 11º Concurso Internacional de narrativa y poesía “Club Leones de Rocha” (Uruguay), `El último bastión´ en el Décimo Certamen de cuento breve y poesía “Veladas” (Argentina) y `Ella´ en el Cuarto Concurso Literario Nacional e Internacional “Armonía Somers” (Uruguay). Su microcuento `Atrapado´ ganó el 2º Premio en el IV Concurso Internacional Abriendo Puertas (Cuba), su poema `Ráfaga´ ganó el 3º Premio en el IV Certamen Internacional de Nuevas Voces para la Paz (Estados Unidos) y su letra de canción `Janelle´ quedó finalista (en tercer lugar) del I Premio Nacional de Poesía “Poetas del Rock” (España). La presente selección incluye los poemas `Como una certeza´, `Mi Paloma´, `Paradoja´ y `Ahora´. Todos están incluidos en el libro Sueños en el aire (Chiado Editorial, 2017), su primer libro, compuesto por poemas y letras de canciones.

Como una certeza

 

Llegará el coraje del poeta

para levantarse a oscuras,

para salir del barro,

para limpiar su piel

y para empezar a caminar.

 

Llegarán palabras urgentes,

vientos de entusiasmo,

relojes sin prisa,

soles cargados de encuentros

y lunas libres de llantos.

 

Llegarán versos desatados,

huracanes de esperanzas,

promesas sin filtro,

miradas esculpidas en anhelos

y sonrisas envueltas en futuro.

 

Llegarán poemas valientes,

tormentas de ilusiones,

secretos sin manchas,

abrazos con olor a utopía

y besos con sabor a eternidad.

 

Mi Paloma       

 

Llegó abrazada a la luz

como un suspiro del sol.

 

Fundió eclipses con el mar,

desplegando versos en el viento.

 

Voló deslizándose entre las rendijas

y encontró un hueco junto al silencio,

para acurrucar su encanto y desvestir la prisa,

para entregarse al tiempo y desnudar su anhelo.

 

Soñó cruzarse con mi nombre

e imaginó el tacto de mis ojos.

 

Acunó violines en mi voz

y volvió a latir al calor de mis manos.

 

Me encontró.

 

Pintó un arcoíris con el vaivén de sus alas,

posó mi alma en el cofre de sus labios

y ató mi destino al manjar de sus besos.

 

Encendió velas en las esquinas,

borró del cielo las sombras

y se durmió junto a la luna,

colgada del hilo de promesas con que abrazó a mi huella,

que se quedó tan llena de tinta, tan cargada de verdad,

tan radiante de recuerdos.

 

Bendita primavera que fue una vez.

Paciente primavera que será de nuevo.

 

Recodo ausente de un paisaje

tan callado como gris,

tan vacío como atroz,

que ahora no canta, que ahora no baila, que ahora no es.

 

Paradoja

 

Te marchas con un portazo

y de ti solo me quedan

el frío sonido de tus pasos,

una camisa, dos discos, tres libros

y una montaña de recuerdos

esparcidos por mi habitación.

 

Cómo decirte que necesito tu ausencia

para poder desearte.

 

Cómo contarte que necesito tu olvido

para poder quererte.

 

Ahora

 

Hasta llegar a la eternidad de este instante

hemos tenido que pasar por

días de silencio, noches de tormenta,

amores imposibles, amantes alcanzables,

historias demasiado cortas, relaciones demasiado largas,

laberintos emocionales, desencuentros sexuales,

presencias irrelevantes y ausencias clavadas en el alma.

 

Así que ahora que al fin nos miramos,

que mi corazón me arde en la boca

y vuelco mi utopía en tus ojos,

no apartes de mí tu sorpresa,

no rehúyas de mí tu incertidumbre,

no alejes de mí tu deseo.

 

No apagues el milagro

de esta vida que está naciendo.

 

Desátate conmigo y vámonos.

 

Twitter:  @cappajorge

Facebook: https://www.facebook.com/cappajorge/