Tarás Shevchenko (1814-1861) fue un poeta y pintor ucraniano, fundador de la literatura moderna ucraniana y visionario de la Ucrania moderna, es reconocido como el principal poeta ucraniano e inspirador de la libertad del pueblo. En 1840 publicó El trovador, cancionero que simboliza la principal obra patriótica ucraniana. Luego de recorrer su país, logró reflejar en su obra la fuerte opresión del campesinado en manos de la nobleza polaca. Fue deportado a Orenburg (1847-1857). Otras obras suyas son los poemas históricos Gaidamaiki (1841), Hamalija (1844) y el Testamento (1845).

 

Pintura de Shevchenko

Pintura de Shevchenko “Autoretrato”

 

TESTAMENTO

 

Cuando muera, enterradme

en una tumba alta,

en medio de la estepa

de mi adorada Ucrania.

¡Así yo podré ver los campos anchurosos,

el Dnipró, sus represas agitadas,

y podré oír también

cómo braman sus aguas!

Y cuando el río arrastre atravesando Ucrania

hasta la mar azul

tanta sangre adversaria,

entonces dejaré los campos y los montes

y volaré hacia Dios

a alzarle mi plegaria,

pero hasta que ello llegue

de Dios no sabré nada …

¡A mí, enterradme, mas de pie vosotros,

las cadenas que os atan quebrantad,

y con la impura sangre derramada

la Libertad sagrada salpicad!

¡Y ya en familia inmensa,

familia libre y nueva,

no olvidéis recordarme

con una palabra buena!

Traducción de Ángel J. Battistessa

 

Pintura de Shevchenko "Entre amigos' (el mísmo Shevchenko está a la derecha)

Pintura de Shevchenko “Entre amigos’ (el mísmo Shevchenko está a la derecha)

 

¿Te asustarás, amor mío,

si nos volvemos a ver?

¿Qué palabras me dirías

entonces, mi dulce bien?

No me reconocerías.

O, tal vez, exclamarías:

“Fue un sueño que yo soñé”

¡Pero me alegraría,

mi dulce amada, mi dicha!

Entonces, al recordar

la juventud y el placer

del pasado tan amargo,

yo de gozo, lloraría

porque no fue verdadero

todo lo que yo creía.

¡Ilusión perdida en llanto,

perdida en lejanía!