El otro se para. Se sacude la chaqueta. Fuma. Arroja la colilla a los pies de Jim. Éste se contrae. Quita el seguro. Lo mira. Expulsa el humo. Observa la entrada del callejón. El viento levanta la basura. Jim silba. Vuelve a fijarse en el reloj.

Por: Jorman Sebastián Lugo

La lámpara que da a la calle está vieja y oxidada. La luz que de ella emana es mortecina y amarillenta. El aire es suave y lento. Las nubes se reúnen, creando una gran masa en el cielo. Jim está sentado. En la mano izquierda tiene una navaja con la que se limpia las uñas de la derecha. Escupe. Mira el cielo. Le dice a Frank que no llegará, que hoy será igual que la última vez. Frank está parado, justo al frente de Jim. Tiene una pierna apoyada en la pared y las manos en los bolsillos. Cuando lo escucha, le presta toda su atención.

—   Claro que vendrá –, dice Frank

—   ¿Y si no?

—   No habrá otra…

—   Ni lo pienses –, dice Jim, mientras mira fijo al otro.

—   …opción

—   ¿Qué crees?

Frank, con su mano derecha toca el Magnum 357. Al palparlo, recuerda que es de su padre y que lo tomó sin su consentimiento. Utilizarlo, sería provocar su destierro. Sería fatal. Con su otra mano saca un paquete de cigarrillos. Le ofrece uno a Jim. Este se para. Se organiza la camisa y lo recibe.

por: Carlos Parra

por: Carlos Parra

—   ¿Crees en el amor? –, pregunta Jim. Pícaro.

—   No, para nada

—   ¿Entonces por qué confías?

—   Es lo único que queda

—   Pero la amas, ¿no?

—   No, ya no.

—   Seguro…

—   Sí

Mentía.

—   No llegará

—   Si lo hará

—   ¿Qué harás? –. Jim se sienta. Ahora, más cerca de Frank

—   ¿Qué puedo hacer? –. Se mete la mano derecha en el pantalón.

—   Eres el listo

—   Lo sé

—   ¿Qué opciones tienes?

—   Ninguna

El viento empieza a correr con más fuerza. El callejón sigue vacío. La chaqueta de Jim empieza a formar riscos. Mira el reloj. Frank trata de conservar la ceniza en el cigarrillo. Se le cae. Quiere detener el tiempo y poder escapar. Necesita el dinero ya y nada que se lo trae su prometida. Debía llegar hace media hora. El otro se para. Se sacude la chaqueta. Fuma. Arroja la colilla a los pies de Jim. Éste se contrae. Quita el seguro. Lo mira. Expulsa el humo. Observa la entrada del callejón. El viento levanta la basura. Jim silba. Vuelve a fijarse en el reloj.

Ambos están inmóviles. Los hombros están paralelos. Frank escudriña el callejón. Jim se limpia por enésima vez las uñas. Luce desesperado. Guarda la navaja. Se peina. Ve correr el segundero. Con la mano izquierda agarra la Colt 1911 Gold. Se pone de frente a Frank. Éste señala la entrada.

por: Carlos Parra

Por: Carlos Parra

***

María llega a la esquina. Su frente está escarchada. Lleva una bolsa. La lámpara se apaga. Al llegar al callejón, impactos estallan en sus oídos. Varios proyectiles atraviesan su abdomen y rostro. La luz lánguida reaparece y trae consigo la lluvia.