Viernes del poeta colombiano: Luis Fernando Mejía

Luis Fernando Mejía M. nació en Pereira, Colombia, en 1941. En 1964 gana el premio literario “Violeta de Oro” con su obra “Las Bienaventuranzas”, y ese mismo año se le publica el libro “Resurrección de los juguetes”. Además, edita “Alquimia de los relojes clausurados”.  También, recibió el premio “Bernardo Arias Trujillo” en Risaralda, donde vivió su juventud. Otros títulos suyos: “Camino hacia la luz” y “Manuscritos de Lucio Malco”. En la actualidad lleva una vida de retiro en algún lugar de la costa Atlántica. 

 

MEJIA2

 

Canto a Whitman

 

No ha nacido la muerte para ti

compañero Walt Whitman.

Pongo mi oído sobre la hierba,

y te oigo crecer como una manada de cenicientos búfalos

que embistieran desparramadamente

los arcángeles negros de tu noche de tierra.

Te revuelvas erizado de raíces,

asomando tus manos verdes empuñadas de frutas,

y tu barba de lluvia despeinada

por los dedos de hierro del arado.

 

Camino por tu recuerdo,

viejo joven de tierra húmeda

y entiendo el idioma en que los niños hablan a las hormigas

en el parque

y la gota de eternidad que rueda por la fatiga

de los amantes.

 

Cuando las locomotoras

humean su alarido de viaje,

comprendo que son iguales los adioses

de segunda y de primera clase;

y escucho tu silencio en el reloj que dice

es una misma hora para toda la tarde.

Entro en los hospitales,

en los ascensores,

en los cines.

Caigo en la multitud como un corcho

flotando sobre mi yo

y me doy cuenta que existo,

remachado a la vida por un clavo de sol,

hasta que anochezca definitivamente,

y estemos todos unidos en una red de huesos

junto a ti, compañero Walt Whitman,

amaneciendo de hojas del vientre de la muerte.

 

 

 

Palabras para Martin Luther King

“donde estaba el niño negro de tu guarda” Jaime Sabines

 

 

Amanecimos todos negros, compañero Martin.

En Memphis no es distinta la muerte:

Y te arrojaron ayer de luto a media piel

tus manos blancas, a la marcha subterránea

y pacífica junto a todos los muertos.

 

Ahora flotas sobre un derrumbe de silencio

que te cayó de pronto.

Tu muerte encajonada va a reclamar la tierra

y no te discriminará el olvido ni la ausencia.

 

Pero un día,

–es que yo también creo–

estarás satisfecho entre tu muerte

porque los niños negros ignorarán

que fuiste fusilado en contra el muro de tu piel

y podrán como los blancos jugar en cualquier parte.

 

MEJIA1

 

Recordando a John Lennon

 

Ahora que el hippie

se ahorcó con la corbata

para  ir al camello

y de paso

comprar el disco del difunto Lennon

el Rock de Elvis tiene nostalgias de vals.

 

Los mejores

se fueron por las alcantarillas.

Muchachos

cuyos morrales parecían

despojos de un naufragio.

Recuerdo sus bellas flautas

que olían dulcemente a hachís.

 

Un día

hicieron Auto-stop a la muerte

en un viaje con L.S.D

hacía un paraíso de hongos

Amor y Paz.

 

Ahora florecen margaritas

sobre sus barbas

y en las vallas resucita James Dean.

 

 

 

Hoy

 

 

Hoy he crecido en ti

desde los mil costados de mi angustia.

He subido desde mis días machacados

hasta las aguas de mi olvido.

 

Hoy he crecido en ti

duro de greda, modelándome de hombre en cada pliegue de tu carne.

 

Hoy supe que mi nombre

suspendía las letras de mi nombre,

y te iba formando de mi grito.

 

Hoy ascendí desde mil horas martillándome

hasta la quietud de la sangre.

 

Hoy pesé entre mis dedos el girasol de tu pecho

y el mundo era pequeño rodando sobre el día.

 

Hoy he crecido tanto por tu cuerpo infinito

que me duelen los dedos de caminos.

Y me voy por mi muerte recorriendo tu vida.

 

 

Si desea leer más sobre este poeta de clic aquí.