Diciembre es alegría… eso dicen muchos. También es el mes de los gastos y de las tradiciones más descabelladas (como el descabello mismo de los cerdos a sangre fría y en medio del jolgorio general). Este el repaso a una de esas costumbres: los agüeros del 31 de diciembre.

 

Por: Antonio Molina

El ser humano es un animal que vive del mito. Su inteligencia parece rendirse ante la intuición, lo ilógico y lo en apariencia inexplicable. Se necesita mucha sabiduría o, quizá, mucho descreimiento, para hacerle el feo a las costumbres que exploran en ese brujo mítico que navega allí dentro, al lado de la racionalidad.

Recurrir a la hechicería, la brujería, las artes adivinatorias, ha sido una constante en la historia humana. Algo de tan vieja data como levantarse a conseguir prestado para poder pasar el día. A pesar de ello no deja de parecer extraño, sobre todo para los renuentes a estas prácticas que, valga decirlo en aras de la equidad, muchas veces terminan siendo un motivo de picardía decembrina.

Tenebrosa, para un niño, era aquella de lanzar tres papas bajo la cama al mediodía del 31 para recoger luego una, pero eso sí, con los ojos cubiertos. Las papas se colocaban así: una sin pelar, otra medio pelada y una más sin cáscara. La tradición decía que sacar una sin cáscara signficaba que ese año estaría sin peso en el bolsillo (mejor dicho, como está medio Colombia casi todo el año). La medio pelada significaba que se viviría un año a medio pelo en lo económico. Y la sin pelar, auguraba un año de vacas (¿o papas?) gordas.

Claro que hay otros rituales: la vuelta a la manzana con una maleta, las uvas, el baño con las yerbas amargas, las espigas de trigo, los baños con diferentes fragancias, el champán y las naranjas también hacen parte de los agüeros decembrinos.

A todas estas, ¿usted si le jala a las supersticiones del 31 o es un descreído de esos que los mayas van a jalar de las patas después de medianoche?

 

Kit para el 31 (según las redes sociales)

  • 1 año viejo (rito de renovación)
  • 3 monedas (prosperidad en los negocios
  • 3 frascos con esencias para la salud, la limpieza del alma y la espiritualidad
  • 1 cinta roja para el amor
  • 1 vela de incienso (sanación)
  • Lentejas para la abundancia
  • 3 “chochos” para la felicidad
  • Arroz para los buenos deseos
  • Azúcar para la armonía
  • Laurel para el trabajo
  • Campanas para dar la bienvenida al año nuevo
  • Velas para la esperanza
  • Y la cajita sirve como maleta para darle la vuelta a la cuadra