Con estos bolsiLibros pretendo recuperar la memoria de los “libritos” que recuerdo con mucho aprecio cuando en mi niñez y de la mano de mi padre por la carrera 23 de Manizales, él me compraba en los puestos de revistas que abundaban por las calles.

 

Por Martín Rodas

Hace poco una amiga me llamó telefónicamente para comentarme que estaba leyendo el primer número de la colección bolsiLibros de “ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)”. Me llamó la atención cuando me dijo que lo estaba leyendo mientras hacía cola en un banco y que lo iba a terminar antes de que el cajero la llamara.

Este apunte lo realizo para anunciar el lanzamiento de una serie de publicaciones que realizaré en este formato como editor en el cual rescato la portabilidad del libro como elemento que de nuevo nos puede acompañar permanentemente y ser utilizado en esos momentos en los cuales la cotidianidad se detiene aparentemente (colas, salas de espera, viajes, etc.) y en donde una lectura breve caería muy bien. Con estos bolsiLibros pretendo recuperar la memoria de los “libritos” que recuerdo con mucho aprecio cuando en mi niñez y de la mano de mi padre por la carrera 23 de Manizales, él me compraba en los puestos de revistas que abundaban por las calles. Mi aprecio por esas colecciones era grande y estos pequeños libros me acompañaban

Carátula del libro.

a todos los lugares: escuela, paseos, caminatas, recreos… en fin, muchos fueron los escenarios en donde eran una compañía inseparable.

Es un recuerdo imborrable materializado ahora con una nueva producción de “ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)”, y cuyo lanzamiento se hace gracias a la producción de la Fundación Cultural La Nave de Papel dirigida por Carlos Mario Uribe quien ha concitado a destacados artistas del medio regional y local para darla a la luz pública, pues el lanzamiento estuvo acompañado por la Orquesta de Cámara de Caldas y los artistas invitados Fernando Cano, Martha González e Isabel Ramírez, “La Muchacha”, que interpretaron poemas míos musicalizados por ellos. El marco de este evento es el Salón Olimpia del Teatro Los Fundadores, lugar que se ha convertido en eje incluyente de la dinámica cultural de la ciudad, como debe ser.

Espero que las nuevas palabras de bolsillo se conviertan, como los teléfonos móviles, en compañeros permanentes que también nos sumerjan otra vez en mundos de reflexión, pensamiento y creación a través de estos pequeños portales en tamaño, pero inmensos en posibilidades desde la imaginación, la escritura y la lectura.