Aquella tarde, entre el rumor de la música, la poesía y las risas infantiles, vi que Carlos Mario invitó a leer poesía al ex concejal Hernán Alberto Bedoya, quien adujo haber escrito el poema que iba a leer: Descachalandrado, en respuesta a un periodista que lo quiso «pordebajear» llamándolo de esa manera.

 

Por Martín Rodas*

La tarde del domingo siete de octubre no fue para nada normal. Y no solo porque transcurrió entre poetas y músicos invitados a la tertulia en La Arcadia, templo del arte donde residen el maestro Jesús Franco y su bella familia.

Allí, desde las tres de la tarde, inició una romería de poetas: Luna de Abril (seudónimo de Inés Blanco), llegada desde Bogotá a este encuentro; Judy Ramírez y Ástrid Arboleda, a quien por fortuna perdieron los estrados judiciales y ganaron las odas literarias; José Ever y Gloriamaría Medina, en hora buena fugada de Cali y bien recibida por nuestras frías montañas, donde continúa cultivando la poesía; el poeta, gestor cultural y capitán, Carlos Mario Uribe, quien de manera esporádica, traslada su puente de mando de la lúdica Fundación Cultural La nave de papel a la casa del maestro Jesús. Yo estuve compartiendo esa tarde mis poemas en la voz de Cipriano El Escribano.

El ambiente estuvo musicalizado en claves de fantasía por artistas como el maestro Fernando Cano, la hermosa (en todo sentido) Laura Michel Giraldo, quien además declamó, para sorpresa de quienes creen que este género ha desaparecido; y el maestro Fernando Morales, quien nos trajo aires de su natal Argentina.

Antes de entrar en detalle sobre aquello que quiero resaltar, es importante decir que fue muy agradable compartir con la escritora norteamericana Kate Vieira (y su hija Amalia), quien realiza una importante investigación sobre la literatura caldense; con Guillermo Calvo Mahe, Diana Marcela Cárdenas y sus pequeñas hijas, que fueron el culmen de la fantasía y la diversión.

Aquella tarde, entre el rumor de la música, la poesía y las risas infantiles, vi que Carlos Mario invitó a leer poesía al ex concejal Hernán Alberto Bedoya, quien adujo haber escrito el poema que iba a leer: Descachalandrado, en respuesta a un periodista que lo quiso «pordebajear» llamándolo de esa manera.

Al ex concejal lo conocí en el recinto del Concejo de Manizales, donde asistí con bastante sorpresa a un evento cultural del programa «Concejo Visible, Cultura Visible» que él como presidente de los ediles creó, y me enteré de que organizaba veladas de poesía, conferencias de escritores e historiadores, performances, muestras de artes plásticas, lanzamiento de libros, entre otras actividades culturales.

Mi asistencia a «Concejo Visible, Cultura Visible», fue gracias a una llamada telefónica de la funcionaria encargada para que se comunicara con todas las personas que hacen parte de un extenso directorio cultural; ella también remitía correos electrónicos invitando a estas actividades.

Esto para mí era inédito y grato, y por ello, al ver en esta tertulia dominguera a «Beto», como le dicen en confianza, surgió en mí la idea de que estos personajes son los que, desde su quehacer político, incluso sin importar el color, son los que tanta falta hacen para que las iniciativas culturales se vuelvan políticas públicas.

Por ello quiero detenerme, desde mi universo de editor, en el libro Sinestesia, que el concejal me entregó, donde hace honor a este vocablo, pues se conjugan un bello y cuidado diseño, ilustraciones del maestro Luis Guillermo Vallejo, y la edición de Pedro Felipe Hoyos. Con la mención del libro de Hernán Alberto Bedoya, quiero hacer un llamado para que el Concejo de Manizales continúe con esta apertura cultural de su recinto a la ciudadanía, pues terminado el periodo de él como presidente del Cabildo municipal, el proyecto se acabó.

Es más, esto debería ser replicado en todas las salas en donde se debaten los asuntos públicos, por ejemplo la Asamblea de Caldas. Espero que «Beto» ondee como bandera de campaña la iniciativa de apertura cultural de estos foros y sea punto importante de su programa político.

PD.: Me acabo de enterar de que el Descachalandrado ha sido ganador este año en el Concurso Nacional de Bambuco Inédito en Tocancipá, composición del Maestro Sebastián Velasco. ¡Felicitaciones!

 

el maleTíN, microlibrería

 

Reseña bibliográfica: Bedoya Cadavid, H. A (2017). Sinestesia. Manizales: hoyos editores.

*  Poeta, anacronista, dibujante y pintor; editor de «ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)».