En medio del pantano que separa a santistas de uribistas se logró la elección de un abogado liberal que fungirá como cabeza del organismo de control más importante del país. Fernando Carillo logró unanimidad en la plenaria del senado con 92 votos a favor, entre 95 congresistas habilitados.

 

carlos marinPor: Carlos A. Marín

Después del batacazo en el plebiscito del pasado 2 de octubre, la agenda temática del país se viró hacia la reforma tributaria y hacia la elección del nuevo Procurador General de la Nación, un puesto codiciado por las esferas del poder.

Los integrantes de los partidos políticos iniciaron la carrera bajo las toldas de la coyuntura del proceso de paz. La Presidencia de la República lanzó a la ex magistrada María Mercedes López, sin la convicción necesaria, ocultando su predilección por Fernando Carrillo, personaje bastante afín a Juan Manuel Santos, por lo que las opciones para López se esfumaron con el transcurso de los días.

El ternado por la Corte Suprema de Justicia, Jorge Perdomo, tampoco logró calar en el conservatismo a última hora, menos aún en el uribismo, que optó antes del pitazo final por apoyar a Carrillo. El más beneficiado fue el ternado del Consejo de Estado, de quien se dijo en cierta oportunidad tenía a una joven trabajando en la recolección de firmas para su elección final, es decir, se acomodó con los senadores para hacerse al cargo.

El pulso más incómodo lo vivió el presidente del senado, Mauricio Lizcano, a quien se acusó de estar detrás de la dilatación del proceso de elección para favorecer a la ficha del Gobierno, María Mercedes López. Algo que el mismo Lizcano desmintió ante los micrófonos de la W Radio, aludiendo a que su responsabilidad era fijarse en normas jurídicas sin ser laxo en los tiempos. Finalmente salió perdedor.

 

Elección

El proceso de votación al interior del Congreso inició sobre las 10:30 de la mañana de este jueves; a la plenaria asistieron 95 congresistas de todas las vertientes políticas. La responsabilidad de los senadores fue elegir el sucesor de Alejandro Ordóñez Maldonado, en una terna conformada por Fernando Carrillo, María Mercedes López y Jorge Perdomo, en la que ya el vencedor estaba cantado.

Lo sorprendente fue observar durante toda la sesión cómo los congresistas restaron importancia al evento electoral, como si se tratara de una decisión tomada. Caminaron por los pasillos, tomaron fotos, se salieron del recinto, etc.

En el proceso fueron recurrentes las solicitudes de impedimento ante el secretario del recinto, situación que molestó en particular a los senadores Luis Fernando Velasco y Roy Barreras, quienes pidieron intervención de Lizcano para controlar las misivas que firmadas por congresistas argumentando la imposibilidad de participar en la votación, en su mayoría por tener parientes en segundo y tercer grado de consanguinidad, investigados por la Procuraduría.

Uno de los senadores que molestó con la misiva fue Juan Samy Merheg Marún, quien pertenece a las filas del Partido Conservador de Risaralda. Merheg fundó su argumento explicando que tiene segundo grado de consanguinidad con un pariente investigado por la Procuraduría. Ya sabemos de quién se trata; sin embargo, la petición fue anulada.

El ambiente de la votación no distó mucho de un salón de clases. Pocos fueron los disciplinados que se quedaron en sus puestos, entre los que se destacaron Jorge Enrique Robledo (Polo), Horacio Serpa (Liberal), Álvaro Uribe (Centro Democrático). El propio Marún se encontraba fuera del recinto al momento de leer su solicitud, al igual que un sinnúmero de congresistas a quienes no se les hizo importante el momento.

Sobre las 11:55 a.m., mientras se leía el oficio de la Comisión de Acreditación Documental del Senado, quien avala los documentos en regla de la terna, llegaron tres solicitudes de impedimento más, sumando a una nueva recusación enviada a la Comisión de Ética del Senado a último minuto, recurso que ni siquiera fue puesto a consideración al tratarse de un gesto dilatorio para la ocasión.

Sobre las 12:00, con los ánimos de los congresistas exasperados por la culminación de la jornada, se dio inicio al proceso de votación en el que se eligió a la comisión escrutadora encabezada por Robledo. Fueron llamados a lista a 95 congresistas, uno a uno fueron pasando para depositar en una urna color negro y con un aviso ‘Elección del Procurador 2017-2021’ el papel con el nombre del elegido.

Para las 12:16 p.m. ya se estaban contando los votos, mientras que el Senador del Polo Democrático, Jorge Robledo, observaba desde la parte de atrás la dinámica del conteo sin poner una sola mano sobre los papeles. Al mismo instante, Roy Berreras (Partido de La U), metía las narices en el escrutinio para conocer de primera mano la decisión. Causó curiosidad que mientras los delegados de la comisión de escrutinio terminaban de contar los votos, Barreras escribía mensajes en su celular. ¿A quién le avisaba?

Finalmente, a las 12:26 del medio día, se conoció la decisión en la plenaria del senado. Fernando Carrillo, nuevo procurador de Colombia con 93 votos a favor, 3 votos en blanco.

Fue así como los papeles e intereses en la política se juntaron para beneficiar al abogado de ardua experiencia en el sector público del país.

 

Discurso

Una vez fue terminado el proceso, Mauricio Lizcano invitó a Fernando Carrillo para que desde el peldaño agradeciera el respaldo por parte de los congresistas.

El abogado de la Universidad Javeriana, y quien fue Ministro de Justicia antes de cumplir sus 30 años, durante el Gobierno de César Gaviria, sostuvo un discurso en el que se resaltan frases como: “Llegar a la Procuraduría es el máximo honor que se me pueda prodigar”, “el motivo principal de mi vida pública ha sido la búsqueda de la justicia”.

También, en su breve intervención, dejó entrever su interés por calar en los discursos de ideología de género, aludiendo a la tolerancia como valor importante en su gestión, asimismo al exterminio de radicalismos.

Fue así como en medio del circo que es el Congreso de la República, se eligió a Fernando Carrillo, un personaje que desde su posición deberá favorecer al Gobierno de turno, y beneficiar a la oposición como retribución a la confianza brindada en la votación, además de los movimientos políticos que tomarán fuerza en el futuro.

 

Twitter: @Marin0319

Contacto: 323 494 5888