Diccionario masculino para un mundo homosexual

Miguel angel lopezLa próxima vez que utilice alguno de estos términos para insultar, revise cuántas veces usted la usa en su diccionario heterosexual. No sea marica.

 

Por: Miguel Ángel López

Estados Unidos declaró inconstitucional la prohibición del matrimonio homosexual y en Colombia se puede acceder al contrato de unión solemne. O sea, firme aquí y aquí y rece que el notario no sea un procuradorcito. Ya que el mundo está cambiando, le presento a usted, colombiano homofóbico, un listado de definiciones que le pueden ahorrar muchas molestias. El mundo está lleno de maricas y uno que otro homosexual. Lea con cuidado y puede salvarse de lo uno y de lo otro. Ya usted verá.

Marica: Palabra que usan los hombres heterosexuales para llamar al amiguito que más quieren.  ¿¡Qué hubo, marica!?

Hombre heterosexual que comente cualquier burrada. ¡No seás, marica, home!

Exclamación que usan los hombres heterosexuales para evitar gritar como niñitas de colegio. ¡Ay, marica…!

Maricada: Adjetivo que define cualquier situación que genere la más mínima molestia. Rabia, estrés, tristeza, etc. Qué maricada eso.

Actitud molesta de un hombre heterosexual cuando ya se pasó de traguitos. Dejá la maricada, Jorge, y vámonos pa’la casa.

Maricaditas: Colección de objetos inútiles y superfluos que todo hombre heterosexual guarda para demostrar su hombría. Ej: Biblias, fotos con los amigos sin camiseta abrazados en un partido de fútbol, los tarritos de viagra que ya utilizó…

Mariquita: Insecto minúsculo de colores rojo y negro.

Morder almohada: Acción que todo hombre o mujer realiza cuando le aplican una inyección a base de aceite.

Plumero: Objeto de extraña apariencia con similitud a un shitzu generalmente de múltiples colores que su esposa le entrega para desempolvar todas las “maricaditas” que tiene en el estudio.

Roscón: Comida típica de la panadería colombiana que todo hombre heterosexual ha comido si quiera una vez en su vida.

La próxima vez que utilice alguno de estos términos para insultar, revise cuántas veces usted la usa en su diccionario heterosexual. No sea marica.