DANIEL SILVA ORREGO derEl argumento del Alcalde Vásquez es que el Municipio no posee el presupuesto para la administración, mantenimiento y sostenibilidad de los escenarios deportivos, por esto debe cobrarse tarifas.

 

Por: Daniel Silva Orrego

El martes 10 de junio estuve junto a otros compañeros en el Coliseo de Combate ubicado en la Villa Olímpica acompañando a los deportistas de diferentes disciplinas en su inconformidad respecto al Acuerdo que aprobó el Concejo Municipal, por medio del cual se cobrará tarifas de ingreso a los escenarios deportivos de nuestra ciudad, un inminente atropello para con los habitantes que frecuentan estos lugares, una iniciativa del Alcalde Vásquez  (Proyecto de Acuerdo No. 25) que va en detrimento de la práctica del deporte. Es de recordar que los jóvenes y las jóvenes risaraldenses le han dado gratos logros al Departamento, es así como tuvimos a Daniel Pineda en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 con el tiro con arco.

El argumento del Alcalde Vásquez es que el Municipio no posee el presupuesto para la administración, mantenimiento y sostenibilidad de los escenarios deportivos, por esto debe cobrarse tarifas. Pero olvida el señor Vásquez que el artículo 52 de la Constitución señala que: “… el deporte y la recreación, forman parte de la educación y constituyen gasto público social…”. A pesar de esto, 14 concejales aprobaron el Acuerdo que finalizó como Acuerdo N° 14 de 2014 y no N° 25 como se dijo en un principio, dichos ediles son en su mayoría los que aprobaron también la valorización el 10 de diciembre de 2013, son el séquito del Señor Vásquez Zuleta y los baluartes del sotismo.

Pero el debate del Acuerdo N° 14 que propende por el cobro de tarifas de ingreso a los escenarios deportivos es mucho más profundo, debido a que aquel tiene vicios legales, pues el Concejo Municipal no le fijó el método o la fórmula para que el Alcalde deduzca las tarifas sino que le entregó toda la potestad para hacerlo y definirlas por Decreto, violándose eminentemente la Constitución, pues claramente esta estipula en el artículo 338: “La ley, las ordenanzas y los acuerdos pueden

Imagen 1

Imagen 1

permitir que las autoridades fijen la tarifa de las tasas y contribuciones que cobren a los contribuyentes, como recuperación de los costos de los servicios que les presten o participación en los beneficios que les proporcionen; pero el sistema y el método para definir tales costos y beneficios, y la forma de hacer su reparto, deben ser fijados por la ley, las ordenanzas o los acuerdos. (Subrayado no original). Es decir, el Concejo Municipal aprobó un Acuerdo que viola directamente la Constitución Política, es inconcebible que al interior de esta Corporación haya Concejales con titulo de abogados y no se opongan a darle debate a esta clase de iniciativas, allí se palpa el compromiso que tienen con la ciudad y sus habitantes. Por ejemplo, cómo es que Fernando Pineda, Presidente del Concejo y especialista en Derecho Administrativo, permita y le dé su venia a este esperpento de acto (ver: imagen 1).

Imagen 2

Imagen 2

Otro hecho que es aún más repudiable es la mentira del Alcalde Vásquez y el Secretario de Deportes Omar Parra, en la reunión del 10 de junio en el Coliseo de Combate donde estuvieron presentes deportistas de las distintas disciplinas y padres de familia, y a la cual estaba invitado el señor Vásquez Zuleta, pero como era de esperarse no asistió y envió al Secretario de Deportes (Omar Parra) (ver: imagen 2) y al Secretario de Desarrollo Social (Alexander Granados), el mismo que está siendo investigado por ordenar que doparan unos indigentes y fuesen abandonados en un potrero en La Dorada, Caldas y el mismo que la comuna Villavicencio viene denunciando por la persecución a la Junta de Acción Comunal por no ser del partido de la U y el mismo que dejó su cargo para gerenciar la Campaña de Soto y después del 09 de marzo se reintegró a la Secretaría que actualmente ocupa. Ambos Secretarios como buenos encantadores de serpientes, trataron de engañar a la gente prometiéndoles reuniones con el Alcalde para llegar a un consenso, pero la jugada trapisondista e inaceptable estuvo en que ese mismo día (10 de junio) el Alcalde había sancionado el Acuerdo (ver: imagen 3), tratándonos a todos los asistentes como unos simples ingenuos, pues todos creyeron en ambos personajes.

Imagen 3

Imagen 3

Imagen 4

Imagen 4

Imagen 5

Imagen 5

Imagen 6

Imagen 6

Las reuniones posteriores que realizaron los deportistas y sus padres con el Gobernador y el Alcalde, no tuvieron resultados fructíferos, por esto tomé la decisión junto a otro compañero de enviarle un derecho de petición al Gobernador Carlos Alberto Botero solicitándole que enviase el Acuerdo N° 14 al Tribunal Contencioso Administrativo de Risaralda para que decida sobre la legalidad del

mismo (Ver: imágenes 4, 5 y 6), teniendo en cuenta que la Constitución (Artículo 305 numeral 10)  y la ley (136 de 1994 artículo 82) le da estas facultades al Gobernador.

La ciudad y sus habitantes requieren respeto y verdad por parte de sus gobernantes, definitivamente Pereira asiste hoy al festín de la politiquería en todo su esplendor y los intereses personalísimos­ de sus mal llamados líderes.

*Promotor de la revocatoria del mandato del alcalde Enrique Vásquez.