El ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, le dejó claro a la ciudadanía que su “aporte” como pereirano tiene en su trasfondo un tinte de negocio para el Gobierno Nacional. 
 
 
Por: Carlos A. Marín
Lo primero es aplaudir la posición de la Cámara de Comercio de Pereira, convocante del espacio donde se conoció más a fondo los pormenores en un tema que ha despertado tantos intereses, el primero de ellos de parte del Gobierno Nacional representado por Villegas.
Digamos que sí, que es verdad que tiene la obligación de cumplirle al Ministerio de Defensa y que de manera voluntaria está pensando en el municipio que lo vio nacer. 
Luego su discurso nos obliga a detenernos en el punto donde expone su preocupación por la Ley de Garantías y le suelta el bombazo al “personero de colegio” Juan Pablo Gallo contándole de la necesidad personal de cerrar la formulación del proyecto antes de noviembre, es decir, quedó claro el plazo, e implícitamente el mensaje de aquí gana el Gobierno, gana Villegas, gana la ciudad y ganan los pereiranos.
 

Foro

Sin dudas el ‘Foro San Mateo’ le abrió el espectro a más de uno, empezando por los defensores del Gran Parque San Mateo, que pasaron de imaginar un paraíso de 90 mil metros cuadrados que a imaginar universidades internacionales asentadas en la capital risaraldense. Las magníficas ideas de los panelistas aterrizaron además confusas intenciones.
Destaco la intervención del arquitecto Jaime Vélez que a través de un video explicó los conceptos a trabajar en las ciudades que apelan al modernismo pensado desde los ciudadanos y para los ciudadanos. Ese reclamo a los gobiernos de pensar las vías para las bicicletas y no para los vehículos con emisión de gases. 
Jorge Ramírez nos ilustró con sus detallados conocimientos sobre la innovación y cómo internacionalizar una ciudad que se aferra a la provincia.
Hernán Roberto Meneses avivó ese sentimiento profundo de amor por esta tierra, revalidó el sensato discurso del pereirano de nacimiento, promoviendo ideas que parecían fantasiosas ante la mirada atónita de algunos presentes. Será Meneses una ficha inamovible en este propósito. 
 

Preocupa 

El radicalismo de un sector de la ciudad en controvertir el propósito inmobiliario en tan inmenso lote. Es apenas normal que suceda.
El tiempo parece insuficiente para maniobrar en una administración municipal apegada a demostrar con argumentos decisiones polémicas del pasado.
Lo estudiado que Camacol tiene el terreno para materializar su cometido desde el sector privado sin poner en consideración más ideas de las 20 a las que hace referencia Felipe Mejía. Pues don Felipe, no hay 20 ni 30; el tiempo no permitirá estudiar muchas, así que manos a la obra, muestre la versión más pereirana de su ser y hable claro, ¿cuántas viviendas quiere en realidad impulsar? 
Debo poner en consideración, aunque no venga al caso, lo sorprendido que estuve con los ponentes, en cuanto a que fueron inteligencias que se dejaron escapar en el pasado. Esto ineludiblemente me lleva a pensar que los pereiranos son talentosos pero que por razones que están estrechamente ligadas a las oportunidades se dejan ir. 
Este lote podría ser una motivación para que decenas de egresados de las distintas universidades que promueven el conocimiento en el departamento se queden, contribuyan a su tierra. 
Finalmente, expresarle a la concejal y doctora en historia Carolina Giraldo que no me puse el botón de San Mateo que me dio antes de ingresar al recinto a modo de protesta. Doctora, usted que conoce muy bien la protesta sabe que se apela a ella cuando existe un descontento u/o una necesidad, en este caso quiero preguntarle la razón por la cual se retiró del Concejo cuando se estaba debatiendo sobre los escenarios deportivos del municipio, algo en lo que venimos trabajando las personas que amamos el deporte.
No es de pereiranos dejarnos solos, somos una ciudad fundada sobre las bases del civismo, ese que invita al compañerismo. Los ciudadanos la podemos apoyar con San Mateo, pero no nos deje solos, porque ese lote es una de los tantas luchas, no la única, incluso en ese lote se puede albergar un escenario para que los ciudadanos se piensen desde la actividad física.
Ya tenemos el panorama, recurramos a la unión para hacerle caso a Luis Carlos Villegas.