haroldPor John Harold Giraldo Herrera:

Son más de cuatro millones de colombianos que la han visto. Una cifra que será difícil de superar, porque las estadísticas aumentan, al continuar por más de cinco semanas en cartelera y lo más seguro es que dure el doble o el triple de las que lleva. ¿Qué contiene un filme para que gane tantos espectadores? Van 7 versiones, una secuela que cobra una empatía entre el público. La mezcla de la justicia movida por la venganza, así sea ilegal (volveremos a este punto), la adrenalina de la velocidad, un poco de amor, el deslumbre de la tecnología y un código inquebrantable de amistad, son los elementos cruciales. Ahora, un hecho inevitable ha movido más las emociones: la muerte de Paul Walker, un actor que parece haber vivido una escena más de esta saga, pero en la vida real. Rápidos y furiosos es la muestra latente de una ideología ramplona, hecha para favorecer lo ilícito y presentarlo como legítimo.

El primer día de estreno hubo funciones desde las 5:00 de la mañana, creo que nunca las salas de cine habían dispuesto un horario tal. Y sigue siendo un hit en cuestiones de asistencia. En todo el mundo, en esa aldea global, la trama de unos individuos osados, invencibles, todo poderosos, sin miedo en la piel, hace que se impongan. En esta versión, pretenden cobrar venganza por la muerte de uno de sus amigos, y lo harán al margen de la ley, y esto es una ovación para quienes la ven, se complacen de que la justicia sea cometida en las manos de quienes fueron agredidos, sin importar lo que haya que ejecutar. Ahora, el asunto se complica, porque los representantes de la ley también se salen de su marco y actúan en correspondencia con su parecer. Digamos, sólo digamos que en una película ese elemento es para aumentar las tensiones y causar divertimento, pero las millones de personas en el mundo que la ven, asumen ese ideario, lo llevan en sus mentes, lo van dejando insinuar en sus prácticas, así que no es sólo para divertir. Salen entusiastas de las salas para correr sin códigos, y no en un carro, sino en sus vidas cotidianas.

 

Viene lo demás, esa benevolencia, de estar del que parece el lado justo, es válido para corresponder con el plan que sea y llevarlo a cabo. Nadie refuta lo anterior, lo aplaude, goza, encuentra una satisfacción, como sea hay que hacer justicia. Mientras la incesante velocidad va ganando terreno y ya no se puede parar. Es el momento donde cualquier cosa puede ocurrir, la trama es fantástica, aunque la película sea de acción. Como todo consiste en vengarse, existe un antagonista, que se enfrenta a un elenco de primeras, el propio Paul Walker (Brian), Vin Diesel (Toretto) y cada uno de la pandilla. Sólo uno, es capaz de demostrar mayor poder y aparece como si nada en cualquier parte del mundo y es como de esos de las películas de héroes donde hay un contra: el más rudo, el más sagaz, el más de todo, como muestra de que quienes lo vencerán, luchan contra una fuerza aparentemente indoblegable.  Y ese individuo, es otro que conoció por dentro la ley, pero ahora se les salió de las manos y también actúa por venganza. Lo que quiere decir que ese sentimiento se justifica, si han asestado alguna vulneración a lo más cercano que poseamos.

Esa estrategia es apenas conveniente, ¿qué tal que el oponente se venciera en el primer round? Pues habría fin del espectáculo, y de lo que se trata es de sostenerlo y prolongarlo, para causar más tensiones. El antagonista surte de movilidades al espectador y que sea un adversario poderoso da lugar a mayores emociones en el público.

 

Una película de acción, no puede dejar al margen lo sensible, de modo que el amor (escaso, escurridizo, inalcanzable), tendrá su cuota, su lado también aventurero y contradictorio. Así que no es cuestión de una dosis fuerte de emociones álgidas producto de enfrentamientos, sino que existe el lado de búsqueda del ser, ese que ya se quiere retirar, pero hará el último de sus acontecimientos para gozar de otra vida, de tranquilidad, sabemos que eso es un ideal y en las películas una sobriedad banal, lo importante es la trama, los efectos, la espectacularidad. Por eso los jóvenes acuden a ver relatos de este tipo. Se identifican y tienen un ejemplo, un estilo, algo que quieren ser y seguir. De la mano del amor, viene la tecnología, desafiante, de punta, que podrá desequilibrar las cargas. Entonces lo que se persigue, para dar con el cometido es contar con el arma del ojo de Dios, un invento fulminante, que rastrea a quien sea, si este tiene un dispositivo digital no tendrá como esconderse.

La película ha recaudado más de mil millones de dólares en el fin de semana de su estreno y serán más. Estará en el palco de las más vistas de la historia, su mensaje es ese: hay que hacer justicia por nuestra propia cuenta, lograr lo que queremos a cualquier precio. Ser rápido y furioso, un eslogan con el que crecen los chicos, se ponen con adrenalina los jóvenes y lo avalan los más grandes.

Ficha técnica

Año, país, duración 2015, Estados Unidos, 137 minutos.
Director James Wan
Guion Chris Morgan
Música Brian Tyler
Fotografía Stephen F. Windon, Marc Spicer
Actores Vin DieselPaul WalkerDwayne “The Rock” JohnsonJason StathamMichelle RodriguezTyrese GibsonLudacrisElsa PatakyTony JaaNathalie Emmanuel,Jordana BrewsterKurt RussellRomeo SantosDjimon HounsouRonda Rousey,Chelsea PereiraIggy AzaleaLucas BlackBrittney AlgerCatherine ChenJanell Islas
Productora Coproducción USA-China; Universal Pictures / Relativity Media / China Film Co.
Género Acción | Coches / AutomovilismoCrimenVenganzaSecuela

Publicada en : http://www.latarde.com/zona_blogs/elgranojo/?p=1582