FABIÁN MORALESCon la medida se considera que ante el uso indebido de la motocicleta como transporte público, las quejas de las empresas de transporte, la seguridad para los acompañantes, el problema de orden público y la necesidad de erradicar el mototaxismo, es necesario decretar la restricción de acompañantes mayores de 14 años durante las 24 horas del día

Por: Fabián Osorio

La motocicleta en los últimos años ha tomado gran protagonismo en el país, debido a que se la puede  adquirir más fácil que otro medio de transporte, sus  bajos costos y los escasos ingresos de los usuarios,  y además  por ser un medio práctico, eficaz y una excelente herramienta de trabajo para obtener el sustento. Ello queda demostrado en que somos el segundo país de Suramérica en cuanto a circulación y producción de motocicletas, las cuales han  duplicado la producción de automóviles.

En los últimos años, miles de personas ejercen en el país el mototaxismo, labor que se dio a conocer en la costa Atlántica. Allí ha crecido vertiginosamente, manifestándose de tal forma que entre los años 2003 y 2008 se pasó de 33.000 a 86.000 mototaxistas, asimismo, existen cientos de municipios en el país en el que los ingresos de muchas familias dependen de este trabajo.

Sin embargo, la actual  administración de Santa Rosa de Cabal continúa buscando ponerse a la par de los impopulares municipios del país (son menos el 10 por ciento de los municipios) que decretan medidas contra la comunidad de motociclistas. El año anterior lo intentó con el decreto 246 del mes de  octubre, ahora con el decreto 211 del mes de septiembre del 2013.

Con la medida se considera que ante el uso indebido de la motocicleta como transporte público, las quejas de las empresas de transporte, la seguridad para los acompañantes, el problema de orden público y la necesidad de erradicar el mototaxismo, es necesario decretar la restricción de acompañantes mayores de 14 años durante las 24 horas del día, exceptuando entre las 10 am y las 11: 30 am y entre las 3 pm y 5 pm (los sábados no existe esta excepción), de igual manera prohíbe la circulación después de las 11 pm hasta las 5 pm , además se impondrá a los “infractores” sanciones de 30 salarios mínimos mensuales legales vigentes (SMMLV)  e inmovilización del vehículo por 5 días. Si reincide, le cobrarán la misma multa pero le pueden llegar a inmovilizar el vehículo hasta por  40 días, de igual manera, la licencia de conducción puede ser suspendida por el término de 6 meses o acarrear cancelación.

La medida genera un debate jurídico dado que,  entre otros decretos , el 4116 de 2008 faculta a los municipios para restringir circulación de vehículos; sin embargo, se genera una contradicción en la práctica debido a que decretos como el 211 pasa por encima de  derechos como el derecho a  la igualdad, el cual habla que todas las personas gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación, o el derecho a la libre circulación, el cual promulga que toda persona tiene derecho a circular libremente por el territorio del Estado, y ni qué decir del derecho al trabajo, que defiende  a la persona que se gana su sustento diario.

De aplicarse este decreto, sería un desacierto por parte de la administración santarrosana, con lo cual estaría demostrando su total desconocimiento de la realidad económica de un municipio que cuenta con niveles preocupantes de desempleo y altos índices de informalidad, que muchas veces aparece disfrazada de empleo, pero no es ni más ni menos que el rebusque. Son precisamente estas condiciones las que hacen que tanto en Santa Rosa como en cualquier otra parte de Colombia  decenas de miles de familias salgan a buscar su sustento en su moto. La administración pretende además reprimir a miles de santarrosanos de bajos ingresos que la utilizan como transporte para ellos y para sus allegados. Así lo demuestra el quinto estudio socio demográfico de motociclistas, el cual dice que en el país el 35 por ciento de las personas que compran moto lo hacen para aumentar sus ingresos y un 49 por ciento lo hacen motivados por tener un medio de transporte; de igual manera, el 66 por ciento de los compradores percibe entre 1 y 2 salarios mínimos.

Por estos y otros motivos este decreto no debe aplicarse. De no ser así, los mototaxistas, los usuarios del mototaxismo y todos los motociclistas deberán unirse y pronunciarse civilmente contra este mandato que lacera enormemente los intereses de una gran mayoría de habitantes de Santa Rosa de Cabal.