3   +   10   =  

En ocasiones, me acuesto un lunes y me despierto un jueves, o viceversa. Voy tolerando todo esto con extrañeza y con los reflejos que he ido adquiriendo a lo largo del camino.

 

Por: Camilo Villegas

Esto me ocurre desde los 23 años de edad, tomo el avión a Medellín, me duermo, sueño que voy en flota y en efecto, llego a Medellín en flota, como si durante el recorrido me hubieran cambiado el medio de transporte. Cuando voy en flota, me sucede lo mismo, pero al revés.

Un día, no hace mucho, viajé a Cartagena al matrimonio de una prima. Al terminar la fiesta me fui al hotel, tomé agua y me acosté. Soñé que en realidad estaba en casa, en mi propia cama, y en ese momento me desperté. En efecto, estaba en casa. Fui al baño un momento, regresé, volví a dormirme y cuando sonó el despertador a eso de las 2 de la tarde me encontraba de nuevo en Cartagena. Tomé el avión a las 7 de la noche para regresar a Bogotá, me dormí, soñé que volvía en flota y llegué a la terminal del norte de la capital.

Busqué en Internet el significado de este trastorno y no encontré nada. No me atreví a preguntárselo al médico, pero iba a comentárselo muy por encima a Sofía, mi psicóloga, cuando me quedé dormido en el diván de su consultorio (me quedo dormido con facilidad).

Soñé que estaba en casa de mis padres, en el sofá donde me quedo dormido después de almorzar, y al despertarme había desaparecido todo. Me encontraba en casa, frente a la tele, en cuya pantalla discurría noticias RCN. Volví a cerrar los ojos, me adormecí, y desperté de nuevo en el consultorio de Sofía. No creerás lo que me acabó de ocurrir, le dije para prepararla. Me lo tendrás que contar el próximo lunes, dijo ella, por hoy hemos terminado.

En ocasiones, me acuesto un lunes y me despierto un jueves, o viceversa. Voy tolerando todo esto con extrañeza y con los reflejos que he ido adquiriendo a lo largo del camino. Pero sé que algún día me dormiré, no sé, quizás en el Capitolio Nacional, soñaré que soy congresista y estaré rodeado de un montón de ratas hambrientas iguales a mí; en seguida, despertaré muerto sobre mi curul vacía. Vacía como mi alma.