No tengo nada más que decir

Nolosé02

Texto: Viviana López

Ilustraciones: Conrado Barrera

 

La escritura se hace corta para definir lo que siento…

Te veo, bajo la ausencia, bajo las oscuras lunas de noviembre, bajo el frío intenso de las calles de Pereira; te veo desde cada rincón, cada esquina y cada gesto a partir de extraños.

Pero no solo te veo, también te siento y me siento y creo doler un poco la incapacidad de estar contigo, tú allá, yo aquí. Te deseo, te pienso y  a veces te necesito…

Todo es ruido sin vos, tan poco disfrutable, tan efímero, vacío de sentido. Las palabras están llenas de babas y carecen de poder. Las batallas conmigo misma  se hacen arduas y me pregunto si seré capaz de soportar; tengo ansiedad y pienso en términos triviales, me pierdo a mí misma y no he encontrado la forma de vivir contigo y sin ti…

Cada vez me cuestiono en exceso si te quiero y me quieres, si me sientes, si solo soy yo quien se sumergió en esto de manera absurda, es un mar de pensamientos donde mi mente no deja de divagar, y no se puede controlar.

Me escribo y te escribo y a veces siento que esos juicios se diluyen, pero luego regresa tu imagen, tu rostro cuan perfecto; cuando cierro los ojos imagino tocarte y siento tus labios y te añoro.

No te olvides de mí, aunque pasen años, días o meses. Recuérdame. Por lo menos por mi parte sé que será así.

Mi afecto por vos no puede ser traducido totalmente en palabras si no en silencio, te extraño mucho y siento temor de no volver a ver tu sonrisa, de no palparte…

Y me excuso por ser tan frágil y temerosa, pues estoy habitada por tu presencia, vos tan cerca y a miles de kilómetros…

 

Te querré por siempre corazón mío, no tengo nada más que decir…