Primer concurso de crónica joven “Luis Tejada Cano” – LA COLA DE RATA

Miércoles, 15 de mayo de 2019

El Jurado de la primera versión del Concurso de crónica joven Luis Tejada Cano quiere agradecer a las decenas de periodistas, escritores y escritoras jóvenes que enviaron sus trabajos para concursar por el premio, destacando la amplitud de temas y lugares de procedencia de las historias. Se recibieron 55 crónicas; es grato para el equipo resaltar que la participación no provino únicamente de Pereira y el eje cafetero, también de lugares como Bogotá, Antioquia, Atlántico, Córdoba, Antioquia, Meta, Valle y Cundinamarca, entre muchos otros.

Por motivos personales de fuerza mayor el periodista Juan José Hoyos, quien hacía parte del jurado, no pudo continuar acompañando este proceso; no obstante, los demás miembros del jurado y el equipo del portal LA COLA DE RATA quieren agradecer su compromiso y su valiosa colaboración en las primeras etapas del concurso.

Luego de un primer filtro fueron seleccionadas diez crónicas finalistas que valoró el jurado compuesto por los periodistas Ginna Morelo y Camilo Alzate. Tras deliberar y considerar los aciertos narrativos de las historias, por unanimidad el jurado declara como ganadora la crónica La mirada bizca de Ramón Illán Bacca, firmada con el seudónimo Joe Gould. Para el segundo lugar el jurado elige la crónica El mejor reciclador del país, firmada con el seudónimo Neo y el tercer puesto corresponde a la crónica Ningún camino lleva a Venezuela, firmada por Sai.

Del texto ganador –La mirada bizca de Ramón Illán Bacca- el jurado destaca la elaboración de los diálogos y el aprovechamiento de los mismos en la consistencia del relato. La descripción de las escenas sostienen el hilo conductor de la historia y esto se logra con reportería como técnica esencial para lograr los elementos requeridos en una buena narración. Ginna Morelo apunta que “el autor explora con justicia la narración y la descripción, como las dos formas discursivas por excelencia para la construcción del género. Hallo en el texto giros provistos de sencillez literaria que le otorgan belleza y color”. Camilo Alzate resalta que esta historia es “un perfil muy bien logrado, que mezcla con habilidad conversaciones propias y ajenas con el personaje, apela a la información de contexto necesaria usando datos sacados de diversas fuentes, con un estilo sobrio y preciso, pero también íntimo, que da en el blanco casi siempre”.

Sobre la crónica El mejor reciclador del país, que ocupa el segundo puesto, el jurado considera que es un trabajo con una textura sencilla que encuentra en lo común y lo cotidiano los elementos suficientes y necesarios para revelar una historia. Ginna Morelo opina que “en ella hay amor, sentimiento, esfuerzo. Todas son emociones que en un formato storytelling le dan a la crónica alegría y carácter. Siempre es complejo mantener la atención en la escritura, aun en la extensión planteada para el concurso, pero en este texto se logra. Los diálogos que se exploran los justos”. Por su parte, Camilo Alzate indica que este relato “tiene gran fluidez, se compenetra con su personaje y mezcla con habilidad el pasado y el presente”.

El tercer lugar fue para el texto Ningún camino lleva a Venezuela. El jurado resalta la forma tranquila como el autor o autora se involucra para contar lo que sus ojos y sentimientos captaron, sin mayores pretensiones que dan fe de una situación que altera los sentidos ante lo abrumadora que puede resultar la migración. Hay pluralidad de fuentes y se nota profundidad en la investigación; no obstante, el hilo de los testimonios se pierde al final. Ginna Morelo agrega que “quien construye este relato lo intenta mostrando un buen ejercicio de reportería y un deseo de armar un buen retrato de un tema vigente, importante y urgente. Hay un esfuerzo por entender y explicar, por no perder de vista esa funcionalidad de la intermediación que tiene el periodismo y del que está vestido el relato”.

Finalmente, el jurado quiere recomendar la publicación de la crónica Domingo de resistencia: cuarto día de huelga de hambre, que hizo parte de la selección final, pero no quedó entre las tres ganadoras por vacíos contextuales de la historia y algunos errores de redacción. No obstante, se destaca que es un relato sencillo y bello, con una profunda sensibilidad, que convierte una anécdota puntual en una metáfora de dignidad y resistencia.

El jurado felicita a los ganadores y agradece, una vez más, a todos los participantes que hicieron posible esta primera versión del Concurso de crónica joven “Luis Tejada Cano” – LA COLA DE RATA.

Ginna Morelo Martínez

Camilo Alzate González

15 de mayo de 2019