Alan González Salazar (1987) poeta pereirano. Ha publicado en diferentes antologías  y en diversos portales digitales sus poemas. Además, cuenta con una novela publicada bajo el nombre de Anónimos. Actualmente estudia Licenciatura en español y literatura, en una universidad de Pereira. 

 

FOTO Jens Gärtner

Fotografía por: Jens Gärtner

 

 

En la orilla del río

en sus aguas que guardan la vanidad de los dioses

veo en mis ojos fijos

tus ojos fijos

y me sumerjo

tibio                      palpitante

¡ebrio de luz!

Mírame y ámame dicen

al reflejar los míos

en los que eres otra

en los tuyos

en los que soy otro

y los dos

que no somos

sino la muerte.

 

 

 

Cuántos soles y qué de olvidos.

Ahora que hemos hecho de la curiosidad

trampas,

venimos

a rompernos el alma en los ojos,

a enmarañar los sentimientos y jugar con ellos,

a matar el sueño,

ese río subterráneo de la noche

que nos abandona

en la mañana imposible

donde el olvido es una piedra

que levantas amenazante como el mundo.

 

Yo te quiero, niña tonta,

imaginándote.

Así te conozco,

                    por sendas sutiles e indirectas

y sé, sé con pasmosa certeza

que tu naturaleza es de viento

¿qué pueden mis manos, entonces?

La oquedad de mi vida.

 

 

 

Eres color azul

yo rojo y negro

a veces amarillo

de hambre.

Ven blanca mía

hemos de fundirnos

en violeta.