Escandaliza la actitud de la mayoría de concejales de la ciudad que ahora, en una maniobra descarada, pretenden desviar el tema de la plusvalía y concentrar la atención en el acoso que decidieron hacerle a la concejal del Partido Verde.

 

ADRIANAGONZALEZCOLUMNAPor: Adriana González

Desde hace dos semanas, el Concejo Municipal de Pereira se encuentra en el ojo del huracán producto de su ilegal decisión, al exonerar del pago de la plusvalía a todas aquellas actuaciones integrales urbanísticas que estén enmarcadas en planes parciales, que hagan parte del POT aprobado que regirá los próximos 12 años en el municipio.

Es apenas lógico que al descubrirse por medio de esta columna el grave menoscabo y desfalco a los ingresos de la ciudad, en el cálculo de una sola plusvalía en la futura construcción de las viviendas y locales comerciales en los lotes del hoy Batallón San Mateo, provocara una alerta en la ciudad que aún hoy es tema vigente en los medios de comunicación que per se presentan información efímera –o digamos “líquida”, para ponernos a la altura de las discusiones contemporáneas de sociólogos como Bauman–.

Me reitero en la afirmación de la ilegalidad de la decisión del Concejo Municipal, no solo en el sentido de que la Ley 388/97, en su artículo 83 parágrafo 4º, establece la exoneración del pago de la plusvalía solo para la construcción de la Vivienda de Interés Social –VIS-VIP–, esto es, no aplica para construcción de vivienda de estratos 5 y 6 y comercial –que son la proyectadas en el lote del San Mateo–, sino que además me refrendo, amparada en el Concepto 2-2016-021022 del 10 de junio de 2016 del Ministerio de Hacienda.

Como traer textualmente apartes del concepto haría tediosa la lectura, aclaro varias situaciones del mismo: la primera de ellas es que cualquier exoneración, amnistía, condonación o descuento de intereses, son abiertamente inconstitucionales cuando atentan contra los principios de igualdad y equidad tributaria.

Un segundo elemento del concepto, es que reconoce que las entidades territoriales pueden aplicar algunas amnistías para normalizar la situación de los contribuyentes, siempre y cuando sean de carácter “transitorio”.

Y, finalmente, aclara el Ministerio que al crear exenciones, el ente territorial debe tener en cuenta “el impacto fiscal”, razón por la cual al momento de crear la exoneración tiene la obligación de “establecer la fuente sustitutiva” del ingreso tributario que dejará de percibir, producto de la exención.

Visto lo anterior, como insumo para continuar con el debate, es pertinente recordar que: la exoneración de plusvalía que aprobó el Concejo Municipal atenta contra el principio de “transitoriedad” de las condonaciones tributarias, toda vez que se aplicará en los siguientes 12 años, que es la vigencia del POT aprobado.

Así mismo, se atenta contra la igualdad y equidad tributaria, toda vez que solo se exonera del pago de plusvalía a aquellas actuaciones que estén enmarcadas en “planes parciales”, por lo que los pequeños propietarios o constructores que deseen realizar desarrollos urbanísticos fuera de un plan parcial, deben cumplir con la obligación del pago de plusvalía al Municipio.

Sin duda hay muchos otros elementos a considerar en el tema de plusvalía que mantendrán vigente la discusión, por tal razón escandaliza la actitud de la mayoría de concejales de la ciudad, que ahora en una maniobra descarada, pretenden desviar el tema de la plusvalía y concentrar la atención en el matoneo que decidieron hacerle a la concejal del Partido Verde, Carolina Giraldo.

Es por ello, que sin restar importancia a la desagradable actuación, no podemos dejar desviar el tema central del debate: la plusvalía regalada y la pérdida de ingresos fiscales para el Municipio que bien pueden aliviar las flacas finanzas públicas. Nuestra labor como parte del eco ciudadano debe ser dejar solo a manera de “escaramuza” pasajera del Concejo el matoneo que en últimas busca desviar la atención.

Finalmente, aclarar a la ciudadanía que no es cierto lo que afirma el Alcalde Juan Pablo Gallo: que en el Batallón San Mateo habrá un gran parque para los pereirano/as, con el fin de solventar el escaso espacio público existente. Pues los 189.935 metros cuadrados que se destinarán para parque, no obedecen más que a la demanda propia de las 7.500 viviendas construidas en el lugar.

Esto es, las posibles 23.000 personas residentes de la futura zona Batallón San Mateo, serán por naturaleza las demandantes del parque, es decir, que le corresponderán unos 8.25 metros cuadrados por persona, lo que seguirá siendo insuficiente para los propios habitantes, toda vez que la Organización Mundial de la Salud establece por lo menos 16 metros cuadrados de zonas verdes por persona.

@adrigonco