Especial Areneros

Érase una vez…

En altas horas de la madrugada acostumbraba a salvar tapias, aterrizando de lleno en techos de estruendoso zinc;  obligándonos a arrearle la madre al hideputa f...

ME CONTARON LOS ABUELOS

Todavía me escuece el trasero al recordar la pela que me dio el viejo con un rejo de enlazar potros: esas eran las ayudas pedagógicas de los mayores en esos tie...