Ficciones

El néctar de los placeres

 Levantó la mirada hacia mí, pero sus ojos no me veían. Escupía y moqueaba sangre. Las palabras se le quebraron en la garganta, destruidas por un nuevo y frenét...

Con la vela encendida

La angustia se parece a las mariposas en el estómago, pero aquellas que padecen los indicios de la muerte, esas mariposas opacas y con alas tarjadas por la cont...

Al cadalso

—Recuerde, señor verdugo —dice el sacristán cuando nos acercamos a la plaza central—, su nombre ya ha sido apuntado en el libro de la vida; a usted le espera un...

El Orfeo

“Y he aquí que, a medida que iba cantando, los árboles se le iban acercando: un roble de robustas ramas cargadas de bellotas, un sauce que crecía junto al río, ...

Ofucaus

Inconforme frente a lo poco que la vida le ofrecía, el suicidio se le presentó revestido de ensueños. ¡Qué descanso sería abandonar esta comedia sentimental de ...

El cable

Quería actuar, pero dudaba sobre cómo hacerlo. Después de pensarlo varios días, optó por esperar el mejor momento que, según él, era cuando hablaran a sus espal...

Manchas de sangre color O+

Espinosa, el dueño del gallo muerto, quien todos los sábados sacaba la olla para la mazamorra y pedía 800 y que ahora lo agredía brutalmente por haber perdido c...

Tres copas rotas

Oyó la macabra melodía de las campanas, retumbando entre las paredes, y pensó que había cumplido con parte de sus designios. Ahora, como hacía tres semanas, el ...